Asesorado por la psicóloga Gabriela Paoli, especialista en desarrollo personal y profesional

Por Pablo Cubí, periodista

frustacion no cumplir normas

El ser buen ciudadano también puede tener un impacto emocional importante. Si nos esforzamos por el bien común y vemos que los otros no nos secundan, nos podemos sentir como “bichos raros”.

Esta sensación provoca algunos efectos perjudiciales, como la rabia, ansiedad, frustración o tristeza.

Pasa en muchos aspectos de la vida que nos afectan a todos: el cuidado del medio ambiente, las normas de tráfico, entre otras.

La “nueva normalidad” y la necesidad de mantener la distancia física y la mascarilla han creado un nuevo e importante factor para provocar esta reacción.

POR QUÉ HAY GENTE QUE NO CUMPLE

Tras el confinamiento, todos estábamos deseando poder volver a recuperar nuestra vida social y familiar.

La “nueva normalidad”, como la ha definido el Gobierno español, implica que la manera de retomar el contacto social no puede ser igual.

Algunas normas en apariencia contradictorias han creado dejadez

Sin embargo, las normas no son estrictas ni fáciles de entender, pues buscan más que los ciudadanos apliquemos la lógica antes que exigir medidas inamovibles.

Hay varios ejemplos de ello:

  • La obligatoriedad de la mascarilla siempre, incluso si no hay distancia física, es debatible. La Organización Mundial de la Salud no lo exige y hay comunidades autónomas que la aplican y otras que no.
  • Los aforos en lugares como las playas pueden parecer excesivos para unos ciudadanos y muy restrictivos para otros.
  • Las nuevas normas para frenar los brotes pueden verse como contradictorias, como cerrar cines o gimnasios y dejar abiertos los bares.

Se trata de percepciones por parte de una población que no tiene todos los elementos para entender ni capacidad de decisión. Pueden sentir que no están siendo bien dirigidos y rechazar las normas.

LOS CUMPLIDORES SUFREN CRÍTICAS

Pasa en un porcentaje importante de población. Algunas pruebas psicológicas establecen que hasta un 30% de la población desoye las normas cuando ven que otros lo hacen.

Frente a ellos, están los llamados cumplidores, mucho más concienciados, y que creen en la necesidad imperiosa de seguir estrictamente las normas. De lo contrario, el perjuicio puede ser mucho más grave.

Esas personas cumplidoras no solo asumen las molestias de seguir unas normas que no son sencillas (llevar mascarillas con calor estival o no poder abrazar a los amigos), sino que les insultan.

Es clave asumir que ante una situación no todos actuamos igual

Cuando defienden sus posturas, los otros pueden justificarse atacando. Les dicen que son extremistas, paranoicos o unos borregos sin criterio.

SENTIRSE AISLADO E INCOMPRENDIDO

Hay que lograr que la distancia social no provoque distancia emocional. Hay que tener en cuenta que no todos pensamos, sentimos y actuamos igual”, explica la psicóloga Gabriela Paoli.

Esta experta considera que es clave aceptar que, frente a una misma situación, no todos procedemos de igual manera.

Sin embargo, es obvio que no quedar con amigos o familiares por precaución puede tener un impacto sobre estas personas.

  • Aparecen entonces esos sentimientos de incomprensión, rabia y gran desconcierto.

Esto puede llevar a sentir aislamiento y exclusión dentro del núcleo familiar y grupo de amigos.

En los casos más extremos, el hecho de no querer salir, dejar hacer todas la actividades, y sentir apatía, tristeza, desmotivación, si se mantienen en el tiempo, pueden provocar trastornos emocionales o psicosomáticos graves.

CLAVES PARA EVITAR FRUSTRACIÓN

La psicóloga Paoli establece una serie de claves para poder suavizar el impacto emocional de esta situación de pandemia y poder sobrellevarlo mejor.

Centrarse en lo positivo: pasear al aire libre bañarse...

  • Informarse de cómo va a ser la reunión a acto al que vamos a asistir. Para evitar llegar al punto de dejar de disfrutar de encuentros es conveniente anticiparse a situaciones desagradables. Saber cómo está organizado, cuántas personas van, posible distancia que habrá, etc.
  • Buscar amigos y familiares que también sean cumplidores. Personas que sean más afines a nuestra posición nos ayudará a sentirnos cómodos y reforzados en nuestra posición.
  • Focalizar en los momentos agradables. Centrarse en aquellas actividades que sí que podemos realizar como: reunirnos al aire libre, pasear, bañarse en el mar con distancia…

Se trata de aprovechar lo que tenemos, que puede ser mucho y no centrarse en lo negativo”, explica la psicóloga.

Tags relacionados