Por Diana Llorens

El riesgo de propagación de la Covid es mayor con la reapertura total de gimnasios, restaurantes y hoteles
iStock by Getty Images

En esta segunda ola, el punto de mira vuelve a estar situado en sectores como la restauración o el ocio.

Las medidas que han adoptado las diferentes comunidades varían sustancialmente. Mientras que Madrid parece que está logrando reducir el número de casos a la vez que se mantienen abiertos los bares y restaurantes, otras comunidades (como Cataluña, Asturias o el País Vasco, entre otras) han optado por el cierre total de estos negocios.

  • Un estudio americano indica que es en la restauración, los gimnasios y los hoteles donde más contagios se producen. Sin embargo, apunta a que el cierre total de estos sectores no es necesario y que con la reducción de los aforos se puede controlar la pandemia.

Modelos de propagación del virus

En el estudio, llevado a cabo por investigadores de las Universidades de Stanford y Northwestern, se han empleado datos de geolocalización de los teléfonos móviles de 98 millones de personas.

Con ellos, se han desarrollado modelos que pueden predecir el riesgo de infección en diferentes sitios de 10 de las principales ciudades norteamericanas.

  • Los datos de movilidad de la población se recopilaron entre los meses de marzo a mayo. Los investigadores analizaron a dónde iban las personas, cuánto tiempo permanecían en esos lugares, cuántas personas estaban en el mismo sitio y de que barrios provenían.
  • Luego, estos datos se cruzaron con la información sobre el número de casos de Covid-19 en cada zona y cómo se estaba propagando el virus.

Los resultados de la investigación indican que en los hoteles, gimnasios y locales de restauración es donde hay más probabilidad de contagio.

De hecho, un 10% de los lugares examinados representa el 85% de las infecciones predichas por los modelos.

Por ejemplo, en una ciudad como Chicago, que tiene unos 2,7 millones de habitantes, el modelo prevé que si los restaurantes se reabrieran con una capacidad del 100% habría casi 600.000 nuevas infecciones en un mes, el triple de lo que ocurre si se abren completamente otro tipo de locales.

Nuestro modelo predice que una pequeña cantidad de lugares "superpropagadores" son responsables de la gran mayoría de las infecciones y que restringir la ocupación máxima en ellos es más efectivo que reducir uniformemente la movilidad”, indican los autores.

Si bien es cierto que desde el inicio de la pandemia los lugares donde es más probable que haya un gran número de personas sin mascarilla (como aquellos en los que se come o se practica deporte) están en el punto de mira, este estudio corrobora que estos son los sitios en los que las medidas deben ser más restrictivas.

Contar con modelos de este tipo ayudaría a mostrar con datos epidemiológicos el impacto que las restricciones y las medidas de prevención en determinados lugares tienen en la curva de contagios. También podrían ayudar a guiar las políticas de reapertura de los locales.

El cierre total no es necesario

De acuerdo con los investigadores, el cierre total de los locales no es necesario.

El uso de mascarillas, la distancia social y la reducción de la capacidad de los locales pueden mantener bajo control la pandemia.

En el modelo de Chicago, por ejemplo, se observó que limitar la capacidad de los locales al 20% disminuiría las nuevas infecciones en más del 80%, que sin embargo se seguirían produciendo en otros sitios. Como esta limitación solo tendría un impacto en la afluencia de las horas punta, los restaurantes perderían el 42% de los clientes en total (y no el 60% como se podría pensar).

Según los autores, la limitación de la capacidad es la mejor medida para bajar el número de contagios mientras se mantiene la actividad económica.

Sin embargo, alertan de que, si no se aplicara ningún tipo de medida de control y prevención de la propagación del virus, un tercio de la población podría infectarse por el virus de la Covid-19 en un mes, lo que tendría consecuencias terribles en la situación de los hospitales.

Diferencias según el nivel económico

Los modelos del estudio también predicen que existe una gran diferencia en la tasa de infecciones en función del nivel económico de la población.

En aquellas zonas con menos ingresos la probabilidad de infectarse es más alta, ya que es más probable que las personas de desplacen a sitios más concurridos.

Además, los grupos más desfavorecidos tienen menos probabilidades de reducir su movilidad (por ejemplo, el teletrabajo es menos frecuente).

Tags relacionados