Los países con estrategias de covid cero tienen menos problemas de salud mental

Tras la pandemia de covid ha aparecido una ola trastornos mentales por los meses de estrés, incertezas y aislamiento social que hemos sufrido. Un estudio subraya que los países que fueron más estrictos, con estrategia de covid cero y aislándose, han padecido menos malestar psicológico que los que optamos por convivir con el virus.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Los países con estrategia Covid zero tuvieron mejor salud mental que el resto
iStock by Getty Images

Algunos países como China, Australia o Japón practicaron la estrategia covid cero, con controles muy estrictos en cuanto aparecía un caso y aislamientos totales.

La respuesta mundial a la pandemia de covid ha seguido dos criterios, con diversos matices. Los que han optado por la estrategia de covid cero, con controles muy estrictos en cuanto aparece un caso y que decidieron aislarse. Y los que han preferido convivir con el virus, intentado mantener la transmisión controlada con medidas variables y más laxas.

En la estrategia de covid cero está buena parte de Asia y Oceanía: China, Singapur y países isla, como Australia, Japón y Nueva Zelanda.

Una investigación sobre salud mental ha concluido ahora que estos países, al menos en este aspecto psicológico, tuvieron una política más acertada.

Los países más afectados por la salud mental

El estudio, publicado en la revista The Lancet, ha analizado los informes globales de salud mental de quince países, entre mayo de 2020 y julio de 2021. Las conclusiones a las que llegan son que en los países occidentales, donde intentamos controlar la pandemia con restricciones sin acabar de atajar el virus del todo, hemos tenido mayores problemas de trastorno psicológico.

Las restricciones en las relaciones sociales han resultado más perjudiciales a la larga en la salud mental

Entre estos países analizados figuran España, Italia, Reino Unido o Alemania. Como bien sabes, hemos estado estos dos años manteniendo unas fronteras más porosas. Se optó más por la separación física, las limitaciones de aforos en reuniones y las cuarentenas obligatorias.

Estas medidas que limitaban las conexiones sociales se han asociado a un peor malestar psicológico, peor calidad de vida y peor opinión del gobierno”, explica la psicóloga Lara Aknin, profesora de la universidad de Burnaby, en Canadá, y primera firmante del estudio.

Los resultados confirman datos que ya señalaban los problemas que desde un punto de vista psicológico y psiquiátrico han provocado la covid. No solo a los que han padecido la enfermedad o los que sufren la covid persistente, sino en la población general.

Qué hicieron los estados más restrictivos

Unos datos que contrastan con los que los investigadores han extraído de los países donde se optó por no dejar que el virus volviera a circular. Cerrando las fronteras, aislando poblaciones hasta que dejara de haber transmisión.

Los países con esta estrategia de covid cero que se han analizado han sido Singapur, Corea del Sur, Australia y Japón. En todos ellos han encontrado menos impacto negativo en la salud mental. A primera vista, parecería que medidas tan draconianas, con cierre total de fronteras, tendrían que afectar más a la población. Pero no ha sido así.

Puede parecer que aplicaron políticas mucho más duras, sin embargo, la gente dentro del país disfrutó de mayor libertad y en general las medidas de contención internas fueron menos restrictivas”, señala Aknin.

Las medidas en la juventud, en las reuniones sociales y en los colegios fueron más suaves una vez se aseguró que el virus no circulaba. Los adolescentes no han sufrido tanto como aquí.

A más restricciones menos muertes

El estudio también señala que estos países de covid cero también han notificado un porcentaje de muertes por covid inferior a la que se ha vivido en los países que optaron por convivir con el virus. “Hubo niveles más bajos de infecciones por covid y menos muertes”, resaltan los investigadores.

El estudio aboga por frenar los viajes entre regiones y ser más laxos en las reuniones dentro de una localidad

Este punto, no obstante, tiene otro aspecto que no refleja el estudio. El hecho de que se aislaran estos países de la pandemia hizo que la sensación de vulnerabilidad fuera menor. En algunos países esto ha llevado a tasas bajas de vacunación y que ahora, como ha ocurrido en Shanghái, cualquier grieta en la estrategia de cero covid se salde con brotes muy mortales.

Es pronto para valorar hasta qué punto las políticas de unos países u otros han sido las más efectivas. No sabemos cómo evolucionará el virus y si el haber evitado que haya transmisión comunitaria puede perjudicar a largo plazo, dado que el coronavirus no desaparecerá.

Qué hacer de cara al futuro

Los investigadores del estudio sí sacan algunas conclusiones a tenor de la comparativa de datos de unos países y otros. A su entender hay una la lección que hemos de aprender para futuras pandemias. Son necesarias estrategias que tengan más en cuenta la salud mental de la población cuando se tomen las estrategias para frenar la enfermedad.

Proponen que las medidas de contención de la transmisión se dirijan menos a la vida cotidiana de la comunidad y se restrinjan más la movilidad de una zona a otra. Por ejemplo apuestan por “prohibir viajar entre regiones y a cambio ser más flexibles en las reuniones”, dicen.

La experiencia de la covid ha mostrado que un control temprano con pruebas y seguimiento de contactos puede llevar a frenar la transmisión de casos. Es lo que han hecho los países de covid cero. Eso minimiza muertes sin necesidad de políticas restrictivas que se han mostrado perjudiciales para la salud mental.