burnout trabajo

Actualizado a

burnout trabajo

Poco a poco la sociedad va asumiendo la importancia y gravedad de las enfermedades mentales. Y el “burnout” era un buen ejemplo de incomprensión.

La Organización Mundial de la Salud había admitido este trastorno pero sin especificar motivos. La novedad ahora es que en el próximo listado el "burnout" ya figurará claramente como una enfermedad laboral.

¿QUÉ ES EL “BURNOUT”?

El síndrome del trabajador quemado o “burnout” (quemado, en inglés) se produce cuando un profesional se ve superado por el estrés o las circunstancias de su trabajo.

Es una de las posibles situaciones en las que una persona no es capaz de gestionar sus emociones”, señala el psicólogo Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y la Depresión. “La principal señal de aviso es un estrés crónico”.

La principal causa del "burnout" es el estrés crónico del trabajador

El ámbito profesional en el que históricamente más se ha registrado este síndrome son el de los cuidadores, personas que atienden a otros, sobre todo enfermeros y también entre el colectivo de profesores.

  • Aunque hoy se pueden ver casos en todo tipo de trabajos. Incluso entre los estudiantes, cuya tarea es aprender, puede darse casos en que les supere la tarea encomendada y sufran este trastorno.

La lista de la OMS donde el síndrome del trabajador quemado sea reconocido plenamente no aparecerá oficialmente hasta de aquí a dos años, pero la puerta ya está abierta.

¿CUÁLES SON sus SÍNTOMAS?

Los expertos establecen tres aspectos principales de ese estrés crónico en los que se constata que el paciente efectivamente sufre “burnout”:

Relacionado con este artículo

  • La persona siente de manera constante un gran cansancio. “No solo físico sino también emocional”, apunta el profesor Cano.
  • Falta de realización personal. Antes le gustaba ir a su trabajo, era su vocación, y ahora a estos pacientes les resulta cada vez más difícil acudir al puesto de trabajo. Solo piensan en jubilarse.
  • Despersonalización de los otros. En el caso de los cuidadores, su objeto de trabajo, que son las personas que están a su cargo, se cosifican y se convierten en la fuente de su problema. Se les hace responsables del estado de estrés en el que viven.

no se recibe buen tratamiento

La visibilización de este problema se ha hecho poco a poco. Sin embargo, dista mucho de ser aún algo reconocido socialmente de una forma global.

Hemos constatado que, sobre todo en atención primaria, hasta un 50% de casos no son bien diagnosticados o se les trata de manera poco eficaz”, lamenta el profesor Cano.

La mitad de los casos que acuden a atención primaria no se les trata de manera eficaz

A estos pacientes tanto se les quita importancia como se les trata con fármacos, un método que en realidad no resuelve el fondo del problema.

  • La vía principal de solución es enseñar al paciente a gestionar sus emociones”, añade Cano. De esta manera, la eficacia del tratamiento se multiplica por tres o cuatro. Por esta razón la terapia psicológica sería el pilar de un buen tratamiento.

¿QUÉ SUPONE estar EN LA lista de la OMS?

Será un trastorno derivado del estrés y por fin habrá unos criterios diagnósticos, que permitirá saber quién cumple las condiciones para considerarse enfermo de burnout y quien no”, dice el profesor Cano.

  • Esto permitirá hacer una análisis más completo del porcentaje real de población que se ve afectado por este síndrome. Y se comprobará si los tratamientos son eficaces.

Relacionado con este artículo

  • Tendrá repercusiones a nivel judicial. Hoy en día, a nivel laboral, cuando se sufre este síndrome, resulta muy difícil que una empresa llegue a reconocerlo. Ahora habrá criterios objetivos para determinar si el estrés laboral ha tenido relación con su enfermedad y justificará mejor una baja laboral.
  • Supone un hito. Nuestra sociedad empieza a hacer visible el daño que las emociones pueden hacer cuando no se manejan correctamente y se alcanzan unos niveles muy altos de estrés.

EL ESTRÉS, ASIGNATURA PENDIENTE

Són muchas las personas que han sufrido los estragos del estrés en su propia piel, pero con este reconocimiento la sociedad empezará a ser cada vez más consciente de que el estrés puede ser algo muy dañino.

  • Hasta ahora los problemas derivados del estrés no acaban de afrontarse en todas sus variantes, cuando ya se ha comprobado que pueden ser uno de los factores clave en numerosas enfermedades. Un ataque al corazón, por ejemplo, más allá de la obstrucción de la arteria, puede estar muy relacionado con el estrés y más concretamente con el estrés laboral.

Un infarto podría tener su causa en el estrés mantenido de un "burnout"

Muchas personas sufren sobrecargas que les llevan a trastornos de ansiedad y de depresión que pueden estar relacionadas con el estrés.

MUCHOS CASOS POR DIAGNOSTICAR

Por tanto, el principal problema del estrés es el desconocimiento de sus repercusiones.

Todos tenemos estrés todos los días, en unos niveles manejables -explica Cano-. Pero algunas personas, que suponen aproximadamente el 50% considera que su estrés es demasiado frecuente e intenso”.

De ese 50% tampoco todo el mundo va a desarrollar patologías, es decir, tampoco se puede afirmar que es la mitad de la población la que sufre “burnout”.

Cerca de un 5% de trabajadores puede sufrir un grado de estrés que necesite tratamiento

  • Un 5% sí va a desarrollar trastornos físicos relacionados con ese estrés, que puede ser burnout. Y puede desarrollar también trastornos emocionales (ansiedad y depresión).

De todo ello se desprende, a la vez, la importancia de tratar las emociones. Hay que entender que hay dolencias emocionales que se deben tratar y que se pueden resolver, que hay tratamientos efectivos para ello y que hay que afrontarlas cómo enfermedad, tal como lo haríamos con cualquier otro dolor físico de nuestro cuerpo.

Tags relacionados

Por Pablo Cubí