Por Diana Llorens

fumar terrazas contagios

Sabemos que la principal vía de contagio del virus de la COVID-19 es el contacto con las gotitas que expulsamos por la boca o la nariz, por eso es fundamental mantener la distancia de seguridad entre personas y utilizar medidas de protección e higiene.

Desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), alertan que al fumar y expulsar el humo del tabaco o de otros dispositivos, la cantidad de gotas que se expulsan es aún mayor, lo que aumenta las posibilidades de contagio.

Por ello, y ante el progreso de la desescalada en España que conlleva la obertura de espacios públicos, los especialistas de la SEPAR recomiendan que las terrazas y todos los ambientes, abiertos y cerrados se mantengan 100% libres de humo de tabaco.

Terrazas y espacios públicos

Toda España está ya al menos en la Fase 1 de la desescalada. Esto significa que las terrazas ya pueden abrir al público, aunque siempre manteniendo las distancias de seguridad.

  • En los espacios públicos como las terrazas, alertan desde la SEPAR, las posibilidades de contagio aumentan tanto para los fumadores como para las personas que están a su alrededor.

Al fumar y exhalar el humo, ya sea tabaco convencional o dispositivos electrónicos, se expulsan diminutas gotitas respiratorias que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas”, recuerda el Dr. Carlos A. Jiménez-Ruiz, neumólogo y presidente de SEPAR.

Al fumar se expulsan más gotitas que pueden contener carga viral

Se sabe que las gotitas que emitimos pueden permanecer en el ambiente hasta 30 minutos y llegar hasta 2 metros de distancia, lo cual les permite entrar en contacto con las personas del entorno y contaminar superficies (donde pueden permanecer durante horas según el tipo de material).

  • Además, el acto de fumar conlleva otro factor de riesgo importante, como explica el Dr. Jiménez-Ruiz, “al fumar es inevitable llevarse la mano a la boca o a la nariz o a la cara, lo cual facilita la entrada del virus en el aparato respiratorio”.

Nuestra recomendación ahora más que nunca es no fumar, indica el Dr. Signes-Costa, coordinador del Área de tabaquismo de SEPAR.

el uso de Mascarillas en fumadores

Las mascarillas ya son obligatorias para todas las personas a partir de los 6 años en España.

  • En los fumadores, quitarse y ponerse la mascarilla para fumar representa un nuevo factor de riesgo de contagio ya que es más fácil que la contaminen.

Con el uso obligatorio de mascarillas que rige en el momento actual, cuando una persona se pone a fumar debe quitársela y ponérsela lo cual aumenta el riesgo de manipulación de la mascarilla y, en consecuencia, el riesgo de contagiarla” explica el doctor.

Tabaco y gravedad de la infección por COVID-19

Aunque al principio de la pandemia hubo un poco de controversia acerca del efecto del tabaco en la infección por COVID-19, desde la SEPAR aclaran que fumar aumenta el riesgo de que la infección por COVID-19 sea más grave.

  • Así lo confirmó también la Organización Mundial de la Salud: “los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores”.

Según los expertos de SEPAR, las sustancias tóxicas del humo del tabaco disminuyen las defensas de los pulmones, lo que facilita que los virus y las bacterias puedan infectar los pulmones de las personas fumadoras con mayor que los de una persona que no fuma.

Además, indican que las células pulmonares de los fumadores (ya fumen cigarrillos convencionales o electrónicos), son especialmente susceptibles a ser infectadas por el SARS-Cov-2.