La tercera dosis multiplica por diez los anticuerpos frente a ómicron

La tercera dosis de la vacuna contra la covid aumenta más de diez veces el número de anticuerpos neutralizantes frente a la variante ómicron. Así lo refleja el primer estudio sobre la dosis de refuerzo en España con personas mayores de 65 años.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

La tercera dosis multiplica por diez los anticuerpos frente a ómicron
iStock by Getty Images

Diversos estudios en todo el mundo han remarcado que la tercera dosis de la vacuna está dando buenos resultados para evitar complicaciones de la covid frente a la variante ómicron.

En España un nuevo trabajo del Instituto de Salud Carlos III ha confirmado y cuantificado estos datos. La investigación ha apuntado que:

  • La tercera dosis de la vacuna permite que las personas tengan un incremento de más de diez veces los anticuerpos neutralizantes contra la variante ómicron.

Este incremento es aún mayor contra la variante delta, que sigue circulando aunque en mucha menor proporción.

  • En las personas que además han pasado la covid también mejora la inmunidad celular, la de los linfocitos T, que neutralizan las células infectadas.

Estudio en mayores de 65 años

El estudio también constata que en conjunto hay un aumento global de hasta veinte veces el total de anticuerpos que pueden bloquear alguna de las variantes del coronavirus.

Concluye que a nivel general la tercera dosis “sitúa a las personas dentro de una zona de seguridad inmunológica”, ha destacado el doctor Cristobal Belda, director del Instituto Carlos III.

El estudio concluye que la respuesta inmunológica a la tercera dosis es adecuada

En esta investigación se han analizado los datos de 1.200 personas mayores de 65 años, el grupo que estaba recibiendo la dosis de refuerzo en el momento del estudio.

El objetivo buscaba inicialmente conocer detalles de la duración de la inmunidad que proporcionan las vacunas. Se adaptó a la vista del avance de ómicron y el aumento de contagios para ver si la respuesta de la tercera dosis era adecuada.

"Hemos visto que la tercera dosis es eficaz a la hora de levantar el número de anticuerpos y, además, esos anticuerpos tienen funcionalidad frente a la variante ómicron", ha señalado el doctor Belda.

Preocupa el freno de la vacunación

Ante estos datos, la posición del Ministerio de Sanidad es que hay que incentivar la vacunación de refuerzo en el resto de población adulta.

Sabemos de la importancia de las dosis de recuerdo. Transcurrido un tiempo, la vacuna pierde su efectividad. Las vacunas salvan vidas”, ha insistido la ministra Carolina Darias.

  • La cifra de mayores de 60 años con la tercera dosis es muy alta. No así la franja de población entre 40 y 50 años.
  • Además hay un grupo de unos 3 millones de personas que se niegan reiteradamente a ponerse la vacuna.

Las noticias de que la transmisión de ómicron no se frena con las vacunas o que provoca una covid más leve juegan en contra de la estrategia de vacunación.

¿Vamos hacia la cuarta dosis?

Lo cierto es que estamos en un momento de incertidumbre donde se están planteando la eliminación de restricciones.

A favor juega el hecho de que, pese al gran nivel de infectados, los casos graves no han experimentado un aumento exponencial. Y cada vez hay más población inmunizada por contagio.

Los asesores médicos del Gobierno israelí piden la cuarta dosis para toda la población adulta

En contra están las llamadas a la prudencia de algunos inmunólogos, que alertan del riesgo de que con un nivel tan alto de contagios, es posible la aparición de una nueva variante que modifique la situación una vez más.

Y la política de Israel, que suele ser un adelanto de lo que luego harán el resto de países occidentales. Los asesores del Ministerio de Sanidad israelí han recomendado administrar una cuarta dosis a todos los adultos a los cinco meses de la tercera.

Pese a que sus estudios confirmaban que ni la cuarta dosis frena los contagios, este grupo de expertos de Israel cree necesaria la medida.

Varios inmunólogos consideran que no es bueno ni conveniente continuar las vacunaciones con el mismo inmunógeno. Corremos el riesgo de que el sistema inmune no responda adecuadamente.

La OMS ya estudia la pospandemia

La Organización Mundial de la Salud, que suele medir bien sus palabras, ya ha dado signos de que podemos estar cerca del final, al menos en Europa.

Así lo dejó entrever el doctor Hans Kluge, director de la región euroasiática. Calificó de “esperanza posible” el fin de la fase de emergencia europea y un retorno a la normalidad en las próximas semanas.

Dado que hasta un 60% de la población de esta zona puede haberse contagiado para el final del invierno, hay signos de una estabilizaciónde contagios en los siguientes meses. Al menos hasta el próximo otoño.

La OMS dará en febrero un plan de transición hacia un control sostenido de la enfermedad, similar a los que hay contra la gripe.