Los fungicidas de las manzanas propagan los patógenos resistentes a los fármacos

Los patógenos resistentes a los fármacos como la Candida auris son un auténtico problema de salud pública a día de hoy sin solución. Un estudio ha demostrado que los fungicidas utilizados en frutas como las manzanas podrían favorecer su propagación.

Actualizado a
Dr. Francisco Marin
Dr. Francisco Marín

Médico de Atención Primaria

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Pesticidas en las manzanas pueden aumentar la resistencia a los antibióticos
iStock by Getty Images

Los fungicidas conservan las frutas frescas más tiempo, pero pueden favorecer la selección y transmisión de patógenos resistentes a fármacos.

Esas manzanas perfectas y brillantes tienen truco. Cuando se preparan para el transporte, en estas frutas y también en otros tipos se suele utilizar un fungicida para evitar el deterioro y prolongar su vida útil.

El fungicida las conserva frescas más tiempo, pero también puede ser un arma de doble filo: puede favorecer la selección y transmisión de patógenos que son resistentes a muchos fármacos. Así lo sugiere un estudio publicado en mBio, la Sociedad Estadounidense de Microbiología.

El trabajo al que nos referimos se ha centrado concretamente en las cepas resistentes a los medicamentos de Candida auris, un hongo que se propaga rápidamente en los hospitales y que puede provocar infecciones graves en personas inmunodeprimidas.

Análisis de la superficie de las frutas

Un equipo de investigadores liderado por la micóloga Anuradha Chowdhary, de la Universidad de Delhi, y el microbiólogo Jianping Xu, de la Universidad McMaster en Canadá, analizó las superficies de 84 frutas que representan 9 tipos diferentes de árboles frutales.

Las frutas se recolectaron en 2020 y 2021 en áreas del norte de India e incluyeron 62 manzanas, 20 recolectadas en huertos y 42 compradas en un mercado en Delhi. Cada especie de fruta albergaba al menos un tipo de hongo.

Los científicos se centraron en las manzanas y encontraron cepas de Candida auris resistentes a los medicamentos en un total de 8 manzanas (un 13 %), 5 de la variedad 'Red Delicious' y 3 de la variedad 'Royal Gala'.

Estas 8 manzanas habían sido almacenadas. Sin embargo, en el resto de manzanas que estaban recién recolectadas y aún no habían recibido el fungicida para ser transportadas no se encontraron restos de C. auris.

Patógenos que viajan en frutas

La C. auris es resistente a muchos medicamentos. Se identificó por primera vez en 2009 en Japón, y desde entonces ha surgido o se ha extendido a todos los continentes habitados.

Los investigadores han estado investigando cómo se origina y se propaga el patógeno. "Todavía no entendemos realmente las fuerzas que impulsan a la aparición simultánea de múltiples grupos genéticos distintos de C. auris", ha señalado Jianping Xu.

Pues bien, los resultados de este último estudio sugieren que las manzanas podrían ser una vía a través de la cual podría propagarse el patógeno.

Y aunque el estudio se centró en las frutas recolectadas en el norte de la India, Xu ha señalado que la propagación de C. aurisno es un fenómeno específico de la India.

En realidad se trata de una amenaza global: en 2019, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades identificaron a la C. auris como uno de los cinco patógenos que representan una amenaza urgente para la salud pública en todo el mundo.

Para descubrir cómo hacer frente al patógeno, los investigadores necesitan saber cómo viaja a través de otros sistemas naturales. Por eso es tan importante investigaciones como esta que apuntan a los fungicidas usados en el transporte de las frutas como una de las causas.

"Cuando miramos a los patógenos humanos, tendemos a mirar lo que es inmediato para nosotros. Pero tenemos que verlo de manera más amplia. Todo está conectado, todo el sistema. La fruta es solo un ejemplo", concluye Xu.

Cómo afecta la Candida auris

Como decíamos, la Candida auris es un hongo resistente a los fármacos que se propaga fácilmente en los hospitales y puede causar brotes.

Afecta sobre todo a pacientes con un sistema inmunitario deprimido por cualquier causa y es altamente resistente a la gran mayoría de tratamientos antifúngicos existentes. Los fármacos que se usan para tratar otras infecciones por Candida no suelen funcionar en la auris.

La C. auris puede provocar una gran variedad de infecciones: infección en la sangre, de una herida, infección de oído... Los síntomas son tan variados que es necesaria una prueba de laboratorio para determinar si el paciente tiene una infección por este patógeno.

En pacientes mayores o con otras patologías ingresados en hospitales la C. auris puede provocar infecciones graves. Uno de cada 3 pacientes ingresados infectados por esta cepa mueren al mes del diagnóstico.

Para prevenir la infección son necesarias unas estrictas medidas de higiene por parte del personal sanitario al manipular a los pacientes. Y en el caso de los pacientes infectados, deben ser aislados del resto de pacientes. Asimismo, deben desinfectarse muy bien las zonas contaminadas.

Es cierto que la infección por C. auris no supone un riesgo para la mayoría de las personas, pero sí para los grupos de riesgo, por eso es clave hacerle frente a través de la prevención y el desarrollo de fármacos realmente eficaces.