Por Diana Llorens

rutina sueno adulto coronavirus

La pandemia de coronavirus y el confinamiento han creado una situación inédita en nuestras vidas que nos ha hecho romper con nuestras rutinas y nos ha sumido en un estado de incertidumbre.

Además de preocuparnos por nuestra salud y la de nuestro entorno más próximo, nos asaltan las dudas y preocupaciones por las consecuencias económicas que puedan venir asociadas y todo esto genera estrés y angustia.

  • Un 20% de la población sufre probelmas de sueño de forma habitual. Los especialistas han visto cómo estos problemas han aumentado de forma clara.

cuántas horas debo dormir ahora

El cambio de rutina hace que nos vayamos a dormir más tarde, nos levantemos en un horario que no es el habitual, hagamos siesta cuando nunca lo habíamos hecho antes... y todo esto repercute en nuestra higiene del sueño.

Puede que te vayas a dormir más tarde o hagas siesta cuando nunca la habías hecho

  • Te puede parecer que durante el día ni estás nervioso ni te sientes especialmente alterado pero al irte a la cama, de forma inconsciente, aflora toda las situación actual en forma de sueños más intensos, despertares continuos o falta de conciliación del sueño.
  • Puede que sientas que estás durmiendo más horas, por los cambios en tus sistemas de trabajo.
  • O puede que, al contrario, que el insomnio te esté restando cada día más horas de sueño.

Las personas adultas es recomendable que duerman entre 7 y 9 horas. “Dormir menos de 7 horas es poco conveniente, menos de 6 horas es peligroso para la salud”, indica el Dr. Oscar Larrosa, neurofisiólogo clínico y experto en medicina del sueño, coordinador de MIPSalud.

Dormir poco o mal afecta al rendimiento durante el día, la concentración, el estado de ánimo y el humor.

  • Además, “dormir poco o mal predispone a alteraciones metabólicas, como puede ser la obesidad o la diabetes, a enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares”, comenta el Dr. Larrosa.
  • Estudios recientes indican que dormir mal de forma continuada también se relaciona con problemas de demencia como el Alzheimer.

Aunque se suele hablar de los problemas de dormir poco, los últimos estudios indican que dormir mucho (más de 9 horas) podría ser igual de perjudicial.

relación entre el sueño y el sistema inmunitario

En los últimos años se está estudiando cómo afecta el sueño al sistema inmunitario, a nuestras defensas.

  • Se ha establecido que una de las funciones del sueño es regular el funcionamiento del sistema inmunitario, ya que durante el sueño se llevan a cabo las funciones necesarias para mantener su equilibrio.

Hay estudios que indican que dormir poco o mal puede disminuir la capacidad del sistema inmunitario”, comenta el Dr. Larrosa.

Cómo afecta el confinamiento al sueño

La situación actual está generando mucha incertidumbre. Ver o leer noticias que día y noche hablan de lo mismo, hace que nuestra mente no deje de procesar información de forma constante. Se trata, además, de un tipo de información nueva y que nos genera muchas dudas sobre el futuro inmediato tanto en el ámbito personal como laboral.

  • Está comprobado que todo esto está afectando al sueño:Produce una peor calidad de sueño, cuesta más dormirse, uno se despierta varias veces, e incluso se puede despertar de madrugada y no volverse a dormir si el ánimo está alterado”, comenta el Dr. Larrosa.

Por otro lado, el confinamiento ha alterado nuestros sincronizadores biológicos, los hábitos que nos indican cuando debemos estar despiertos o dormidos. El cambio de rutinas puede afectar a la calidad del sueño.

  • Estos días no recibimos los mismos estímulos del exterior que hasta ahora recibíamos en nuestro día a día, no tenemos el mismo ritmo de vida ni la misma actividad física. Y todo esto ha cambiado de forma brusca nuestra vida, no de forma paulatina, como sería lo ideal.

¿Sueñas más y tienes pesadillas?

Muchas personas cuentan que desde que empezó la crisis del coronavirus en nuestro país sueñan mucho más que antes, recuerdan los sueños cuando antes tenían sensación de no haber soñado o tienen pesadillas de forma más recurrente. ¿Por qué sucede esto?

Soñar más o de forma más intensa se puede relacionar con la gestión de las emociones

  • El mundo de los sueños es complejo y hay muchos estudios desde distintos puntos de vista pero parece que sí tienen relación con el grado de estrés y con la mayor o menor capacidad de gestionar las emociones.

Para los científicos los sueños siempre han sido motivo de estudio ya que son imágenes que el cerebro genera de forma autónoma.

Algunas teorías apuntan a que pueden tener relación de alguna manera en cómo ha ido nuestra vertiente más psicológica ese día.

Pero también con cambios vitales que marcan nuestra vida, que dejan huella en nuestra psique y ahora, claro está, sería un gran momento de cambio en muchos sentidos. Pero hay poca evidencia científica sobre el mundo de los sueños todavía.

claves para dormir mejor

El Dr. Larrosa nos da algunas recomendaciones para tener una mejor calidad de sueño en el confinamiento:

  • Mantener unos horarios de acostarse y despertarse estables y lo más parecidos posible a los que teníamos antes del confinamiento.
  • Establecer unas rutinas diarias.
  • Al levantarnos por la mañana, debemos exponernos a la luz solar, si es posible. Si no es posible, podemos exponernos a una luz muy brillante durante un buen rato. Esto nos ayudará a regular el ritmo biológico.
  • Tener actividad durante la mañana o a primera hora de la tarde, tanto física (hacer tablas de ejercicios, aparatos) como mental. No debemos realizar ejercicio físico después de las seis o las siete de la tarde.
  • Establecer horarios de comidas regulares. Debemos evitar los azúcares y las comidas con muchos hidratos de carbono en la cena porque nos espabilan. También es recomendable evitar las comidas pesadas y no cenar muy cerca de irnos a la cama para que nuestro cuerpo tenga tiempo de hacer la digestión. Asimismo, tampoco es recomendable ir a la cama con el estómago muy vacío porque el hambre puede despertarnos por la noche.
  • Por la noche debemos evitar los alimentos y las bebidas excitantes (como el café o los refrescos).
  • Debemos evitar realizar actividades que nos estimulen tanto física como mentalmente como mínimo una hora antes de ir a la cama. Las actividades relacionadas con la tecnología las debemos programar para un momento del día alejado de la noche, ya que la luz azul que emiten las pantallas activa nuestro cerebro y perjudica la conciliación del sueño.

Tags relacionados