¿Por qué no se deciden a ser madres las chicas de ahora?

España ha entrado en un invierno demográfico, con unas tasas de fertilidad que no llegan a cubrir el remplazo generacional. El 78% de las jóvenes prefiere retrasar la decisión de ser madres (basicamente por el contexto económico) lo que también podría tener consecuencias para la salud de la mujer y el bebé.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

¿Cuándo quieren ser madres las jóvenes de ahora?
iStock by Getty Images

Retrasar la maternidad puede afectar a la salud de la mujer y del futuro bebé.

La tendencia decreciente de la fertilidad en España no da muestras de revertir, sino todo lo contrario. Lo ponen en evidencia las últimas encuestas sobre la percepción de la maternidad entre las mujeres españolas en edad fértil.

El encadenado de situaciones desfavorables de los últimos años está llevando a postergar más y más la decisión de tener hijos.

¿LAS mujeres retrasan la maternidad?

  • Hoy el 78% de las jóvenes entre 25 y 29 años admite que el contexto socio-económico las ha llevado a no plantearse de momento su maternidad.
  • Incluso cuando se abre el abanico hasta los 45 años, el porcentaje de mujeres que prefieren postergar la maternidad por la situación sigue siendo preocupantemente alto: 67%.

Son datos de un barómetro de la empresa demoscópica GFK. Y la encuesta se ha centrado en la población con nivel económico medio o alto.

  • Cuando incluye a todas las clases sociales, la cifra de futuras madres que retrasan el momento por la situación se dispara hasta el 84%.

Principales causas para retrasar la maternidad

Lo que es indudable es que el contexto actual que nos rodea influye, y mucho, en una decisión clave como la maternidad”, apunta la doctora María Cerrillo, ginecóloga del instituto de reproducción IVI, promotor del estudio.

La pandemia de covid ha pasado a un segundo plano y solo el 38% piensa en ella al plantearse el embarazo

La guerra de Ucrania y los problemas que ha comportado, como la inflación, la escasez de combustible y el miedo a una crisis económica, son los factores más recientes que están afectando a la toma de una decisión vital como es la de tener hijos.

La pandemia de covid no ha desaparecido. Simplemente ha pasado a un segundo plano en el nivel de preocupación. Esta última encuesta señala que solo el 38% de mujeres tienen en cuenta la covid al plantearse ser madres.

La pandemia vino con fuerza, agitó a nivel mundial todo a su paso, y poco a poco, con esfuerzo y paciencia, hemos recuperado cierta normalidad, tan necesaria como esperada, adaptando el día a día y los protocolos a la realidad que esta alerta sanitaria ha impuesto”, dice la doctora Cerrillo.

Por qué es peligroso retrasar la maternidad

La mujer no está igual a los 20 y los 30 que a los 40, y el esfuerzo físico que supone el embarazo y parto va a ser más costoso. Los tejidos han perdido elasticidad y es más probable que se tenga que hacer una cesárea. Además, hay otros factores menos evidentes que tener en cuenta.

  • Aumenta el riesgo de aborto en el primer trimestre. Según varios estudios, a partir de los 38 años este riesgo pasa del 20% al 40%.
  • El riesgo de anomalías cromosómicas, como el Síndrome de Down, aumentan hasta 6 veces más a partir de los 40 años por una inferior calidad del óvulo.

El embarazo después de los 38 años aumenta el riesgo de aborto y de problemas para la madre y el bebé

  • Más posibilidades de padecer hipertensión, varices, hemorroides y diabetes gestacional. Más riesgo de hemorragia durante el parto.
  • La gestación es más difícil para el bebé en el vientre materno, que puede alimentarse peor y tiene más riesgo de nacer con bajo peso.
  • El número de óvulos se va reduciendo y aumentan las dificultades para una fecundación natural. También aumenta la prisa y con ello la ansiedad, que puede perjudicar.

Qué puede suponer para la sociedad

Retrasar la maternidad implica que muchas de las mujeres que querían ser madres al final no lo van a conseguir. O que no tendrán tantos hijos como pensaban y necesitarán reproducción asistida.

Además, un porcentaje (que la encuesta no publica) indican directamente que no quieren ser madres. De ellas, el 61% apunta como principales causas la perdida de libertad y de tiempo para una misma.

La tasa de fecundidad en España es una de las más bajas del mundo. Estamos en 1,28 niños por mujer. Una media que no cubre la tasa de reemplazo generacional, que es de al menos 2,1 niños por mujer. Por ello, los expertos hablan de un “invierno demográfico”.

El reciente informe de la ONU Perspectivas de la Población Mundial prevé una significativo cambio demográfica en las próximas décadas, con India sustituyendo a China a la cabeza. Estima que España perderá el 35% de población, pasando de los 47,5 millones de personas en la actualidad a 30.