El pueblo más bonito de España para visitar en diciembre, según National Geographic

Su gran patrimonio artístico y cultural representado por su famosa catedral, sus calles de piedra, sus restaurantes y su entorno lleno de olivares convierten este pueblo de Jaén en la escapada perfecta en diciembre.

Actualizado a
BAEZA

Baeza, en Jaén, es una de las joyas de Andalucía.

ISTOCK
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

Enclavado en el corazón de la provincia de Jaén, el pintoresco pueblo de Baeza emerge como una joya que brilla con esplendor aún en los días más frescos del invierno. Este rincón andaluz, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, invita a los visitantes a sumergirse en un viaje lleno de historia, cultura y una belleza natural. Por eso National Geographic ha elegido Baeza como el pueblo más bonito de España para viajar en diciembre.

Patrimonio cultural

Baeza es un crisol de historia que se despliega en cada rincón de sus calles empedradas y plazas adoquinadas. Fundada por los romanos, la ciudad ha sido testigo de la influencia de diversas culturas a lo largo de los siglos, desde la época árabe hasta la cristiana. El imponente Palacio de Jabalquinto, que data del siglo XV, es un testimonio arquitectónico de la rica herencia renacentista que caracteriza a Baeza. Pasear por sus calles es como hojear las páginas de un libro antiguo que narra la evolución de esta ciudad a lo largo de los años.

BAEZA

ISTOCK

El invierno en Baeza trae consigo una tranquilidad que permite a los visitantes sumergirse en la vasta oferta cultural de la ciudad. La Catedral de Baeza, una joya del Renacimiento español, es un lugar que no debe pasarse por alto. Sus impresionantes fachadas y el magnífico retablo mayor son testimonios de la destreza artística de la época. Además, la Fuente de Santa María y la Plaza del Pópulo ofrecen una atmósfera encantadora, donde se puede disfrutar de un café caliente mientras se admira la arquitectura que rodea la plaza.

Paseos entre olivos

Baeza es también un oasis natural que resplandece en invierno. La extensa plantación de olivos que rodea la ciudad crea un paisaje pintoresco que invita a largos paseos contemplativos. Los olivos, algunos de los cuales tienen siglos de antigüedad, se alinean como guardianes silenciosos de la historia que han presenciado. Una visita al parque Periurbano de la Dehesa de Baeza ofrece la oportunidad de explorar la naturaleza en su estado más puro, con senderos serpenteantes que conducen a vistas panorámicas de los campos de olivos y las montañas circundantes.

BAEZA

ISTOCK

Gastronomía para calentar el alma

El invierno también es la temporada perfecta para deleitarse con la exquisita gastronomía local en sus bares y restaurantes. Estas son las recomendaciones de National Geographic

  • La Taberna el Pájaro: Tras los bellos pórticos se esconde la Taberna el Pájaro, un lugar donde las tapas se convierten en auténticos placeres culinarios. Desde el tentador lomo de orza hasta el exquisito lagarto ibérico, pasando por las alcachofas al estilo de la casa, cada bocado es una experiencia única.
  • Ajedrea: Justo al lado, la taberna gastronómica Ajedrea añade un toque moderno a la tradición culinaria. Con propuestas vanguardistas como el taco de mole con llata o el steak tartar con brioche y huevo de codorniz, el lugar se convierte en un rincón donde lo clásico y lo contemporáneo se entrelazan armoniosamente.
  • Mama Juana Ambiente Gastronómico Andaluz: Dirigido por dos apasionados jóvenes, este establecimiento presenta platos vanguardistas, desde su sorprendente versión de ochío de morcilla hasta donuts de carrillada con avíos o el magnum de paté de perdiz con almendra garrapiñada y mermelada de arándanos.
  • Restaurante Vandelvira: Una parada obligatoria para los amantes de la alta gastronomía más allá de los soportales. Su menú degustación y maridaje estelar se disfrutan aún más frente a la cocina en su acogedora barra. Junto a este restaurante, la Capilla de los Benavides y el Mercado de Abastos, destinado a convertirse en un mercado gastronómico, dan un toque extra de encanto a la experiencia
  • Ambientes más relajados: La Barbería ofrece carnes a la brasa, cerveza y un tapeo de primera. Otro rincón frecuentado es la Taberna el Arcediano, donde el espacio es pequeño pero los platos son abundantes, especialmente las sorpresas fuera de carta.

En conclusión, Baeza se presenta como un destino invernal que deslumbra con su historia, su riqueza cultural, su belleza natural y su gastronomía. Este pueblo andaluz, bañado por la luz del invierno, invita a los viajeros a descubrir sus secretos mejor guardados y a sumergirse en una experiencia única que combina pasado y presente en perfecta armonía.