Por Pablo Cubí, periodista

confinamiento perimetral madrid covid octubre
GTRES

Las medidas de restricción de movimientos en la Comunidad de Madrid han popularizado un término: el confinamiento perimetral.

Se trata de una herramienta epidemiológica para controlar la epidemia cuando la expansión es generalizada pero hay diferencias importantes entre zonas.

Es justamente lo que se está viviendo en Madrid, que aglutina un tercio del total de contagios de toda España.

LAS FORMAS DE PARAR UNA PANDEMIA

Hay dos formas básicas de parar una pandemia:

  • A través de la localización de brotes y seguimiento de sus contactos para aislarlos.
  • Cuando el contagio es tan grande que no puedes aislar brotes, hay lo que se llama transmisión comunitaria. Llega el confinamiento: total, perimetral o domiciliario.

Recordemos lo que pasó en marzo. La velocidad de expansión del coronavirus era alta y generalizada por toda España.

Un grado de confinamiento es indispensable si hay transmisión comunitaria

No había manera de detectar cuántos casos había, porque no teníamos test suficientes. Luego vimos que solo detectábamos el 10%.

Tuvimos que aislarnos todos para hacer una especie de reset pandémico.

POR QUÉ YA NO HAY QUE CONFINAR A TODOS

El confinamiento total se da pocas veces. Ni siquiera el nuestro lo fue. “Nunca tuvimos un confinamiento total, se mantuvieron trabajos esenciales”, recuerda el doctor Fernando Simón, coordinador de alertas sanitarias.

Pero fue muy genérico y afectó a todas las comunidades por igual, porque no sabíamos dónde había más riesgo.

  • Algo así altera a toda la sociedad tanto a nivel económico, como psicológico y social. Se ha demostrado que ha sido así en todos los ámbitos.

Ahora hay otras herramientas de detección que, pese a que el número de contagios es alto, permite actuar de una manera más precisa.

LOS NUEVOS TIPOS DE CONFINAMIENTO

El confinamiento puede ser ahora más delimitado, algo más quirúrgico.

  • El confinamiento perimetral indica que se cierra un círculo, un perímetro, que puede ser un barrio, una localidad o una región.
  • El confinamiento domiciliario se da en casos de brotes aún bien delimitados, desde una sola familia a un edificio.

El confinamiento se enmascara con "restricciones" o "medidas"

La palabra confinamiento se enmascara a veces con términos como “restricción de movimientos” o “medidas perimetrales”, que suelen significar lo mismo.

QUÉ SE BUSCA CON ESTE TIPO DE CONFINAMIENTO

La idea básica es que no afectes más de lo que debas a zonas vecinas”, explica el doctor Simón.

Lo hemos visto ahora en buena parte de la Comunidad de Madrid. Pero ya antes, este verano, se habían hecho confinamientos perimetrales en la comarca del Segriá (Lleida), varias zonas de Aragón y barrios de Palma de Mallorca, por ejemplo.

  • En todos los casos se delimita en lo posible hasta dónde llegar.

En el caso de Madrid ha costado especialmente.

La oposición del gobierno autonómico tampoco ayuda. “Ha sido un acuerdo de mínimos”, recuerda el doctor. No han faltado especialistas que han criticado las medidas como laxas, escasas o insuficentes. El debate sigue abierto.

¿HAY DIFERENCIAS ENTRE COMUNIDADES?

Cuando los intereses políticos y económicos se enfrentan a los de salud es difícil llegar a un punto intermedio.

Por eso ante problemas parecidos aparecen criterios y grados diferentes de confinamiento.

La capacidad hospitalaria o de hacer test influye en el tipo de confinamiento

Las medidas de Madrid se consideran laxas pues no son restricciones totales. “Hay actividad normal”, recuerda el doctor. Se puede salir, ir a trabajar a hacer gestiones. Se pide sobre todo no viajar de modo innecesario.

  • Otras comunidades fueron más drásticas, como Cataluña o Aragón.

Las condiciones socio-demográficas han hecho que se cambien los criterios”, ha reconocido. En los otras zonas no había el movimiento ni densidad de población. ¿Eso es motivo para ser más estricto o menos en las medidas? Ahí está el debate.

Lo rápido habría sido un confinamiento general de toda la Comunidad de Madrid. Sin embargo, la densidad de población hubiera provocado afectaciones muy grandes aun siendo zonas pequeñas.

Hay más criterios a tener en cuenta: capacidad hospitalaria, capacidad de test y otros que influyen en la decisión final.

CONFIANZA EN EL CIVISMO DE LA POBLACIÓN

¿Sería necesario que hubiera controles más estrictos y mayor vigilancia policíal?

El doctorSimón apoya en esto lo que han hecho las autoridades autonómicas en todo momento. “Tengo plena confianza en la población”, ha dicho. La inmensa mayoría lo hacen bien.

  • La prensa tiende a destacar los casos minoritarios egoístas e insolidarios que no cumplen las recomendaciones. Pero Fernando Simón recuerda que “hay millones de personas que sí siguen las recomendaciones”.

No obstante, en España hay 47 millones de habitantes. Una minoría insolidaria “aún puede ser mucha gente y hacer daño”, admite.

Tags relacionados