Por Meritxell Batlle Cardona

La nueva normalidad ya está aquí y al coincidir de lleno con el verano nos empuja a preparar las vacaciones. Este año el turismo será también distinto para todo el mundo.

Siempre con las medidas sanitarias y los protocolos de seguridad presentes, parece que las excursiones y el turismo interno serán nuestra mejor opción para las escapadas de verano.  En España tenemos la suerte de tener bien cerca parajes perfectos para pasar unos días.

Y es que, no es necesario ir muy lejos para tener unas vacaciones de diez ni para desconectar en la naturaleza. Así lo demuestran estos rincones del territorio andaluz, hogar de tesoros en forma de reservas naturales, pueblos con historia y zonas costeras de lo más especiales. 

 

Playa de Matalascañas y Doñana, Huelva

1 / 9 Playa de Matalascañas y Doñana, Huelva

Huelva atesora kilómetros de litoral a los que escaparse tanto por su belleza como por su importancia natural. Una de ellas es la playa de Matalascañas que, junto a otras, forma 45 kilómetros de longitud que bordean una de las perlas de la geografía española: el Parque Natural de Doñana, un laberinto de dunas y marismas que conforman uno de los humedales más importantes de Europa.

  • Aunque el acceso al parque está restringido y se debe pedir cita para visitarlo, uno puede recorrer el territorio que lo abraza, conocido como "zona periférica" que tiene muchas menos restricciones. Sin duda, es un entorno natural de ensueño con el que conectar con el cuerpo y la mente con la naturaleza. Además, permite hacer visitas culturales a la vecina Sanlúcar de Barrameda, a El Rocío y a la ciudad de Huelva. 
El Caminito del Rey, Málaga

2 / 9 El Caminito del Rey, Málaga

Para los que busquen aventuras más extremas, el Caminito del Rey es su lugar. Son siete kilómetros de fascinantes paisajes, tres de los cuales discurren por vertiginosas pasarelas suspendidas a la roca en el desfiladero de los Gaitanes.

  • Accesible desde Ardales y Alora y con necesidad de reserva, su recorrido es lineal y dura unas cinco horas, con lo que se recomienda estar bien preparado físicamente y llevar ropa cómoda. Los que se atrevan, podrán pasar por uno de sus atractivos principales: el puente colgante de más de 30 metros de longitud y 105 de altura sobre el Guadalorce.
Torcal de Antequera. Antequera, Málaga

3 / 9 Antequera, Málaga

A escasos kilómetros de el Caminito del Rey, se encuentra la ciudad de Antequera, con más de 30 iglesias de estilo barroco español. Junto a este legado, en la comarca de Antequera se erigen imponentes la Peña de los Enamorados y El Torcal, una de las muestras más representativas del paisaje cárstico de Europa.

  • Cuenta con dos rutas que permiten al visitante hacer volar su imaginación entre esculturas naturales como el Tornillo, el Cáliz o el Sombrerillo, a parte de adentrarse en cuevas y simas. A 15 kilómetros de la ciudad, se accede en vehículo hasta el Centro de Visitantes y, una vez allí, se puede acceder gratuitamente por libre o con guía, y cuenta con 3 rutas de senderismo señalizadas y con 2 accesos adaptados a personas con movilidad reducida. 
Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, Jaén

4 / 9 Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, Jaén

El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas se extiende por las tres comarcas andaluzas que engloba la reserva, donde los relieves escarpados y las paredes rocosas se entremezclan con los valles y frondosos bosques de pinos laricios.

  • Una visita a este parque significa encontrarse con el agua, ya sea en forma de río como el Borosa, de embalse como el Tranco o de saltos como el Chorro Gil. Entre este paraje natural, uno se topa con las huellas de civilizaciones íbera, romana y árabe y con pueblos como Cazorla, Iruela y Bruñel.
Cazalla de la Sierra, Sevilla

5 / 9 La Sierra Norte y Cazalla de la Sierra, Sevilla

En la Sierra Norte y dentro del Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, limitando con la comunidad autónoma de Extremadura, se encuentra el pueblo de Cazalla de la Sierra, un destino con mucha historia y muchísima naturaleza. Al estar en una zona de media montaña, alterna amplias dehesas con frondosos bosques.

  • Este parque natural ofrece varias rutas y senderos señalizados con extensión y dificultades variables e incluso con parte del GR48. Sin duda, es un destino donde tanto los más excursionistas como los que prefieren una visita tranquila por el pueblo encuentran su lugar. 
Cabo de Gata, Almería

6 / 9 Cabo de Gata, Almería

Uno de los imprescindibles de Andalucía es el Cabo de Gata y, aunque es un destino muy frecuentado, todavía conserva la esencia mediterránea más genuina. Aquí, uno puede pasear por la playa de los Genoveses, de los Muertos y de Mónsul, visitar los pueblos blancos de Mojácar, Níjar, San José o Carboneras o acercarse al Arrecife de las Sirenas que, junto al faro del Cabo de Gata, ofrecen una de las postales más atractivas de la zona.

  • Además, su origen volcánico lo convierte en un perfecto mosaico de zonas salvajes y llanuras desérticas. Se puede recorrer fácilmente en coche para acceder a la gran mayoría de enclaves de interés, aunque si se desea, hacer senderismo siempre es una buena opción para conectar con el entorno. 
Zahara de los Atunes. La costa gaditana, Cádiz

7 / 9 La costa gaditana, Cádiz

Con permiso de su interior, el litoral de Cádiz es una de las perlas de esta provincia. Cuenta con casi 140 kilómetros de playas de todo los tipo y para todos los planes. Su joya de la corona es Zahara de los Atunes, que va desde el mismo pueblo hasta el Cabo de Gracia.

  • A una media hora por carretera, la playa de Bolonia sorprende al bañista con dunas de más de 30 metros altura y 200 de ancho, flanqueadas por un extenso bosque de pinos. Una ruta por el litoral gaditano permite conocer su naturaleza, su gastronomía e incluso su capital: Cádiz es siempre un acierto para escaparse y encontrar en su playa de la Caleta un regazo de tranquilidad.
Parque Natural de las Sierras Subbéticas, Córdoba

8 / 9 Parque Natural de las Sierras Subbéticas, Córdoba

En el corazón de Andalucía, al sur de la provincia de Córdoba, este paisaje kárstico tiene su origen en los antiguos fondos marinos, un proceso que todavía a día de hoy se hace visible en las formas de animales invertebrados de las rocas mesozoicas. A día de hoy, se puede disfrutar de todo este legado por los senderos que recorren las sierras y en pueblos como Luque, Zuheros, Priego de Córdoba o Carcabuey, donde también se respira el legado de su pasado medieval.

  • Entre las 32.560 hectáreas del Geoparque que constituyen este mar kárstico moteado por campos de olivos, se alzan un total de ocho municipios donde dejarse sorprender por una extensa variedad de quesos artesanos, los mejores aceites de oliva del mundo y mucha cultura. 
Sierra Nevada y la Alpujarra, Granada

9 / 9 Sierra Nevada y la Alpujarra, Granada

Desde Granada, Sierra Nevada se presenta imponente detrás de la siempre impresionante Alhambra. Por sus dimensiones y altura, a veces puede parecer inabarcable, pero existen rutas que permiten conocer su esencia. Una de ellas es la de los pueblos blancos de la comarca de La Alpujarra.

  • Lanjarón, a 46 km al sur de la capital de provincia, es un buen lugar para iniciar una ruta en coche o a pie por antiguos caminos hacia los más bellos enclaves alpujarreños, como Órgiva, Pamaneira, Bubión, Capileira y Trévelez, ya en la falda del pico Mulhacén. Tanto para los que se atreven a subirlo a pie como para los que prefieren aventurarse en sus pueblos y senderos más llanos, Sierra Nevada nunca decepciona. 

Tags relacionados