Por Soledad López, periodista especializada en salud

marcadores geneticos riesgo corazon covid
GTRES

Predecir el riesgo de que la Covid-19 se complique es vital en esta enfermedad. Y todo lo que ayude en este sentido salva vidas.

Médicos del Hospital del Mar de Barcelona y del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) han aportado un grandísimo grano de arena en este sentido: por primera vez han identificado dos marcadores de daño cardiaco que pueden actuar como predictores de riesgo en pacientes de Covid-19.

Se trata del estudio más ambicioso realizado hasta ahora en este campo y se ha publicado en la Revista Española de Cardiología.

marcadores de daño cardiaco

El equipo de investigadores –liderado por la Dra. Beatriz Vaquerizo, jefa del Servicio de Cardiología del Hospital del Mar, y el Dr. Jaume Marrugat, director del Programa de Epidemiología Cardiovascular de la CIBERCV– se propuso comprobar si dos indicadores en sangre de daño cardiaco, la proteína troponina-T (hs-CTnT) y el péptido natriurético cerebral (NT-proBNP), pueden ser utilizados para ayudar a pronosticar el riesgo de que la Covid-19 se complique.

Pero, ¿qué son realmente estos marcadores?

  • La troponina-T (hs-CTnT) es una proteína que se asocia al infarto porque aparece cuando hay muerte celular, en este caso de las células del corazón.
  • El péptido natriurético cerebral (NT-proBNP) se relaciona con la insuficiencia cardiaca porque aparece cuando hay inflamación del músculo cardiaco.

Cómo se ha hecho el estudio

Los investigadores han comprobado que estos marcadores están elevados en uno de cada tres pacientes de Covid-19 grave.

Para llegar a esta conclusión, han analizado datos de 872 pacientes diagnosticados de Covid-19 en el Hospital del Mar entre el 27 de febrero y el 7 de abril de este 2020. En 651 de estos pacientes, la gran mayoría, se pudo realizar el análisis de los marcadores cardiacos y se comprobó lo siguiente:

  • El 34,6% y el 36,2% de ellos tenían niveles elevados en sangre de troponina-T y de NT-proBNP respectivamente, según se pudo comprobar en analíticas realizadas en el ingreso al centro.

Una relación que, según el Dr. Marrugat "indica que estos marcadores que hemos descubierto que pronostican peor evolución de la Covid-19 ya estaban elevados en el ingreso, y sugiere la existencia de daño cardiaco precoz en la tercera parte de los pacientes Covid-19 ingresados".

Unos marcadores altos se relaciona con riesgo de muerte por Covid-19

Los porcentajes de mortalidad y de necesidad de ventilación mecánica en los pacientes que presentaban estas cifras elevadas eran mucho más altos que los de las personas que no presentaban los marcadores disparados.

  • Un 39,1% de mortalidad cuando la troponina-T estaba elevada frente a solo un 9,1% cuando no lo estaba.
  • Un 42,6% de mortalidad cuando el NT-proBNP estaba alto frente a solo un 6,8% en los casos que no lo estaba.

En qué ayuda este estudio

La Dra. Vaquerizo, jefa del Servicio de Cardiología del Hospital del Mar e investigadora colaboradora del Grupo de investigación biomédica en enfermedades del corazón del IMIM, desvela la gran utilidad de este hallazgo:

  • "Estos resultados muestran la capacidad de estos dos marcadores de identificar a aquellos pacientes que tendrán una peor evolución de la COVID-19", apunta la Dra. Vaquerizo.

Y es que estos pacientes no solo tenían más riesgo de muerte. El estudio también observó que su evolución era peor en todos los aspectos:

  • El 62% de los pacientes que tenían los marcadores de daño cardiaco altos necesitaron algún tipo de ayuda para respirar.
  • Los pacientes con síntomas menos severos o que pudieron ser tratados a domicilio no presentaban daño cardiaco.

Una simple analítica predice el riesgo

Queda claro entonces que estos dos marcadores son determinantes en el pronóstico del paciente y pueden ser claves a la hora de hacer el diagnóstico y optar por un tratamiento u otro.

"En caso de rebrote, el análisis de estos marcadores cardiacos mediante una simple analítica de sangre en el ingreso de los pacientes, permitiría seleccionar a aquellos con más riesgo de complicaciones y, por lo tanto, se podría optimizar de forma precoz la estrategia terapéutica", apunta la la Dra. Vaquerizo.

Tags relacionados