Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Hipocondría digital: ¿Consultas en internet para autodiagnosticarte?
iStock by Getty Images

Consultar información de salud en internet es, valga la redundancia, saludable. Al fin y al cabo, los medios que años atrás estaban únicamente en papel, las sociedades médicas o muchos hospitales tienen hoy páginas web con información rigurosa a disposición del usuario.

  • Pero una cosa es consultar cierta información de salud en la red, y otra cosa es creerse todo lo que circula por las redes o páginas de dudosa fuente. Es más, aunque la información sea de rigor nunca debe sustituir el diagnóstico de un profesional.

Y aquí internet sí nos lo pone fácil, porque si somos un poco hipocondríacos es muy fácil alimentar esa hipocondría a golpe de click y autodiagnosticarnos como si hubiéramos estudiado la carrera de medicina.

Se llama hipocondría digital o cibercondría: la preocupación obsesiva por la salud que hace que busques continuamente información sobre síntomas, dolencias o enfermedades para ponerle un nombre a lo que te está pasando, o a lo que tú crees que te está pasando.

¿Hay muchos hipocondríacos digitales en España? ¿Han aumentado con la pandemia? ¿Lo son más los hombres o las mujeres? El III Estudio de Salud y Estilo de Vida de Aegon nos da pistas sobre el asunto.

búsquedas de salud en internet y redes

Según la citada encuesta, más de la mitad de los españoles, el 53%, reconoce usar buscadores de Internet o redes sociales para autodiagnosticarse:

  • El 47% recurre a buscadores de Internet.
  • El 6% busca directamente en YouTube, Facebook o Instagram para consultar temas de salud.

A pesar de ese 53% que busca en la red, solo un 22% le da credibilidad a la información que lee, bien porque desconfía de la fuente o bien porque es consciente de que necesita el asesoramiento de un médico para confirmar el diagnóstico.

bajan los hipocondríacos digitales

A pesar de que la cifra del 53% es alta, se ha reducido el número de hipocondríacos digitales en 2020 respecto a 2019.

Resulta curioso porque la pandemia podría haber provocado el efecto contrario: mayor preocupación y obsesión por la salud, pero a tenor de la cifras parece que no ha sido así.

Probablemente porque tenemos empacho de información de salud, o porque hemos recibido tanta que tenemos más criterio para discernir, el caso es que:

  • El porcentaje de hipocondríacos digitales se ha reducido casi un 22% en el último año.
  • Por contra, ha aumentado el porcentaje -un 44,62% más en 2020 respecto a 2019- de personas que ni buscan ni se fían de Internet o de las redes sociales a la hora de conocer su diagnóstico.

diferencias entre hombres y mujeres

Las mujeres siempre han tenido más fama de buscar información de salud en la red, y así es según la encuesta de salud y estilo de vida de Aegon, pero por muy poco. Sería pues una fama inmerecida.

Del estudio se desprende que:

  • Casi un 54% de mujeres buscan síntomas en internet y redes sociales.
  • Un 52% de hombres también lo hacen. Porcentajes, por tanto, muy similares.

En este caso, la pandemia también ha marcado un antes y un después porque en 2019 había un 85,20% de mujeres que consultaban en la red para autodiagnosticarse frente a un 61,90% de hombres.

Los jóvenes consultan más

Son el grupo de edad que más busca en redes sociales para conocer el diagnóstico de los síntomas que padecen. Pero en este caso es difícil saber si es por hipocondría o porque directamente son una generación 100% digital.

  • Un 67% de la Generación Z (nacidos entre 1994 y 2010) acude a Internet o redes sociales con este fin.
  • Un 55,80% de los millennials (nacidos entre 1981 y 1993) recurre a portales o redes para saber qué padece.
  • Un 56% de la Generación X (nacidos entre 1969 y 1980) también lo hace.
  • Un 43,9% de los Baby Boomers (nacidos entre 1949 y 1968) hacen este tipo de búsquedas.

Cabe destacar que, aunque la Generación Z es la que más consulta en la red, también es la que más desconfía de lo que lee (un 49% de los encuestados no se lo cree).

¿Buscar primero y automedicarse después?

Realizar consultas de salud en la red puede ser muy positivo si nos empuja a adoptar unos mejores hábitos de vida o nos pone en alerta para acudir enseguida la médico.

Ahora bien, si tras la consulta viene la automedicación, entonces estaríamos corriendo un riesgo porque los fármacos, tomados cuando no tocan o en dosis incorrectas, entrañan peligros.

La automedicación es una de las principales amenazas que entraña ser un hipocondríaco digital. Y es una amenaza real porque, según revela encuesta de Aegon, el 62, 29% de las personas que se automedica dice buscar información en internet.