Picadura de la mosca negra: cómo reconocerla por sus síntomas y qué hacer

La mosca negra es de menor tamaño que la común, su cuerpo es más alargado y las alas más grandes. Se está extendiendo por la geografía española y hay que tener cuidado porque, aunque de momento no contagia enfermedades, su picadura puede provocar reacciones alérgicas.

Actualizado a
Cómo evitar y tratar la mordedura de la mosca negra

La mosca negra mide entre 3 y 6 mm, y tiene las patas más cortas y las alas más grandes que otras especies.

iStock by Getty Images
Dr. Francisco Marin
Dr. Francisco Marín

Médico de Atención Primaria

Eva Mimbrero
Eva Mimbrero

Periodista especializada en salud

La mosca negra, una especie autóctona, va en aumento por la geografia española y es habitual en comunidades autónomas como Aragón, Andalucía, Madrid, Catalunya, Murcia y Valencia. Así que al mosquito tigre y a la avispa asiática se suma una nueva plaga.

Por suerte, la mosca negra no es por ahora transmisora de enfermedades en España, aunque su mordedura puede ser muy molesta o provocar, incluso, algún tipo de reacción alérgica, recuerda la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES).

Sin embargo, desde la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) remarcan que la mosca negra también puede acabar transmitiendo enfermedades en nuestro país, como lo hace en otros como Brasil, Venezuela o en zonas del África subsahariana, donde es portadora de un parásito que provoca oncocercosis, un trastorno conocido también como "ceguera de los ríos" y que puede provocar daños en los ojos y en la piel. "El cambio climático y la globalización son dos factores muy potentes para que esto se produzca", advierte Sergio Monge, presidente de la entidad.

Síntomas de la picadura de la mosca negra

Las hembras de mosca negra necesitan sangre para que sus huevos maduren. Y la consiguen mordiendo a personas y también a animales (perros, gatos, caballos...) con su boca en forma de sierra.

Su saliva contiene sustancias tanto anestésicas como vasodilatadoras, lo que provoca que, cuando nos muerden, no lo notemos y extraigan la sangre tranquilamente.

A veces, incluso, podemos no notar los síntomas de la mordedura hasta horas después.

  • Roncha rojiza. Normalmente la picadura genera una roncha rojiza con un punto central que puede sangrar un poco.
  • Inflamación, picor y dolor. La zona de alrededor puede inflamarse y picar, y el dolor que genera puede ser intenso.

"El problema fundamental de este insecto es que la herida que genera es de consideración importante, y puede dar lugar a infecciones y a reacciones alérgicas muy alarmantes, que en algunos casos requieren hospitalización", remarca el director general de ANECPLA, Jorge Galván.

Qué es la mosca negra

La mosca negra (Simulium spp) es más pequeña y alargada que la habitual: mide entre 3 y 6 mm, y tiene las patas más cortas y las alas más grandes.

Aunque suele vivir cerca de zonas con agua corriente limpia, como los cauces de los ríos, puede desplazarse hasta 20 km desde el lugar en el que pone sus huevos. Por eso, en épocas en las que el número crece exponencialmente, se encuentra también en entornos urbanos.

Por qué hay más mosca negra ahora

Precisamente uno de los motivos que explican que este tipo de mosca se haya extendido es el calentamiento global: las temperaturas, cada vez más altas y sostenidas en el tiempo, crean un entorno ideal para que la mosca negra se reproduzca, favoreciendo que crezcan en número. Para hacerlo, eligen piedras o vegetación que esté en contacto con una zona con agua corriente limpia.

"Les gusta, sobre todo, la vegetación flotante, que queda al descubierto cuando el nivel del agua comienza a descender", matizan desde ANECPLA. Y, en esto, el cambio climático también influye.

Qué hacer para evitar que la mosca negra te pique

  • Usa un repelente con un 45% de concentración de DEET (dietiltoluamida) como mínimo. Desde la SEMES apuntan que "también podría ser eficaz el citriodiol a altas concentraciones". Aplícalo sobre la piel (no sobre la ropa) y solo cuando estés en exteriores. Al volver a casa, limpia muy bien la piel con agua y jabón. Ten en cuenta que este tipo de repelentes no está recomendado para menores de 2 años.
  • Evita pasear por zonas cercanas al cauce de un río o a un embalse, sobre todo a primera hora de la mañana o al atardecer. Si lo haces, usa pantalones largos y camisetas de manga larga, a ser posible de tonos claros y de un material que no brille.
  • Instala mosquiteras en ventanas y puertas si en el área en la que vives se ha detectado este tipo de mosca.

Cómo aliviar la picadura de la mosca negra

  • Limpia bien la zona de la herida con agua y jabón o con algún producto antiséptico (como por ejemplo la povidona yodada).
  • Aplica frío local (unos cubitos de hielo o una bolsa de verduras congeladas envueltos en un paño, una bolsa de gel frío...) durante unos minutos para reducir la inflamación y el dolor.
  • Evita rascarte aunque la herida te pique. Si lo haces, aumenta el riesgo de que se te infecte. Usar una crema de efecto emoliente puede ayudarte a reducir este síntoma.

Si, pese a tomar estas medidas, el picor, la inflamación y el dolor siguen siendo intensos, consúltalo con tu médico que valorará si, en tu caso, puede ser útil tomar antiinflamatorios, antihistamínicos o corticoides.

Y, por supuesto, si tras la picadura presentas síntomas de una reacción alérgica grave (se te hincha la cara, te cuesta respirar o tragar...) acude a urgencias cuanto antes.