Qué es la afasia, el trastorno de lenguaje que padece Bruce Willis

La afasia es un trastorno neurológico de la capacidad de comunicarnos. Puede afectar al habla, la escritura o la comprensión. Suele presentarse sobre todo tras un ictus, una lesión en la cabeza o en una demencia. Bruce Willis ha anunciado que dejaba el cine tras ser diagnosticado de este problema.

Actualizado a
Dr. Francisco Marin
Dr. Francisco Marín

Médico de Atención Primaria

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Qué es la afasia, el trastorno de lenguaje que padece Bruce Willis
CORDON PRESS

La afasia es una enfermedad neurológica que aparece de repente y afecta a nuestra capacidad de comunicarnos.

El actor Bruce Willis ha anunciado a través de su familia que se apartaba del mundo de la interpretación después de que le hayan diagnosticado un problema de afasia.

La afasia es un trastorno neurológico que aparece de repente. Afecta a nuestra capacidad de comunicarnos y no es propiamente una enfermedad, sino una señal indicativa de algún otro problema. Normalmente se produce después de un accidente cerebrovascular, como un ictus o un derrame cerebral.

También puede darse por otros motivos que hayan podido afectar al cerebro, como un golpe grave en la cabeza, un tumor o una infección. Si aparece sin una causa aparente, puede ser una primera señal de alguna enfermedad degenerativa, como una demencia o parkinson.

Cómo afecta la afasia

En el caso de Bruce Willis, la familia no ha especificado cuál es la patología inicial que ha provocado la afasia. Tampoco han dado muchos detalles sobre cómo se manifiesta en su caso.

Puede provocar confusión de unas palabras por otras, decir frases inacabadas o directamente sin sentido

La afasia afecta al modo de comunicarnos, pero puede hacerlo de muy diversas maneras, tanto al hablar y escuchar como en la comprensión lectora y al escribir. Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Decir palabras u oraciones sin sentido o incompletas. No suelen comprender que los demás no les entiendan.
  • Sustituir unas palabras por otras. Por ejemplo, señalar un teléfono y decir “pásame la lámpara”.

Hay diversos grados de afasia. Algunos pacientes pueden hablar con relativa corrección, otros se expresan cómo si no dominaran el idioma (“querer ir casa”) hasta la afasia global, que se hace incomprensible.

"Si la afasia se ha producido por una enfermedad neurodegenerativa, que en estos casos se denomina afasia progresiva, el paciente va a ir empeorando progresivamente a medida que avance su enfermedad", explican desde la Sociedad Española de Neurología.

Cuánto puede durar

Al ser una enfermedad relacionada con otro problema, la evolución también va a depender de esa patología de origen y su gravedad.

Es habitual que tras un ictus leve, el paciente sufra un episodio de afasia temporal, que puede resolverse en las horas siguientes, a medida que el paciente se va recuperando. También se han descrito afasias temporales en ataques de migraña.

El proceso de recuperación se hace mediante terapia del lenguaje, individual o en grupos, donde se ayuda a recuperar las palabras

En los casos en los que hay una pérdida progresiva de las neuronas ubicadas en la zona del lenguaje, debido a una enfermedad degenerativa, por ejemplo una demencia, la afasia también irá a peor. "En estos casos los síntomas comienzan gradualmente y el trastorno del lenguaje es el síntoma más destacado", explica la SEN.

Cuando una persona deja de utilizar algunas palabras, les puede resultar cada vez más difícil recuperarlas. Es lo que los neurólogos denominan “aprendizaje del no uso”.

Cómo se trata la afasia

"En función de las características y gravedad de la enfermedad subyacente, el paciente presentará una capacidad variable de recuperación", explica la SEN. Si el daño cerebral inicial es leve, el paciente puede recuperar su capacidad de comunicarse bien sin necesidad de tratamiento.

La mayoría de casos de afasia prolongada requieren de una terapia del habla y el lenguaje. Ayudar a la persona a recuperar el uso de ese vocabulario perdido. Es un proceso relativamente lento y en muchos casos no se acaba de lograr los niveles de comunicación previos.

  • Esta terapia es muy variada. "Van a necesitar logopedas, foniatras y otros expertos en lenguaje", apunta la SEN.
  • Puede hacerse en grupo o individual. Se trata de ejercicios que permitan recuperar las palabras y su significado real.
  • Puede ser con especialistas y también con la ayuda de programas de ordenador.

Hay medicamentos que facilitan el riego sanguíneo y que pueden ayudar a mejorar las conexiones de la red neuronal. No obstante, la mayoría de fármacos están en estudio. Igual ocurre con la estimulación cerebral con campos magnéticos. Son tratamientos aún en fase experimental.