Por Soledad López, periodista especializada en salud

El coronavirus no entraría por los ojos
iStock by Getty Images

El SARS-CoV-2 tiene una gran capacidad para sortear el sistema inmunitario y replicarse a sus anchas. De ahí su gran capacidad de contagio.

Viaja principalmente a través de los aerosoles que quedan suspendidos en el aire y que emite una persona contagiada. Por eso los espacios cerrados con poca ventilación son un gran foco de contagio porque, literalmente, se respira el virus.

Obviamente, el contagio también se produce a través de las gotas más grandes que expulsa un infectado al toser, estornudar o hablar y que pueden impactar en otra persona, o bien tocando una superficie infectada y llevándote luego las manos a la cara.

Estos datos están más que comprobados científicamente pero, ¿por dónde accede el virus al organismo? La boca y la nariz son las principales vías de entrada, sin embargo también se han considerado los ojos un punto de acceso. Es más, algunos estudios ha apuntado que la conjuntivitis podría ser un primer síntoma de la enfermedad.

Sin embargo, esta teoría parece desmontarse a raíz de un reciente estudio publicado en Cell Reports:

La córnea, escudo frente al coronavirus

Los investigadores decidieron comprobar cómo afectan tres virus a la córnea humana:

  • El virus del Zika.
  • El virus del herpes simple.
  • El coronavirus 2 que provoca el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (el SARS-CoV-2), es decir, el virus de la Covid-19.

Se inocularon dichos virus en córneas humanas y córneas de ratones y se comprobó que en ninguna de las córneas humanas se replicó el coronavirus, cosa que sí ocurrió con los otros virus.

"Nuestro datos sugieren que el nuevo coronavirus parece no entrar en el córnea", asegura Jonathan J. Miner, principal autor del estudio.

¿Qué protege a la córnea del virus?

La causa de que la córnea está protegida frente al SARS-CoV-2 podría estar en el interferón III, un inhibidor que se haya en el tejido corneal.

El interferón actuaría como un antiviral impidiendo la replicación del virus.

¿El ojo es totalmente resistente al virus?

A tenor de los resultados del estudio, parece ser que la córnea sería totalmente resistente a la infección de Covid-19.

"Nuestros hallazgos no prueban que todas las córneas sean resistentes, pero todas las que analizamos no replicaban la Covid-19. Es posible que un subconjunto de personas tenga córneas que permitan el crecimiento del virus, pero en ninguna de las que estudiamos se replicó el SARS-CoV-2", subraya Jonathan J. Miner.

Sin embargo, los científicos tienen que determinar todavía si otros tejidos como los conductos lagrimales y la membrana conjuntiva también son inmunes.

En cuanto a los síntomas oculares como la conjuntivitis que han presentado los pacientes con Covid-19, los autores del estudio aseguran que no está claro que la infección por SARS-CoV-2 en sí misma haya sido la causante de la conjuntivitis.

De todos modos, y a falta de más estudios, los investigadores no quieren aventurarse a decir que no es necesario proteger los ojos para frenar la Covid-19.

En este punto, como en otros tantos sobre esta enfermedad, hacen falta más estudios.

Tags relacionados