Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Variante coronavirus Ómicrom
iStock by Getty Images

En toda la pandemia no habíamos tenido una alarma tan grande ante una variante del coronavirus como la que se ha producido con ómicron, la nueva variante detectada hace apenas un par de semanas en Sudáfrica.

Preocupación ante la nueva situación, sin duda. No es una buena noticia, pero tampoco el apocalipsis”. La frase es del doctor Antoni Trilla, jefe de epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona. Resume muy bien lo que vamos a contarte.

Por qué preocupa ómicron

Variantes del coronavirus han aparecido a centenares. Es un virus que está mutando continuamente.

La Organización Mundial de la Salud solo les da un nombre cuando son relevantes y hay riesgo de que provoquen un cambio en la pandemia.

  • En apenas dos días ya habían catalogado la nueva variante como “variante de preocupación” y la llamaba ómicron.

Otras variantes con igual catalogación, como la beta y gamma, se extendieron por algún país, pero no han tenido mayor afectación general. Algo que sí hizo la variante delta, que es hoy mayoritaria.

Las mutaciones y primeros datos apuntan que es una variante más contagiosa

Las prisas son porque las muchas mutaciones que se han detectado, que son siempre en la proteína S (spike o espícula) con la que infecta a la célula, hace prever que sea más transmisible.

Se detectó primero en la provincia sudafricana de Gauteng, donde se ha extendido rápido.

Puede haber más contagio y reinfección

La OMS ha explicado en su último informe qué se sabe con cierta seguridad:

  • Las mutaciones apuntan que contagia más. Y hay más riesgo de reinfección.

No significa que el contagio sea más grave. En Sudáfrica ha habido más ingresos porque también han aumentado los contagios.

  • La respuesta de las vacunas ante la nueva variante se desconoce. Puede haber perdido parte de eficacia.

Lo que ahora preocupa a la OMS es que “puede haber nuevas olas de covid con graves consecuencias, dependiendo de diversos factores, como en qué lugar sean estas olas”.

En países con bajos índices de vacunación, el riesgo es “muy alto”, apunta la OMS. En los países ricos y con la mayoría de población vacunada ese riesgo puede ser relativo.

En la provincia de Sudáfrica detectada primero solo hay un 25% de vacunados entre los jóvenes, que son los que más se han contagiado.

No se han visto casos graves

Ninguno de estos contagios ha sido grave. Al contrario, parece dar poco síntomas.

Lo que estamos viendo aquí en el epicentro son casos muy leves”, ha dicho a la BBC la doctora Angelique Coetzee, presidenta de la Asociación Médica de Sudáfrica.

Ómicron parece dar síntomas leves con poco dolor de garganta o tos

Fue la primera en alertar de la nueva variante, con síntomas extraños, que encajaban poco con la variante delta.

  • La primera tenía un poco de dolor de cabeza y describió molestia en la garganta, no dolor, ni tos”, ha explicado la doctora.

Le provocó extrañeza y pidió que se secuenciara el virus. Así dio la señal de alarma. Una señal que cree que ha provocado una reacción “precipitada de otros países.

Los otros pacientes que ha tratado han sido también "muy, muy leves".

¿Europa ha sobreactuado?

El hecho de que muchos países europeos hayan detectado ya la nueva variante pone en evidencia ese mayor riesgo de transmisión. ¿Era necesario cerrar fronteras y prohibir vuelos de África? Eso hoy aún no se sabe.

  • La OMS ha rechazado esta actitud drástica tan rápida que “ataca la solidaridad global”.

Lo cierto es que otras veces se esperó por no frenar el comercio y se tomó la decisión cuando ya era tarde. Como le ha pasado a España en varias olas.

Europa está creciendo en contagios justo antes de Navidad y las previsiones no son buenas a corto plazo. Se imponen nuevas restricciones y una variante aún más transmisible es un riesgo que los gobiernos no parecen querer correr.

Esta actitud de cierre de fronteras la ha tenido China durante toda la pandemia con buenos resultados. Israel ha sido el primer país que ha tomado una decisión tan radical y también ha cerrado a todo el mundo.

Qué dicen los epidemiólogos

Los epidemiólogos, como el propio doctor Trilla, creen que es aún pronto para saber cómo afectará ómicron realmente . Hay pocos casos.

Las farmacéuticas Pfizer, Moderna y AstraZeneca están ya probando sus vacunas con la nueva variante y, si baja la eficacia, esperan tenerlas adaptadas en poco tiempo.

Lo importante de ómicron es que nos recuerda que “no estaremos a salvo hasta que todos estemos a salvo”, como insisten los epidemiólogos. Hay que conseguir vacunar al resto de países o estaremos igual.

Las últimas mutaciones del virus lo han hecho más transmisible, pero menos sintomático. Se ha visto con la variante delta plus. No está claro que eso vaya a ser siempre así.