Meritxell Batlle Cardona

Mujer corriendo por Barcelona
Foto: iStock

Hace semanas que salimos a correr. Tenemos 1 hora para alejarnos de ordenadores, rutinas y estrés y, a veces, cuesta hacerlo en una ciudad donde el asfalto ahoga, pero... ¡tenemos buenas noticias! En Barcelona también hay espacios verdes y a partir del 1 de junio unifica su región sanitaria permitiendo que sus ciudadanos se acerquen a las comarcas del Maresme, el Vallès Occidental, el Vallès Oriental y el Baix Llobregat.

También podrás hacer deporte por algunas de estas rutas que parten de la ciudad condal y se extienden por su área metropolitana.

Carretera de les Aigües (Collserola)

La joya de la corona de los runners de la ciudad condal es Collserola y su Carretera de les Aigües, que va del Pla de les Maduixeres hasta el Mirador dels Xiprers.

Son 9 kilómetros donde los deportistas pueden dejarse llevar sin semáforos, asfalto ni coches de por medio. No es de extrañar que durante la desescalada esté siendo uno de los enclaves más concurridos, ya que cuenta con terreno llano, unas impresionantes vistas con el mediterráneo de fondo y permite flexibilidad.

Aquí uno puede acortar la ruta según sus necesidades y adaptarla a las normas establecidas por el Gobierno en cada fase.

Montaña de Montjuïc

En la Barcelona más cosmopolita también se encuentran pequeñas joyas para practicar deporte.

Alejada del bullicio pero muy bien conectado con el resto de la ciudad, en Montjuïc uno puede optar por correr los 2 kilómetros que van desde las famosas fuentes hasta el Palau Sant Jordi o perderse por los numerosos jardines que lo conforman como los del Teatre Grec, en la actualidad abierto como zona de paso.

Parque güell y del guinardó

Conocido por los Búnkers del Carmel, el Parque de Guinardó es una bocanada de aire fresco a la ciudad que cuenta con varios caminos sin asfaltar.

Es de menor tamaño que las anteriores, pero sus subidas y bajadas lo hacen un gimnasio al aire libre ideal para los que quieran retarse en poco tiempo. Además, se encuentra a kilómetro y medio del Parc Güell y sus alrededores, otro espacio verde que los vecinos más deportistas se han hecho suyo.

Los más deportistas, pueden salir desde el barrio de Gràcia y hacer una ruta circular de 10 kilómetros que recorre ambos parques y que, a parte de mucha dopamina, uno también obtendrá vistas increíbles para despejar todavía más la mente.

Paseo marítimo

No solo el verde se apodera de las mejores rutas runners de Barcelona, también lo hace el azul del mar.

En su litoral, uno puede conocer la Barcelona olímpica en un recorrido que va desde la Barceloneta hasta el Fórum y que, si se hace en horas de poca concurrencia, incluso se puede correr por la orilla.

Otra opción es empezar en la Playa de Bogatell o de la Nova Icária, subir por calle Marina, girar por Gran Vía de les Corts Catalanes y llegar hasta Montjuïc, una ruta de poco más de 7 kilómetros que lo tiene todo: mar y montaña.

Rutas urbanas

Correr por dentro de la ciudad es una buena opción para esos días en los que no se tiene mucho tiempo. Pero esto no significa estrictamente tener que pisar asfalto.

Espacios como el Parc de la Ciutadella ofrecen caminos de tierra entre árboles y lagos perfecto para hacer series de pocos kilómetros. Opciones similares las ofrecen el Parque de Can Dragó de Nou Barris y el de Cervantes de Les Corts, al que se puede acceder por la Avinguda Diagonal.

Sus más de 10 kilómetros también permiten acercarse hasta el barrio de Poblenou y bajar hasta el Parc del Fórum. Eso sí, mejor hacerlo pronto por la mañana o por la noche para evitar los momentos de más contaminación.

Parque Fluvial del Besós

Saliendo del término municipal de Barcelona pero sin alejarse demasiado, el río Besós ofrece un ancho paseo para correr sin límites.

Sus últimos 9 kilómetros conforman el parque fluvial del Besós, que va desde la confluencia con el Ripoll en Montcada i Reixach hasta su desembocadura.

Cuenta con un terreno llano de asfalto, tierra y césped y el recorrido está señalizado con distancias para controlar el entreno. Los 4,5 kilómetros que van desde Santa Coloma de Gramanet hasta el mar son perfectos para hacer rutas de no más de 1 hora.

Parque de la Sierra de la Marina

Sin alejarse del Besós pero en otra dirección, se puede llegar al Parque de la Sierra de la Marina con rutas que llegan hasta varias ermitas y monasterios.

Separando las comarcas de el Maresme y el Vallès Occidental esta montaña ofrece paisajes y rutas similares a las de Collserola, pero mucho menos concurridas. Su ubicación y dimensiones permiten que uno pueda acceder a ella por varios municipios y emprender rutas de no más de 5 kilómetros como las que van de Badalona hasta el Torrente de L’Amigó y el Valle de Pomar o de colina de Montaca y Reixach a Les Maleses.

Río Llobregat

Otro enclave similar al del Besós se encuentra en el Baix Llobregat.

Su río homónimo a su paso por la comarca recorre unos 30 kilómetros que van desde el Puente del Diablo en Martorell hasta la playa del Prat de Llobregat.

¿Tienes 1 hora para correr? Empieza por Cornellá y baja dirección al Parque lúdico fluvial en una ruta de no más de 9 kilómetros que se adapta a todo tipo de entrenos, pudiendo reducir las distancias y hacer series cortas con total libertad.

Tags relacionados