Ftalatos: químicos que están "en todas partes" y aumentan el riesgo de cáncer en niños

La exposición a los ftalatos a través de los fármacos podría aumentar el riesgo de cáncer de huesos y de linfoma en niños. Un estudio sugiere que minimizar la exposición a este químico ayudaría a prevenir algunos cánceres infantiles en el futuro.

Actualizado a
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Los ftalatos, el químico que está en todas partes, puede aumentar el riesgo de cáncer en los niños
iStock by Getty Images

Los ftalatos son unas sustancias químicas utilizadas para hacer envases o bolsas de plástico, cosméticos o medicamentos y se ha visto que si ingieren pueden causar cáncer infantil.

Los ftalatos son aditivos químicos que se utilizan para mejorar la durabilidad o la consistencia de los plásticos y una amplia gama de productos de consumo.

Pueden encontrarse en bolsas de plástico, botellas y envases de alimentos, cepillos de dientes, cortinas para el baño, cosméticos y productos de cuidado personal, dispositivos médicos...

Pero también se utilizan como ingredientes inactivos en algunos medicamentos, especialmente aquellos que requieren una liberación prolongada o retardada del fármaco para funcionar correctamente, por ejemplo, algunos medicamentos antiinflamatorios y antibióticos.

De ahí que los ftalatos sean conocidos como los químicos que están en todas partes. Ahora, un estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute sugiere que los ftalatos ingeridos a través de fármacos pueden contribuir al desarrollo de algunos cánceres infantiles.

Ftalatos y cáncer infantil

Investigadores de la Universidad de Vermont, en colaboración con la Universidad de Aarhus y el Hospital Universitario de Odense en Dinamarca, analizaron el vínculo entre los ftalatos y el cáncer infantil.

Utilizando datos del Registro danés de nacimientos, la Agencia danesa de medicamentos y el Registro danés de cáncer, estudiaron todos los nacidos entre 1997 y 2017, con un total de casi 1,3 millones de niños.

Entre los 2.027 casos de cáncer infantil que encontraron, los investigadores midieron las asociaciones entre la exposición a los ftalatos a través de fármacos de prescripción durante la gestación y la infancia, y la incidencia de cánceres específicos.

  • Al analizar los resultados, observaron que la exposición a ftalatos en la niñez se asoció con una tasa un 20% más alta de cáncer infantil en general, con una tasa casi tres veces más alta de diagnóstico de osteosarcoma, un tipo de cáncer de hueso; y una tasa dos veces más alta de diagnóstico de linfoma, cáncer de la sangre.
  • Sin embargo, no se observó un vínculo entre la exposición a ftalatos durante la gestación (en el útero) y el cáncer infantil.

"Estos resultados se suman a la creciente evidencia científica que sugiere que estos químicos tan comunes tienen un impacto negativo en la salud humana", señala Thomas Ahern, investigador principal del estudio y profesor asociado de la Facultad de Medicina Larner de la Universidad de Vermont.

"Nuestro estudio midió la exposición a los ftalatos en función de las prescripciones de medicamentos que contienen ftalatos. Si bien tales exposiciones suelen ser de una magnitud mucho mayor que lo que llamaríamos exposición ambiental 'de fondo', nuestros hallazgos merecen preocupación", añade Ahern.

Qué fármacos contienen ftalatos

La preocupación con respecto a los riesgos de los ftalatos para la salud se ha enfocado sobre todo en el uso de plásticos en los juguetes, en los productos de cuidado personal, en los envases de alimentos o en los equipos médicos (por ejemplo las sondas intravenosas)

Pero los ftalatos también pueden estar presentes, a veces en dosis altas, en fármacos que se prescriben para muchas afecciones.

Estos químicos pueden encontrarse en medicamentos como la mesalamina (para tratar la colitis ulcerosa), la didanosina (un agente antirretroviral), el omeprazol (que inhibe la secreción del ácido gástrico) y la teofilina (utilizada para tratar el asma y otras enfermedades pulmonares).

cómo actúan los Disruptores endocrinos

Los ftalatos actúan como disruptores endocrinos reconocidos porque interfieren con los sistemas hormonales y pueden afectar la función tiroidea.

"Aunque se necesitan más estudios, la exposición a los ftalatos se ha relacionado con el cáncer de tiroides, de mama y otros tumores sólidos", explica Frances Carr, profesora de la Universidad de Vermont y miembro de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS).

"Los ftalatos, al igual que otros plastificantes como el bisfenol A (BPA), son muy comunes en el medio ambiente. La exposición a edades tempranas o en caso de enfermedades crónicas aumenta los riesgos para salud", concluye.

El próximo objetivo de los investigadores es averiguar qué ftalato específico (o combinación de ftalatos) presenta el mayor riesgo de osteosarcoma y linfoma en niños, y cuáles son los mecanismos que lo provocan.

El osteosarcoma o sarcoma osteogenético es el cáncer de huesos más común en niños y adolescentes, aunque en la mayor parte de los casos se llega a combatir.

El 8 % de los cánceres que afectan a los niños y los adolescentes son linfomas; el 5 % de los niños con cáncer tendrá linfoma no Hodgkin, mientras que el 3 % sufrirá linfoma de Hodgkin.