Sanidad planea prohibir fumar en el coche, las terrazas y las playas

El nuevo Plan Integral contra el Tabaquismo que ha elaborado el gobierno y se aplicará en los próximos cuatro años incluye medidas como prohibir fumar en el coche, las playas o las terrazas e implantar el empaquetado genérico de las cajetillas de tabaco.

Actualizado a
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Sanidad planea prohibir fumar en el coche, las terrazas y las playas
iStock by Getty Images

La lucha contra el tabaquismo requiere medidas firmes. Y esa es la esencia del ambicioso plan que pretende hacer realidad el Ministerio Sanidad en los próximos cuatro años.

El proyecto tienen por objetivo, entre otras cosas, prohibir fumar en el coche, en las playas y en las terrazas de bares o restaurantes; así como equiparar por ley los cigarrillos electrónicos con el tabaco convencional.

Hace 10 años que no se hacen modificaciones de peso en las leyes antitabaco. Con este plan, que se inspira en los estándares que marca la Unión Europea y la Organización Mundial de la Salud, se pretende conseguir, poco a poco, una "generación libre de tabaco".

Una ley ambiciosa

La pandemia ha dado un vuelco a nuestras vidas y también ha ido retrasando la puesta en marcha de un plan que era un compromiso de la administración socialista.

Conscientes de este retraso, el gobierno ha pisado el acelerador y ya tiene listo el borrador de su "Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo 2021-2025" al que ha tenido acceso la agencia de noticias Efe.

Un borrador que ha sido enviado a las comunidades autónomas, así como a sociedades científicas y médicas, para que antes del 15 de diciembre presenten sus valoraciones.

En total son 119 páginas que recogen las 5 metas y 21 objetivos que se pretenden lograr en los próximos cuatro años.

Espacios exteriores libres de humo

Uno de los objetivos del plan es que "antes del año 2023" aumenten los espacios libres de humo, sobre todo los exteriores. Y esto afecta también a los cigarrillos electrónicos y productos de tabaco calentado.

  • Por espacios exteriores se entienden las terrazas de bares y restaurantes y las proximidades de los edificios públicos.

Pero el tema no acaba en las terrazas, estos espacios sin humo y "sin aerosoles de cigarrillos electrónicos" incluyen también "ciertos espacios del ámbito privado" como serían los "vehículos particulares".

  • Así pues, tampoco se podrá fumar dentro del coche, una medida que muchos profesionales de la salud llevan tiempo exigiendo.

Lamentablemente, la imagen de una persona, o varias, fumando dentro de un coche con niños sigue viéndose hoy en día.

Límites a los cigarrillos electrónicos

Como decíamos, el nuevo plan contra el tabaquismo va más allá de los cigarrillos con nicotina y persigue también los cigarrillos electrónicos o los productos de tabaco calentado.

Su consumo ha aumentado entre los más jóvenes y existe la falsa creencia de que no son tan nocivos como el tabaco convencional, cuando en realidad sí lo son.

  • Según un informe de la World Heart Federation, los cigarrillos electrónicos aumentan el ritmo cardiaco, la presión arterial, los latidos irregulares, los problemas vasculares, el riesgo de coágulos sanguíneos y casi duplican el de sufrir un infarto.

En este sentido, el proyecto pretende "equiparar por ley la publicidad, promoción y patrocinio" de estos nuevos productos con el tabaco de siempre.

También persigue una mejor regulación de la venta y consumo de productos de tabaco, con o sin nicotina.

Asimismo, se quiere acabar con la publicidad encubierta y las promociones en redes sociales y plataformas de estos productos.

Empaquetado genérico

Sanidad pretende también implantar el empaquetado genérico de las cajetillas de tabaco como ya han hecho Francia o Australia.

  • Ya no se podrá ver la marca en la cajetilla, ni presumir de ella.
  • También se quieren prohibir los aditivos que dan aroma al tabaco y a productos relacionados.

Asimismo, el plan del ministerio que dirige Carolina Darias quiere aumentar los impuestos de los nuevos productos de tabaco para igualarlos con los del tabaco convencional.

Eso incluye gravar los cigarrillos electrónicos con impuestos especiales.

Y es que el objetivo de este plan es alcanzar la meta de la OMS de reducir un 30% el consumo de tabaco para el año 2025, lo que implica medidas como aumentar la fiscalidad de los nuevos productos de tabaco.

No se podrá fumar en las playas

A diferencia de los planes anteriores antitabaco, este nuevo borrador incluye abiertamente dos cuestiones:

  • Buscar "alternativas al cultivo del tabaco". España es el tercer productor europeo de hoja de tabaco, una industria que genera más de 40.000 empleos, 2.800 millones de euros al año y recauda fiscalmente 9.000 millones. El cultivo de tabaco se realiza sobre todo en Extremadura.
  • Limitar el impacto medioambiental de los residuos del tabaco (las colillas). Y aquí es donde se incluye la prohibición de fumar en las playas para evitar el impacto negativo de las colillas en el ecosistema marino.