Por Pablo Cubí, periodista

Clínica dental PCR
iStock by Getty Images

Desde la primera semana de febrero las farmacias y dentistas de Madrid podrán hacer test rápidos para detectar el coronavirus. El acuerdo firmado por la Comunidad de Madrid y los colegios de farmacéuticos y odontólogos establece una serie de normas.

En principio, no podrá presentarse libremente cualquiera a hacer la prueba. No es ese el objetivo con el que se plantea.

¿QUIÉN SE PODRÁ REALIZAR LA PRUEBA?

Según el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos madrileño (COEM), podrán ofrecer la prueba “a sus clientes o a pacientes derivados de la sanidad pública”, es decir que le envíe algún centro de atención primaria.

  • En todo caso será “siempre que no presenten síntomas de Covid-19”.

De hecho, el gobierno de Madrid se ha comprometido a pagar un número de test que distribuirán a farmacias y clínicas dentales para que puedan atender a todos los pacientes que les deriven.

Madrid también exige que los profesionales de las clínicas dentales como de las farmacias deberán participar previamente en un curso formativo impartido por sus respectivos colegios.

NO ES UNA PRUEBA TAN FIABLE

Como sabes, los test rápidos de antígenos no son una prueba tan fiable como las PCR. Sin embargo, los que se comercializan actualmente se consideran que tiene suficientes garantías, especialmente para detectar casos positivos en personas con síntomas.

La especificidad es de un 93%. Es decir, que de cada cien casos positivos detecta 93. Si la prueba se hace entre personas con síntomas, el grado de acierto es ya del 98%.

El test de antígenos deja sin detectar siete de cada cien casos

No obstante, farmacias y dentistas destacan que su amplia red y mayor proximidada la población permitirá facilitar el acceso a este tipo de pruebas en toda la geografía madrileña.

También destacan la gran disponibilidad horaria de atención al público.

Dentistas y farmacéuticos también dispondrán de contacto directo con la red de salud pública para informar de los resultados de las pruebas.

LAS RETICIENCIAS DE SANIDAD

A finales de 2020, el Ministerio de Sanidad accedió a dejar en manos de cada Comunidad Autónoma la aplicación de las pruebas de antígenos en farmacias y otros centros.

A petición expresa de la Comunidad de Madrid, recordó que las recomendaciones del ministerio para este tipo de test es que se realicen a:

  • Personas con síntomas sospechosos de Covid-19.
  • Contactos estrechos de casos confirmados asintomáticos.
  • Personas sin síntomas en zonas de alta transmisión.

Y dejaba claro que no se podían implementar “la participación a demanda para cualquier ciudadano”.

En diferentes comparecencias, el doctor Fernando Simón, director coordinador de alertas sanitarias, ha ejemplificado sus reticencias:

  • Ha de haber un circuito separado para entrar y salir de las personas de riesgo del resto de clientes.
  • Un sistema de comunicación eficaz de los casos positivos.

UNA PETICIÓN DE MUCHOS DENTISTAS

Por eso Madrid recalca que las pruebas se harán a personas no sintomáticas. Los odontólogos, de hecho, lo plantean como una manera de tener mayor seguridad laboral. Ellos, por su trabajo, tienen un riesgo especialmente alto de contagiarse.

Los dentistas de Madrid no son los únicos. Varios colegios profesionales lo han solicitado insistentemente. Es el caso del Colegio Oficial de odontólogos y Estomatólogos de Cataluña (CEOC), uno de los mayores de España.

Los odontólogos son profesionales de especial riesgo al contagio

Que los dentistas realizaran las pruebas de diagnóstico rápido ayudaría a disminuir el elevado riesgo de exposición en el tratamiento de pacientes asintomáticos", explica el doctor Antoni Gómez, presidente del COEC.

"Así se aportaría más seguridad tanto para el personal de la clínica como para los pacientes que tratamos.”

GALICIA, PIONERA EN TEST DE FARMACIAS

El Gobierno también ha recordado que anteriormente ya se probó en las farmacias de Orense hacer test rápidos y que no se continuó.

En este sentido, la Xunta de Galicia ha defendido que ellos son partidarios de hacer estas pruebas “si fuera necesario”. El caso de Orense fue específico por la situación pandémica que había en octubre y además fueron test serológicos (de anticuerpos) no los de antígenos.

A este tipo de pruebas en farmacias se opusieron entonces sindicatos de médicos y enfermeros, que rechazan las pruebas en las farmacias, por no considerarlas “lugares adecuados.

Como ves, sigue siendo un tema que levanta polémica.

Tags relacionados