Por Pablo Cubí, periodista

Los nuevos anticuerpos que pueden cambiar la lucha contra el coronavirus
iStock by Getty Images

Unos anticuerpos a los que se les había dado una importancia secundaria en la lucha contra la infección del coronavirus acaban de cobrar un inesperado protagonismo.

Se trata de los anticuerpos conocidos como IgA. Estos pequeños luchadores de nuestro sistema inmunológico son los primeros que actúan.

SON LA PRIMERA LÍNEA DE DEFENSA

Un estudio del hospital Pitié-Salpetrière de París ha analizado la respuesta inmunitaria no solo en la sangre, sino también en la saliva y el fluido de los bronquios y pulmones.

  • Lo que han detectado es que los pacientes de Covid-19 en la saliva tenían una gran cantidad de anticuerpos IgA al principio de la infección.

El análisis les ha permitido descubrir que las células del sistema inmune que reaccionan primero son las que producen estos anticuerpos IgA y no, como se pensaba, las que producen los anticuerpos IgM.

Los anticuerpos IgA en la saliva, son los primeros en reaccionar

  • Esto cambia la perspectiva como entendemos que lucha el cuerpo contra la enfermedad.

CÓMO SE DEFIENDE EL CUERPO DE LA COVID

Como recordarás, ante la infección de coronavirus, el sistema inmune crea unos anticuerpos específicos:

  • Los anticuerpos IgM se creía que eran los primeros. Aparece en mayor cantidad en la sangre los primeros días de infección. Luego decrecen.
  • Los anticuerpos IgG aparecen entre 7 y 14 días más tarde de que la infección se haya extendido, pero duran más tiempo en el corriente sanguíneo. Meses después de la infección aún se les detecta en la sangre.
  • Los anticuerpos IgA y IgE se consideraba una respuesta secundaria. Sin embargo, este estudio ha descubierto que los IgA evitan de una manera más eficiente que el coronavirus pueda entrar en la célula y multiplicarse.

Estos anticuerpos IgA ya han demostrado su eficacia contra otros virus que infectan las mucosas, como es el caso de la gripe.

ANTICUERPOS BÁSICOS PARA CONTAGIAR MENOS

No es ya solo que estos anticuerpos sirven para defender tu cuerpo. Como actúan en la primera fase de la infección, cuando la persona transmite más el coronavirus, también pueden frenar ese contagio.

La inmunidad a través de los anticuerpos IgA puede reducir el nivel de infectividad de las secreciones (las gotitas que expulsamos) y, por tanto, del contagio del virus”, apunta los investigadores, encabezados por la doctora Delphine Sterlin.

Son hasta diez veces más efectivos para bloquear el coronavirus

  • Estos anticuerpos bloquean con eficacia la proteína S, que el coronavirus tiene en la corona de su superficie.

Esta proteína es la que utiliza para entrar en la célula y multiplicarse. Cuantos más anticuerpos haya impidiéndoselo, menos extendido estará el virus por la nariz y garganta.

El nombre de proteína S viene de su denominación en inglés: spike. Significa literalmente púa, el pico con el que penetra en la célula.

POR QUÉ NO SE HA DESCUBIERTO ANTES

Paralelamente, otro estudio de la Universidad Rockefeller de Nueva York ha ratificado que estos anticuerpos IgA son hasta diez veces más efectivos que los otros para bloquear al virus.

Lo que han descubierto es que no tiene la misma eficacia si actúan en la mucosa de la boca y la faringe que cuando está en otras zonas del cuerpo.

Fuera de ese primera barrera de actuación en la nariz, boca y garganta, el papel predominante del sistema inmunitario pasa a los otros anticuerpos y células específicas: las células T. Todo esta reacción es en el que se habían centrado los estudios hasta ahora.

La IgA tiene un pico en los nueve días después de los primeros síntomas y luego baja el nivel de presencia en el cuerpo.

UNA NUEVA FORMA DE AFRONTAR LA COVID

Estos hallazgos abren varias vías nuevas para afrontar la enfermedad de la Covid-19.

  • Los test rápidos de antígenos están diseñados para detectar los anticuerpos IgM. Sirven solo para saber si has pasado la enfermedad. Nuevos test que detecten anticuerpos IgA “pueden mejorar el diagnóstico precoz”, apunta la doctora Sterlin.
  • Una posible vacuna: si se consigue estimular la presencia de los anticuerpos IgA podría ser una estrategia de barrera natural contra el coronavirus. Sería una vacuna nasal.

De hecho, ya hay varias investigaciones en este sentido. En un ensayo de laboratorio, una vacuna que nasal de estas características ha evitado el contagio del coronavirus en ratones.

Pese a que en estos momentos ya hay vacunas en marcha que han demostrado eficacia, no cabe duda que una vacuna que simplemente consista en un espray nasal o de garganta sería un gran avance.

Tags relacionados