Telemedicina: las ventajas de ir al médico de forma virtual

La pandemia del Coronavirus ha ayudado a acelerar la transformación digital en sanidad. La telemedicina ha cambiado la manera en la que utilizamos los servicios de salud: ayudan a mejorar la atención médica y la calidad de vida de los pacientes, ya que aceleran los diagnósticos y permiten aliviar la carga asistencial.

Actualizado a
Nuria Blasco

Periodista

Telemedicina: qué tiene de bueno y de malo ir al médico de forma virtual
iStock by Getty Images

En los últimos años, sobre todo debido a la pandemia mundial del Coronavirus, hemos visto una marcada aceleración en el desarrollo de nuevas tendencias en el ámbito sanitario, experimentando una transformación digital llamada telemedicina, que ha cambiado la manera en la que utilizamos los servicios de salud.

Sin embargo, según el último estudio de la compañía de servicios de salud Cigna '360 Wellbeing Survey’, un 44% de la población española se mantiene escéptica y prefiere continuar utilizando la vía tradicional.

Algunos de los motivos por los que esto suele suceder es por el desconocimiento, los prejuicios y los falsos mitos que rodean a la telemedicina.

Qué ventajas tiene la telemedicina

Los avances tecnológicos han permitido desarrollar plataformas especializadas en telemedicina como aplicaciones móviles con las que poder tener un mayor acceso a los profesionales de la salud y a nuestro historial médico, proporcionando un mayor control de nuestra salud.

Vía Internet, podemos acceder a:

  • Reservas de citas con los médicos,
  • Contacto por vía telefónica o por videollamada en cualquier momento con profesionales sanitarios.
  • Acceso a las pruebas e informes realizados.

cada vez más telemedicina en nuestra sanidad

Este estudio ha revelado que el uso de estos servicios aumentó en un 22% durante la pandemia.

“Es importante que la gente comprenda que la medicina digital no ha venido para reemplazar a los médicos, sino que, al contrario, se ha creado para ayudarles ”, explica Elena Luengo, Clinical & Medical Innovation Manager de Cigna España.

“ Debemos empezar a concebirla como una ‘amiga’ de la medicina tradicional, ya que ambas disciplinas son complementarias y juntas pueden ofrecer todavía mejores resultados que por sí solas, especialmente en el ámbito de la prevención y seguimiento del cuidado de la salud”, asegura.

así debe ser una buena consulta de telemedicina

Para ayudar a aclarar cómo funciona la telemedicina, los expertos de Cigna nos dan algunas aclaraciones sobre estas nuevas tendencias digitales:

La calidad de la consulta online

La inteligencia artificial es una de las herramientas que utilizan las compañías dedicadas a la telemedicina para poder ofrecer un servicio de calidad óptimo.

Por ejemplo, para agilizar el proceso, en muchos casos se realiza al paciente un test previo para saber cuáles son sus síntomas y así poder dirigirle de manera automática al profesional que mejor le pueda ayudar.

De esta manera, el médico cuando se cite con su paciente ya sabrá cuáles son los motivos de la consulta y podrá utilizarlos para profundizar en todos aquellos detalles que necesite saber para poder terminar de realizar su diagnóstico de una manera más ágil y eficaz.

Consultas online personalizadas

Algunas personas clasifican las consultas online como impersonales y distantes. Sin embargo, mientras una consulta presencial se produce con menor asiduidad, una consulta online se puede tener con mayor frecuencia.

Esto permite al paciente hablar más asiduamente con su médico, generar una mayor confianza con él y, los que es más importante, tener un mayor control de su patología.

La telemedicina complementa a la perfección el sistema presencial de salud. Ciertos procesos, como el seguimiento de enfermedades crónicas o la prescripción de medicamentos, se han visto agilizados gracias al uso de la consulta online”, explica Elena Luengo.

Un médico online puede hacer diagnósticos

Hoy en día, con el objetivo de ofrecer la mejor atención a los pacientes, los profesionales en telemedicina cuentan con cámaras digitales que permiten poder realizar diagnósticos a distancia.

Por ejemplo, en casos de consultas dermatológicas, los especialistas pueden ver en directo las lesiones en la piel del paciente (de la misma manera que en la consulta) para obtener el diagnóstico, sin que este tenga que desplazarse al centro médico.

También están en auge las terapias psicológicas online.

Las videollamadas son seguras

La privacidad ha ganado un peso relevante y se ha convertido en el centro de todas las relaciones que se establecen con las entidades tanto públicas como privadas.

Las plataformas especializadas en medicina digital se adhieren a la normativa HIPAA y al Reglamento General de Protección de Datos, que se encarga de cifrar de extremo a extremo toda la información del paciente, tanto las llamadas que se realicen como todos sus datos personales bajo un sistema de seguridad avalado a nivel internacional.

Los médicos que atienden son reales

Para llevar a cabo una consulta telemática de calidad y fiable es necesario acudir a las plataformas especializadas que se han creado para ello.

La mayoría cuentan con un acceso fácil, seguro y confidencial a un equipo de profesionales de la salud, licenciados y acreditados, todos los días de la semana.

Además, ofrece información más detallada acerca de ellos, su experiencia y su especialidad.

Control exhaustivo sobre los pacientes

Otro de los grandes beneficios que tiene la tecnología aplicada en materia de sanidad y que facilita el trabajo a los profesionales, es la centralización de los datos de sus pacientes: historiales médicos, exámenes, recetas y citas, entre otros.

Esta tecnología hace que los médicos puedan tener a su alcance todos los históricos de sus pacientes, permitiéndoles ser más eficaces y llevar un seguimiento más controlado.

Los cambios en la sanidad actual

Cada vez son más las especialidades médicas que se suman al uso de la telemedicina como complemento a las consultas tradicionales en centros de salud y hospitales.

Especialmente, tras la reciente pandemia, se ha demostrado que las nuevas tecnologías en materia de salud digital ayudan a mejorar la atención médica y la calidad de vida de los pacientes, ya que aceleran los diagnósticos y permiten aliviar la carga asistencial en aquellas patologías con un manejo sencillo.