Por Meritxell Batlle Cardona

Con el verano a la vuelta de la esquina, las preguntas sobre cómo disfrutaremos de la playa son muchas.

La necesidad de seguir las normas sanitarias ha dado lugar a la llamada nueva normalidad con medidas que también se deben seguir en la playa.

En este contexto, la geografía española cuenta con miles de kilómetros de litoral y cada comunidad autónoma costera atesora arenales que permiten disfrutar del entorno mientras se respetan las medidas anunciadas por el Ministerio de SanidadEstas 20 propuestas pasan por todo el litoral con playas que, ya sea cerca de núcleos de población o en enclaves más recónditos, permiten cumplir con la nueva normalidad. 

Playa de Matalascañas, Huelva (Andalucía)

1 / 20 Playa de Matalascañas, Huelva (Andalucía)

Presidiendo el podio de las playas más largas de España, Huelva es el destino estrella para dar largos paseos en la arena.

Aunque la playa de Matalascañas ocupa 5,5 kilómetros, se une consecutivamente con las playas de Torre La Higuera, de Castilla, de Mata del Difunto y de El Asperillo, formando 45 kilómetros de arenales que bordean una de las perlas de la geografía española: el Parque Natural de Doñana.

Tranquilidad, arena fina y un terreno llano permiten disfrutar de un paseo sin prisas ni interrupciones.

Playa de los Genoveses, Almería (Andalucía)

2 / 20 Playa de los Genoveses, Almería (Andalucía)

Ya en el Mediterráneo, el Parque Natural Cabo de Gata se despliega con varios cabos, bahías, acantilados, calas y playas.

Una de las más afamadas es la de los Genoveses gracias a un entorno prácticamente virgen, sin construcciones ni carreteras asfaltadas, que permite al paseante conectar con la naturaleza sin obstáculos.

  • Eso sí, el acceso debe hacerse a pie por unos 3 kilómetros de trayecto desde el núcleo urbano de San José.
Playa del Silencio (Asturias)

3 / 20 Playa del Silencio (Asturias)

Una larga escalera en zigzag y con pasamanos conduce a la Playa del Silencio, una concha protegida por acantilados e islotes de diversos tamaños que aplacan la fuerza del mar. 

¿Lo mejor? Sus aguas tranquilas y que, al estar apartada y sin servicios, suele estar poco concurrida y ser muy silenciosa. En pocas palabras, es una orilla de unos 500 metros de cantos rodados perfecta para los que solo buscan pasear y conectar con el entorno.

Playa de Rodiles (Asturias)

4 / 20 Playa de Rodiles (Asturias)

En plena Reserva Natural de la Ría de Villaviciosa, Rodiles es una playa de arena dorada y muy fina que con la marea baja se convierte en uno de los arenales asturianos más extensos.

Rodeado por un extenso bosque de pinos y eucaliptos, uno puede pasear por sus 1000 metros de longitud, pero cuando la marea sube, también puede hacerlo por un paseo de madera que va por el margen de la ría.

Playas de Sotavento, Fuerteventora (Islas Canarias)

5 / 20 Playas de Sotavento, Fuerteventura (Islas Canarias)

En Canarias, los largos arenales tienen gran protagonismo. Uno de los más espectaculares es el de Sotavento, en Fuerteventura, de fácil acceso y con terreno llano. 

Sus 9 kilómetros se extienden por las playas de La Barca, Risco del Paso, Mirador, Malnombre y Los Canarios, que conforman un verdadero paseo frente al mar sin interrupciones.

  • A parte de por su longitud, también destaca por estar en un entorno virgen, en el que dejarse llevar por paisajes similares a los del Caribe.
Playa de Msapalomas. Playa de Maspalomas, Gran Canaria (Islas Canarias)

6 / 20 Playa de Maspalomas, Gran Canaria (Islas Canarias)

La playa de Maspalomas es la estrella de Gran Canaria y, aunque mucho más concurrida que el resto, no deja de sorprender. Con un extenso arenal rodeado por un mar de dunas, ofrece kilómetros de orilla para pasear, en los que se combina el paisaje urbano de hoteles y restaurantes con tramos más vírgenes. Solo caminando, uno logrará alcanzar los tramos más solitarios y aislados de uno de los arenales más visitados del archipiélago canario.

Playa de Langre (Cantabria)

7 / 20 Playa de Langre (Cantabria)

Rodeado por verticales acantilados, la playa de Langre es otro de esos arenales que merecen una visita, un baño y un paseo por su orilla.

A un kilómetro de Langre, en la costa de Trasmiera, cuenta con una aparcamiento en lo alto del acantilado, donde también se halla un mirador espectacular. Desde allí, se desciende por unas escaleras con pasamanos y con pendiente suave hasta un anfiteatro de arena fina que se extiende a lo largo de 1200 metros. 

Playa de Oyambre (Cantabria)

8 / 20 Playa de Oyambre (Cantabria)

Cuando la marea baja, esta playa ubicada dentro del Parque Natural de Oyambre y junto a la desembocadura de la Ría de la Rabia se convierte en un escenario espectacular para andar.

A escasos 4 kilómetros de Comillas y a 6 de San Vicente de la Barquera, se esconde entre dunas, bosques y prados que llegan a pie de arena, donde uno puede caminar por los más de 2 kilómetros de longitud o tumbarse en su arena fina. 

Els Muntanyans, Tarragona (Cataluña)

9 / 20 Els Muntanyans, Tarragona (Cataluña)

Entre las localidades de Torredembarra y Roda de Berà, el mediterráneo regala una orilla de más de 6 kilómetros de arena fina prácticamente sin interrupciones, donde los espacios vírgenes, las dunas y los humedales se entrelazan con pequeñas casas de pescadores de municipios como Creixell. Al alcanzar el Roc de Sant Gaietà, uno puede incluso continuar por el Camí de Ronda y seguir por la playa de Comarruga. Sin duda, es un enclave espectacular de fácil acceso para caminar sin prisas.

Gola de Ters, Girona (Cataluña)

10 / 20 Gola del Ter, Girona (Cataluña)

En pleno corazón de la Costa Brava, este arenal comparte ubicación con las recónditas calas de esta zona del litoral catalán, pero poco se parece a ellas.

Conocido también como playa de la Fornella o Mas Pinell, se extiende entre humedales desde Pañs hasta l'Estartit y se divide por la desembocadura del río Ter más o menos en la mitad, dejando unos 5 kilómetros de playa a cada lado perfectas para un paseo, un baño o practicar deporte. 

Ribera de Cabanes, Castellón (Comunidad Valenciana)

11 / 20 Ribera de Cabanes, Castellón (Comunidad Valenciana)

Es, sin duda, uno de los municipios costeros más singulares de Castellón. ¿Por qué? Por su tranquilidad y por hallarse en el Parque Natrual del Prat de Cabanes-Torreblanca, donde la naturaleza es la protagonista.

Uno puede emprender la ruta en el núcleo costero de Torre de la Sal y llegar por la orilla hasta la vecina Torreblanca, pasando por la playa El Cudolà, que ocupa unos 2000 metros de costa llana y arena fina.

Playa Terranova-Burguera, Valencia (Comunidad Valenciana)

12 / 20 Playa Terranova-Burguera, Valencia (Comunidad Valenciana)

Ya en la provincia de Valencia, al norte del municipio de Oliva, la playa de Terranova-Burguera también sorprende con una orilla de arena fina que invita a dar largos paseos. Además, puede presumir de mantenerse alejada ya que, aunque está en una urbanización, es poco frecuentada. Conserva parte del entorno natural rodeada por cultivos de cítricos y dunas y cuenta con un manantial de agua dulce, El Tou o el Clotal.

Playa de Carnota, La Coruña (Galicia)

13 / 20 Playa de Carnota, La Coruña (Galicia)

Paseando por la playa de Carnota, uno puede percibir rápidamente que se encuentra en uno de los espacios naturales de mayor interés ecológico de Galicia. Ubicada en la Costa da Morte, alberga un extenso mar de dunas, un bosque de pinos y varias lagunas que forman piscinas naturales dependiendo de la marea. A lo largo de sus 7 kilómetros, cuenta con varios aparcamientos y algún acceso de madera que llevan directamente a la orilla. 

Playa a Frouxeira, La Coruña (Galicia)

14 / 20 Playa a Frouxeira, La Coruña (Galicia)

En esta playa hay sitio para el baño, la práctica de deportes acuáticos, la observación de aves y, evidentemente, el paseo. De hecho, cuenta con un extenso arenal de arena fina que lo convierte en una pasarela perfecta para caminar o correr, un escenario que pasa del entorno urbanizado de Valdoviño a la naturaleza en estado puro en cuestión de metros. Eso sí, como en la mayoría de playas del norte, hay que tener en cuenta el horario de la marea y la fuerza del viento y las olas. 

Playa Es Trenc, Mallorca (Islas Baleares)

15 / 20 Playa Es Trenc, Mallorca (Islas Baleares)

No hay duda de que Es Trenc es uno de los arenales más impresionantes de la geografía española. Agua turquesa, arena blanca y un espacio protegido de 1500 hectáreas que conforman la marisma de Es Salobrar hacen de esta playa mallorquina una de las más concurridas. Sin embargo, sus 6 kilómetros de longitud hacen que incluso en agosto sea posible encontrar rincones sin aglomeraciones, donde pasear tranquilamente en medio de un entorno que en un abrir y cerrar de ojos traslada al mar Caribe.

Playa de Ses Illetes, Formentera (Islas Baleares)

16 / 20 Playa de Ses Illetes, Formentera (Islas Baleares)

En las Islas Baleares suelen acaparar la atención las calas escondidas entre bosques y acantialdos. Sin embargo, junto a Es Trenc existen varios arenales mucho más accesibles, largos y con arena fina que conservan la misma esencia. Ejemplo de ello es la playa de Ses Illetes de Formentera, ubicada en pleno Parque Natural de ses Salines y perfecta para dar largos paseos arriba y abajo de sus 450 metros de largo.

Playa de Calblanque (Murcia)

17 / 20 Playa de Calblanque (Murcia)

A medio camino entre Cartagena y La Unión, el Parque Regional de Calblanque cuenta con algunas de las playas más espectaculares de Murcia, tanto por su conservación como por encontrarse a las puertas de la Manga del Mar Menor. Desde el aparcamiento, una pasarela de madera conduce hasta una pequeña bahía de 300 metros de arena fina y dorada, donde bañarse y andar tranquilamente por su orilla es un regalo para el cuerpo y la mente.

Playa de Calnegre (Murcia)

18 / 20 Playa de Calnegre (Murcia)

El paisaje rocoso de la entrada de Calnegre da paso a 17 kilómetros de costa virgen protegidos por el Parque Regional de Cabo Cope y Puntas de Calnegre, repletos de calas a las que para acceder hay que ir con buena preparación física. Sin embargo, la semiurbana playa de Calnegre es accesible desde el pueblo Puntas de Calnegre y cuenta con algunos servicios esenciales. 

Playa de Laga, Vizcaya (País Vasco)

19 / 20 Playa de Laga, Vizcaya (País Vasco)

Reconocida como uno de los arenales más bellos de la costa vizcaína, la Playa de Laga atrae a amantes de la naturaleza gracias a que se encuentra en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, a surfistas por sus olas y a senderistas atraídos por su orilla que, flanqueado de dunas doradas, se rodea de un entorno espectacular. La mayor superficie de arena se encuentra con la bajamar, cuando puede alcanzar una anchura de 240 metros. 

Playa de Zarauz, Guipúzcoa (País Vasco)

20 / 20 Playa de Zarautz, Guipúzcoa (País Vasco)

También amada por los surfistas, Zarautz atesora una playa cosmopolita y llena de vida, con sus famosos toldos de colores en la arena y el ratón de Getaria en el horizonte. Se puede empezar a caminar por el paseo del casco urbano, que conecta con una larga pasarela de madera y lleva hasta el extremo más oriental de la localidad vasca, donde se encuentra el espacio protegido de Iñurritza, formado por dunas, marismas y acantilados. 

Tags relacionados