Por Diana Llorens

Preocupa la mutación del virus de la Covid-19 en visones
iStock by Getty Images

La Comisión Europea ha alertado de que se debe hacer un estricto control de los brotes de Covid-19 en las granjas de visones, tanto por lo que se refiere a los contagios de personas como los de los animales.

Las mutaciones del virus en los visones podrían afectar a la respuesta inmunitaria de las personas y también poner en riesgo la eficacia de las vacunas.

Alerta sobre la mutación del virus

Desde que se inició la pandemia se han detectado numerosos casos de Covid-19 en visones de granjas en diversos países como Dinamarca, Italia, España, Suecia y los Estados Unidos.

En un principio se cree que la enfermedad se transmitió de las personas a los visones y se expandió entre ellos. Pero también se han confirmado casos de transmisión entre animales y personas, algo que preocupa especialmente a los expertos.

Hay que tener en cuenta que los animales que se crían en granjas para la industria peletera viven normalmente hacinados, lo que facilita el contagio y la transmisión del virus entre ellos y puede hacer que las granjas se conviertan en reservorios de virus.

  • El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) de la Comisión Europea ha alertado sobre las implicaciones que tiene para la salud humana una amplia propagación del SARS-CoV-2 en torno a las granjas de visones en Dinamarca, el primer productor de pieles de visón de Europa.

El 5 de noviembre, Dinamarca notificó 214 casos de humanos infectados con una variante del virus de la Covid-19 relacionado con los visones. Además, se detectaron animales infectados en más de 200 granjas del país.

La enfermedad se transmitió de las personas a los visones y se expandió entre ellos

Preocupa especialmente una de las mutaciones del virus que se han detectado en estas granjas y que afecta a la proteína S (o proteína de espiga). Esta proteína es la que sirve al virus para entrar en las células e infectarlas.

  • Este cambio en la forma en que el virus infecta a las células podrían tener implicaciones en la capacidad infectiva del virus, la transmisibilidad y la respuesta inmunológica natural de nuestro cuerpo.

Ante tales riesgos, el Gobierno de Dinamarca ha decidido sacrificara todos los visones del país, entre 15 y 17 millones de animales.

Podría complicar la eficacia de las vacunas

Las mutaciones que afectan a la proteína S podrían tener un gran impacto en la efectividad de las vacunas que se están desarrollando y posiblemente requerir su actualización, puesto que el mecanismo de acción de muchas de ellas se basa precisamente en esta parte del virus.

También podrían verse afectados algunos de los tratamientos que se están probando como el tratamiento con plasma de pacientes convalecientes o con anticuerpos monoclonales.

Según indica el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, “se están realizando investigaciones y estudios para aclarar el alcance de estas posibles implicaciones”.

Medidas para el control de los brotes

Para reducir los riesgos, el ECDC ha propuesto una serie de recomendaciones destinadas a mejorar el control de brotes en las granjas.

  • Realizar pruebas sistemáticas a las personas que trabajan en granjas y las que viven en las comunidades cercanas. En caso de infección, se debe proceder inmediatamente al aislamiento y al rastreo de los contactos.
  • Investigar los brotes en las granjas (tanto en animales como en personas) y hacer una secuenciación del genoma del virus para detectar posibles mutaciones. Si se detectan, se deben notificar inmediatamente y compartir la información con otros países de la UE.
  • Realizar un seguimiento y análisis constante de los animales, tanto vivos como muertos, para detectar posibles asintomáticos.
  • Incrementar las medidas de prevención y control de infecciones para los trabajadores y los visitantes de granjas de visones.
  • Asimismo, se recomienda la eliminación de los visones en las granjas infectadas.

Control de los brotes en España

Actualmente hay 32 granjas de visones en España, la mayoría en Galicia. Algunas de ellas albergan hasta a 50.000 animales.

Desde WWF España alertan de que el control que se está haciendo en estas granjas es totalmente insuficiente y que no se siguen las recomendaciones del ECDC .

Denuncian que no existe un sistema de vigilancia proactiva, lo que podría estar infravalorando o dejando de detectar posibles brotes o mutaciones del virus en nuestro país.

Además de la Covid-19, explica WWF, se han identificado muchas otras enfermedades en estos animales potencialmente transmisibles al ser humano. Algunas son de tipo vírico, como la rabia, la enfermedad aleutiana o la gripe, y otras bacterianas, fúngicas o parasitarias.

También recuerdan que el visón americano (el más frecuente en estas granjas) es una especie invasora en nuestro país y su proliferación (a menudo escapan de las granjas) ha tenido un gran impacto en los ecosistemas acuáticos y las especies autóctonas que los habitan.

Esto sumado a la preocupación por el bienestar animal y el rechazo a una industria que explota a los animales para un fin únicamente estético, han llevado a diversas organizaciones como WWF a pedir el cierre definitivo de las granjas de visones en España.

Tags relacionados