Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Mala praxis pcr covid-19
iStock by Getty Images

Los test para la detección del coronavirus, ya sea la PCR o un test rápido de antígenos, obligan a introducir un fino pero largo escobillón, normalmente a través de la nariz hasta la garganta.

Es desagradable o provoca una pequeña molestia, pero no supone mayor problema. O eso creíamos.

La Academia Nacional de Medicina francesa ha advertido en un comunicado que se están empezando a detectar varios problemas por una mala práctica en la realización de estas pruebas.

Los riesgos de hacerse el test uno mismo

Esta extracción de muestra nasofaríngea se ha convertido en el método de referencia para realizar los test del coronavirus. Cada día se extraen cientos de miles de muestras en toda Europa.

Ante la multiplicación y repetición de las pruebas, a veces realizadas en condiciones no adecuadas, debemos recordar que hay riesgos”, explica la academia médica.

  • Algunas de estas complicaciones son benignas: molestias, dolor o sangrado leve.
  • Pero también se empieza a notificar otros problemas serios”, añaden: daños en el piso frontal del cráneo.

Una brecha de este tipo puede ser una vía de paso de virus, bacterias u hongos, y aumentar significativamente el riesgo de tener meningitis.

Dañar la pared interna de la nariz aumenta el riesgo de meningitis

La advertencia ha llegado en un momento clave en Francia, porque están a punto de autorizarse la venta de autotest. Esta situación aún no se vive en España, donde la disponibilidad de test rápidos sigue restringida.

Cómo hacer bien una pcr

Las autoridades sanitarias españolas han tranquilizado respecto a estos avisos. Aquí no hay constancia de que se hayan producido problemas en este tipo de pruebas.

  • En España se han hecho más de 37 millones de test de coronavirus, entre PCR y test de antígenos.

Son cifras oficiales, que no tienen en cuenta las pruebas que algunos particulares pueden haberse hecho por su cuenta, comprando el test por internet.

El hecho de que en España los que extraen las muestras son profesionales, ayuda a explicar esta falta de problemas serios.

La extracción de muestras no es complicada, pero requiere conocimiento:

  1. La cabeza ha de estar mirando hacia adelante, la barbilla recta.
  2. El escobillón debe entrar recto, no hacia arriba. Y en ningún caso se ha de forzar al introducirlo.

¿Por qué a veces molesta más?

El hecho de que a algunas personas les resulte más molesto el test que a otros depende de varios factores:

  • La forma anatómica. No todos tenemos el conducto igual y hay personas con un conducto más estrecho.
  • La sensibilidad personal: hay personas que en seguida sienten dolor o incluso náuseas. En principio, no debería doler.
  • La experiencia del profesional sanitario: como en toda prueba, hay profesionales más diestros que otros. Y que saben evitar que la persona se mueva.

Hay personas más sensibles al dolor o las náuseas

La academia francesa insiste en aconsejar que sean los profesionales los encargados de extraer la muestra. Es una manera de asegurarse que se hace bien:

  • Se refuerza la seguridad de la persona. “Se evita un escobillón demasiado profundo o dirigido en la dirección incorrecta”.
  • Aseguramos que la calidad de la muestra es correcta. “Ni demasiado pequeña ni superficial, con lo que disminuye el riesgo de un falso negativo”.

La solución: test más sencillos

Otra solución que evitaría este riesgo es la comercialización de test más sencillos, que ya existen en el mercado. Por ejemplo, los test de saliva y otros de muestras solo nasales, que no necesitan una varilla tan larga.

  • Esa es la recomendación que hace la academia médica francesa. Aconseja los test de saliva y “que se prioricen especialmente en el caso de los niños”.

No todos los facultativos están de acuerdo. “El problema de los test de saliva es que no todos los niños saben esputar bien o encontramos ancianos con la boca seca”, explica el doctor Julio García Rodríguez, jefe del servicio de microbiología del Hospital La Paz en Madrid.

  • Para el doctor García Rodríguez, habría que apostar por los nuevos test de frotis nasal.

Son test con escobillones más cortos. “Meterse un dedo en la nariz es algo que todos sabemos hacer”, recuerda este médico.

¿Cuándo se comercializarán en España?

España ha ampliado la realización de test rápidos. En los últimos meses se ha autorizado que los dentistas y los farmacéuticos puedan hacer test rápidos.

Se les considera profesionales perfectamente preparados para realizar la prueba.

España se resiste a vender sin control test de antígenos

Pero las autoridades sanitarias se resisten a abrir el mercado de los test de antígenos.

Se esperan datos concretos de fiabilidad, pues no todos los test rápidos son iguales. Unos fallan más que otros.

Otra de las razones para negarse es que temen descontrol. Que los contagiados no informen adecuadamente. No olvidemos que la covid es una enfermedad de notificación obligatoria.

Si han autorizado la libre compra de los test serológicos, de sangre, que detectan si tienes anticuerpos.