Por Diana Llorens

mas muertes infarto durante covid

La pandemia de Covid ha tenido un gran impacto en la mortalidad por infarto de miocardio.

Así lo indica un reciente estudio llevado a cabo por la Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

La mortalidad por infarto se dobla

En el estudio, publicado en la Revista Española de Cardiología, han participado 75 hospitales españoles.

Se han comparado los tratamientos, los resultados hospitalarios y las características de pacientes con infarto de miocardio entre el 16 de marzo y el 14 de abril de 2020 con los de pacientes tratados antes de la pandemia (entre el 1 y el 30 de abril de 2019).

Los resultados indican que la COVID-19 ha tenido un tremendo impacto sobre la mortalidad aguda por infarto. En concreto, la mortalidad hospitalaria por esta causa prácticamente se ha doblado durante la pandemia frente al periodo previo”, explica el Dr. Oriol Rodríguez Leor, primer firmante del estudio.

Aumento del tiempo de isquemia

Parece ser que las personas con infarto han tardado más en buscar atención médica en estos últimos meses, lo que puede haber tenido un impacto en la mortalidad.

  • El tiempo que pasa desde que se inician los síntomas del infarto de miocardio y la primera asistencia sanitaria, que se conoce como tiempo de isquemia, ha aumentado notablemente.

Según se ha observado en el estudio, el tiempo de isquemia ha aumentado en 33 minutos de media durante la pandemia, pasando de los 200 minutos a los 233.

El tiempo de evolución del infarto determina el pronóstico tanto en términos de mortalidad aguda y a largo plazo como en términos de desarrollo de otras complicaciones”, explica el Dr. Rodríguez Leor.

COMBINACIÓN CON SARS-COV-2

El estudio revela un dato importante acerca de la combinación de infección por SARS-CoV-2 y el infarto.

Cerca del 6% de las personas con infarto tenían Covid-19

Y es que, según indican los autores, solo el 6,2% de los pacientes atendidos con infarto presentaban infección confirmada por el nuevo coronavirus.

Disminución de los pacientes con sospecha de infarto

Los datos de un registro previo, publicado a finales de marzo, indicaban que durante la primera semana del estado de alarma hubo una reducción del 40% en el tratamiento del infarto (respecto a la semana previa, del 24 de febrero al 1 de marzo).

Este nuevo estudio confirma la disminución de pacientes atendidos con sospecha de infarto, aunque de forma más moderada que al inicio de la pandemia.

Inicialmente observamos una reducción del 40% que, posteriormente y con datos que se ampliaron a más semanas de pandemia, se situó en un 28% menos de pacientes con síntomas compatibles con infarto que no fueron asistidos, indica el cardiólogo.

En relación con el tratamiento, no hubo diferencias entre antes y durante la pandemia en la forma de tratar a los pacientes con infarto.

  • Más del 94% fueron tratados con angioplastia primaria, el tratamiento de elección en el infarto agudo de miocardio.

Qué hacer ante un infarto

La SEC recuerda que, en caso de infarto, la atención temprana es fundamental ya que aumenta las posibilidades de supervivencia, reduce las secuelas y favorece la recuperación.

Los síntomas más habituales del infarto son:

  • Dolor en la zona del esternón que no se modifica aunque nos movamos ni con la respiración y se prolonga más de 20 minutos.
  • Se puede extender hacia la mandíbula, el cuello y la espalda, el brazo izquierdo y en algunos casos, el derecho.
  • Sudor frío y mareo.

Con menos frecuencia también puede haber:

  • Dolor en la parte alta del abdomen.
  • Dificultad para respirar.
  • Ganas de vomitar.
  • Pérdida de conocimiento.

El Dr. Ángel Cequier, presidente de la SEC, recuerda que “desde la SEC lanzamos en su momento reiterados mensajes para que las personas que presentaran síntomas que pudieran sugerir el inicio de un infarto llamaran de inmediato al 112 y se activase así el código infarto, que ha demostrado muy buenos resultados en los últimos años”.

A pesar de la pandemia, los servicios de cardiología de los hospitales españoles han estado y están preparados para seguir atendiendo perfectamente a los pacientes con patología cardiovascular aguda”, recalca el Dr. Cequier.

Tags relacionados