Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

El gobierno prohibirá la publicidad de alimentos no saludables para niños
iStock by Getty Images

El Ministerio de Consumo ha anunciado la prohibición de la publicidad de alimentos poco saludables dirigidos a los niños.

El decreto entrará en vigor a partir de 2022 y afectará a la publicidad de productos como la bollería industrial, galletas, cereales o comida rápida destinadas especialmente a menores.

Detrás de esta medida hay una razón de mucho peso: evitar la obesidad entre los niños españoles y las consecuencias que se derivan de ella como la diabetes, hipertensión, colesterol...

¿Qué alimentos no podrán anunciarse?

En España, 1 de cada 3 niños y niñas sufre sobrepeso u obesidad. Y la publicidad es una de las causas de esta cifra según señala en twitter el Ministerio de Consumo.

Con el fin de evitar este nefasto efecto en la salud infantil, la nueva normativa no permitirá la publicidad dirigida a menores en los siguientes productos:

  • Confitería de chocolate y azúcar, barritas energéticas, y coberturas dulces y postres.
  • Productos de pastelería.
  • Bebidas energéticas.
  • Zumos.
  • Helados.

Para el resto de productos (bebidas, snacks, salsas...), no podrán anunciarse los que superen algunos límites. Por ejemplo los que lleven azúcares añadidos o superen las 225 kilocalorías por cada 100 gramos, o los que contengan más de 0,1 gramos de sal por cada 100 gramos.

¿Dónde se dejarán de ver este tipo de anuncios?

El Ministerio de Consumo señala que la publicidad de los productos anteriores no podrá verse:

  • En cualquier programa emitido en horario de protección reforzada a menores, es decir, de lunes a viernes de 8:00 a 9:00 y de 17:00 a 20:00; y sábados, domingos y festivos de 9:00 a 12 horas.
  • En canales de televisión infantiles.
  • En televisiones y radios generalistas cuando haya una elevada audiencia de menores de 16 años.
  • Antes, durante y después de programas destinados al público infantil en TV on-line en abierto.
  • En internet, redes sociales y apps con contenidos para menores de 16 años.
  • En medios impresos o secciones dirigidas a menores de 16 años.

9 de cada 10 anuncios no son saludables

Hace tiempo que organizaciones como la OCU alertan que la publicidad bombardea a los niños con productos de alimentación poco saludables: dulces, bollería, fast food...

Diversos informes elaborados por esta organización de consumidores revelan que los niños están sometidos a un auténtico empacho de anuncios.

El más reciente analizó la publicidad de 6 canales de televisión y reveló que 9 de cada 10 anuncios de alimentos dirigidos a niños son de productos con un perfil nutricional poco saludable: galletas, cereales de desayuno, bollería industrial, chocolates, bebidas energéticas...

Para la OCU esto es especialmente preocupante porque los niños son un colectivo vulnerable y manipulable. Y aunque exista la idea de que no tienen tantos problemas de salud, las bases de unos niveles óptimos de glucosa, tensión arterial o colesterol se establecen en la infancia.

Otro estudio de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) revela que los niños españoles están expuestos a unos 9.000 anuncios publicitarios de media al año, muchos de ellos de productos con un bajo valor nutricional.

Teniendo en cuenta estos datos, no es extraño que sean muchos los sectores que se felicitan por esta medida que adoptará el gobierno, en especial los pediatras, ya que ayudará a reducir la tasas de obesidad infantil en España que son muy preocupantes.

Las consecuencias de la obesidad

Las cifras de obesidad infantil de las últimas cuatro décadas hablan por sí solas: entre 1974 y 2016 el número de niños y adolescentes con obesidad se multiplicó por 11. Pasó de 11 millones a 124 millones en el mundo.

España ocupa el cuarto lugar en obesidad infantil entre los países europeos, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Según el informe ALADINO 2019, el 40,6% de los niños de entre 6 y 9 años padece exceso de peso y el 17,3% tiene obesidad.

Este informe también evidencia la mala calidad de la alimentación de los menores: los niños consumen cuatro o más veces por semana alimentos como galletas, pasteles, bollerías, batidos y golosinas.

Y la obesidad infantil comporta muchos problemas de salud:

  • Los niños con un percentil de IMC superior al 95% son más propensos a padecer enfermedades cardiovasculares, revela un estudio de la Clínica Cleveland en Estados Unidos.
  • Se calcula que alrededor del 55% de los niños y el 70% de los adolescentes con obesidad padecerán diabetes tipo 2 cuando sean adultos, sugiere el estudio Predictors of obesity in childhood, adolescence, and adulthood in a birth cohort.
  • Un exceso de sal en la dieta de los niños puede aumentar en un 36% las probabilidades de padecer hipertensión.