Qué tipo de tumor cerebral sufre Oliver, el niño operado con éxito en Barcelona

Oliver, un niño malagueño de dos años, ha sido repatriado desde México y operado con éxito en Barcelona de un tumor cerebral. Le han extraído la casi totalidad del tumor y le dan el alta, pero no está fuera de peligro. ¿Por qué? Vamos a aclarar qué le pasa exactamente.

Actualizado a
Dra. Susan Judas
Dra. Susan Judas

Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Operación tumor cerebral niño Oliver en Sant Joan de Déu
Instagram alejandro_underwater (padre Oliver)

Oliver en el hospital, en una foto que ha subido su padre Alejandro Romero en su perfil de Instagram.

A Oliver, un niño malagueño de dos años aparentemente muy sano, de repente, a mediados de octubre, le empezó a costar andar y comer. Por el trabajo de su padre en ese momento residían en México. En el hospital, mientras le hacían pruebas empeoró rápidamente.

Le detectaron un tumor cerebral. “Por ahora la conclusión es: tumoración de la fosa posterior. Ependimoma e hidrocefalia”, escribía el padre en una llamada de auxilio desesperada.

Detrás de esos términos tan complicados hay uno de los tumores más extendidos en niños. Oliver viajó a Barcelona y los médicos del Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona han logrado extirparle el 98% del tumor. Pero la lucha no ha acabado. Ahora le harán una quimioterapia experimental en Madrid.

Qué es el ependimoma, el tipo de tumor cerebral de Oliver

La fosa posterior a la que hace referencia el padre de Oliver es la zona situada en la base del cráneo. Allí está el cerebelo y el inicio de la médula espinal que baja por el cuello. Más de la mitad de los tumores cerebrales que sufren los niños se originan en esta zona.

El cáncer del pequeño Oliver es un ependimoma, que afecta a uno de cada diez niños con tumor cerebral

El ependimoma es un tipo de tumor que se pueden formar, tanto en el cerebro como en la médula espinal. Como bien sabes, los tumores son un aumento descontrolado de las células en una zona determinada de nuestro cuerpo. El ependimoma se genera en las células ependimarias, unas células específicas que intervienen en la creación del tejido nervioso.

El ependimoma no es un tumor exclusivo de los niños. Puede aparecer a cualquier edad. Aunque es especialmente frecuente en niños. Supone entre el 10% y el 12% de los tumores cerebrales infantiles.

Los síntomas que provoca, además de un fuerte dolor de cabeza, pueden ser vómitos, convulsiones y pérdida de visión, según la afectación.

En qué consiste la hidrocefalia

La hidrocefalia es la acumulación anormal de líquido en el cerebro, "aparentemente debido al tumor”, según apuntaba el padre de Oliver. Es un problema añadido, puesto que esta acumulación puede presionar al cerebro, dañar los tejidos y la función cerebral.

Nuestro cerebro está rodeado de un líquido, el líquido cefalorraquídeo, cuya función es hacer de airbag, proteger nuestro cerebro de los golpes. Este líquido está en cuatro cavidades interconectadas (los ventrículos cerebrales) en unas cantidades estables. Si aumenta, surge el problema.

Antes de operar un tumor cerebral hay que retirar la acumulación anormal de líquido, que puede afectar gravemente al niño

Este acumulación, sin ser un afectación exclusiva infantil, es la principal causa de cirugía cerebral en niños. Aunque en el caso de Oliver se veía una posible relación con el tumor, en la mayoría de casos de hidrocefalia no se sabe la causa exacta.

La solución es la cirugía: se inserta un catéter (un tubo largo) y se drena el líquido. La presión le impedía ya comer, hablar ni casi moverse. La pirmera de las operaciones que le realizarona a Oliver en Barcelona nada más llegar fue precisamente esta. La intervención, en la que se le colocó una válvula de derivación ventricular peritoneal, concluyó con éxito.

Cuál es el tratamiento del tumor cerebral

Las operaciones de tumores cerebrales son extremadamente delicadas. Cualquier mínimo error puede ser fatal o dejar secuelas neurológicas de por vida. Requiere unos profesionales muy especializados y medios adecuados. También va a depender de la zona cerebral afectada. En todo caso, el hospital público de México donde estaban no los podía ofrecer.

Cada año se diagnostican más de mil casos de tumores infantiles en España

En este sentido, es una tranquilidad saber que tenemos un centro como el hospital Sant Joan de Déu, de Barcelona, que es un referente en pediatría, y al que se derivan casos complicados de toda España. Es privado, aunque mantiene acuerdos con la sanidad pública.

El tratamiento de Oliver:

  • En una primera intervención se le implantó “una válvula de derivación” para seguir tratándole la hidrocefalia y controlar la presión craneal. El líquido se deriva a otra parte del cuerpo para que se reabsorba, en este caso ha sido el peritoneo, en la zona del abdomen.
  • Se le administró corticoides, rehidratación y nutrición intravenosa para reducir “la extrema fragilidad” en la que se encontraba en el momento del ingreso.
  • En una segunda operación se logró extirpar el 98% del tumor, tan grande como una mandarina, según palabras de los médicos.
  • El pequeño recibe el alta el 15 o 16 de noviembre. Seguirá el tratamiento oncológico en Madrid. Tendrá que continuar con quimioterapia. No es lo habitual, pero ha entrado en un ensayo clínico experimental.
  • Seguramente después también se le dará radioterapia, que es el tratamiento clásico en estos casos.

Cuál es el pronóstico de Oliver

Los médicos de México explicaron que el caso es muy grave y de hecho le dieron pocas semanas de vida si no se le intervenía con urgencia. En el caso de los médicos de Barcelona, confirmaron en su diagnóstico que se trata de un tumor que es que es “muy agresivo y afecta al tronco cerebral, según un comunicado de Sant Joan de Déu.

Pero hasta la fecha todo ha ido bien. Los especialistas de este hospital lograron, tras una complicada intervención de 10 horas en la que participaron 15 profesionales extraerle el 98% del tumor, que resultó tener el tamaño de una mandarina.

Este caso sin duda ha sido muy mediático por la situación en la que se encontraba la familia y por la ayuda generosa de un empresario anónimo que permitió el traslado. Hay muchos otros niños pasando por situaciones así. Cada año en España más de mil niños menores de 14 años se diagnostican con un tumor.

No obstante, el tumor cerebral no es el más común, sino el de sangre, las leucemias. Uno de cada cuatro tumores infantiles es de este tipo. Los del sistema nervioso, como el de Oliver, son uno de cada cinco.

La esperanza de vida en España tras el diagnóstico de un tumor infantil son del 80%. Es una media. Cada caso es particular y depende de diversos factores.