Por Diana Llorens

Cuál es el impacto de desconectar de la naturaleza por el confinamiento
iStock by Getty Images

La pandemia de Covid-19 nos ha alejado de la naturaleza, especialmente durante los meses de confinamiento más estricto, y esto tiene un gran impacto en nuestra salud mental.

Así lo afirma un reciente estudio en el que han participado investigadores del centro tecnológico vasco AZTI.

Síntomas de Depresión y ansiedad

Cada vez hay más evidencia de que el contacto con la naturaleza tiene importantes efectos en nuestra salud física y mental.

Este año, la pandemia de Covid-19 nos ha privado de movernos libremente y de estar en espacios naturales.

Se estima que la distancia social y el confinamiento han salvado más de 3 millones de vidas solo en 11 países europeos, pero han tenido también algunas consecuencias.

Un equipo internacional de investigadores ha estudiado cuál ha sido el impacto del confinamiento en la salud mental a través de encuestas online a la población.

  • Obtuvieron 5218 respuestas de 9 países (España, Reino Unido, Alemania, Francia, Estados Unidos, Portugal, Italia, Nueva Zelanda y México) y 3403 de ellas fueron de españoles.

El confinamiento estricto al que estuvieron expuestas ciertas poblaciones tuvo un efecto negativo en su salud mental”, indica la Dra. Sarai Pouso, investigadora de AZTI.

En los países europeos donde se tomaron las medidas de confinamiento más severas (es decir, donde solo se podía salir de casa para compras esenciales), las personas tenían más probabilidades de mostrar síntomas de depresión y ansiedad.

España, uno de los países con mayor impacto

En España, las medidas de confinamiento durante la primera ola de la pandemia fueron unas de las más duras de Europa y durante semanas no pudimos salir al exterior para andar o practicar deporte.

Es por ello que los investigadores han puesto el foco en nuestro país y han visto que los españoles estuvieron entre los que más sufrieron las consecuencias emocionales del confinamiento.

De acuerdo con los investigadores, el contacto con la naturaleza ayuda a hacer frente a las medidas de confinamiento.

  • Las emociones fueron más positivas entre las personas con acceso a espacios al aire libre y elementos azules o verdes en sus vistas”, afirman.

Y es que, disfrutar de la naturaleza amortiguaría el efecto negativo de estar encerrados en casa durante un largo periodo de tiempo.

Un estudio inglés de 2019 realizado en más de 20.000 personas calculó que para alcanzar los beneficios del contacto con la naturaleza, debemos estar al menos 2 horas a la semana al aire libre en espacios verdes o azules (mar, montaña, campo, ríos…).

No obstante, si el contacto directo no es posible, tener buenas vistas a la naturaleza (especialmente a espacios azules) también tiene efectos positivos en nuestra salud mental.

Mujeres y jóvenes, los más afectados

Los resultados muestran que las mujeres y los jóvenes fueron los que tuvieron más síntomas de depresión y ansiedad, aunque se desconocen cuáles fueron exactamente los motivos.

Además, según apunta el Dr. Mat White, uno de los autores, "el estudio no pudo obtener una muestra completamente representativa y no incluyó datos de ciertos grupos que pueden haber estado particularmente afectados por el confinamiento, como los niños o muchos adultos mayores", dice.

Recomendaciones para futuros confinamientos

Los resultados del estudio sugieren que, en circunstancias estresantes como el confinamiento, permitir que las personas pasen tiempo al aire libre en la naturaleza puede ayudar a reducir la probabilidad de desarrollar síntomas de depresión o ansiedad.

Esto es particularmente importante para las personas que viven en casas sin jardín ni vistas a la naturaleza, que tienen más probabilidades de tener ingresos más bajos y vivir en áreas urbanas.

Además de permitir el acceso a la naturaleza, los investigadores piden que se preste más atención a la inclusión de espacios naturales dentro de las ciudades (por ejemplo, más áreas verdes en los espacios públicos.

"Pasar tiempo al aire libre tiene un efecto protector en la salud mental. Restaurar y expandir los espacios verdes y azules en las áreas urbanas aumenta la resiliencia de las ciudades frente a las pandemias", indica Erik Gómez-Baggethun, otro de los autores.

Tags relacionados