Por Pablo Cubí, periodista

La vacuna del coronavirus abre la vía para tratar otras enfermedades
iStock by Getty Images

La farmacéutica norteamericana Pfizer y la alemana BioNTech han sido las primeras en presentar una vacuna contra el coronavirus y con un alto grado de eficacia.

Durante los ensayos clínicos, aún por contrastar, no ha mostrado problemas. Esto ha hecho que se preste más atención aún a la técnica en la que se basa, ya que es un sistema muy novedoso: el ARN.

EN QUÉ CONSISTE LA TÉcNICA DEL ARN

Con la pandemia se ha acelerado mucho el conocimiento científico”, asegura la farmacéutica María Jesús Lamas, directora de la Agencia Española de Medicamentos.

La vacuna es un trozo de la información genética del virus

Esta vacuna es un buen ejemplo de ello. Veamos en qué consiste:

  • En el núcleo de una célula está el ADN con su información genética para multiplicarse. Muchos virus no tienen ADN, sino un sistema más simple, el ARN, que se mete en la célula y hace que empiece a trabajar para él, creando más virus.
  • Esta técnica coge el ARN y separa una parte, la que sirve para generar unas proteínas concretas. La envuelve en una membrana y ya está la vacuna.
  • Se inyecta en el cuerpo. El trozo de ARN entra en la célula y hace que esta cree esas proteínas del coronavirus.
  • El sistema inmune las detecta y crea defensas específicas contra esas proteínas. Así, si llega un virus de verdad, ya sabrá detectarlo y atacarle.

DIFERENCIA CON LA VACUNA TRADICIONAL

La base inicial, la plataforma, como se denomina entre los virólogos, de esta vacuna no era para el coronavirus.

Era una plataforma pensada para tratar el cáncer, y las nuevas investigaciones la validan para pensar en nuevas vacunas para otras enfermedades”, explica la investigadora Sonia Zúñiga, del Centro Nacional de Biotecnología.

Como recordarás, las vacunas tradicionales se basan en inyectar el virus inactivado o utilizar otros virus menos agresivos para estimular las defensas.

Con esta nueva técnica, igual que se ha conseguido trocear e introducir una parte de la genética, el ARN, del coronavirus, se puede hacer lo mismo para otros virus o para reforzar el sistema inmunitario.

Además de Pfizer, la farmacéutica Moderna también está utilizando esta misma plataforma en su vacuna.

LAS VACUNAS DE ARN, MÁS SEGURAS Y BARATAS

Es una técnica muy segura y una forma fácil de fabricar tratamientos”, asegura María Jesús Lamas.

  • El ARN no necesita ir al núcleo de la célula para provocar la reacción, por lo que no hay riesgo de que altere su ADN.
  • Esta técnica es muy versátil y el coste de fabricación más bajo que el de otras vacunas tradicionales.

¿EN QUÉ OTRAS ENFERMEDADES AYUDARÁ?

Se abren, pues nuevas vías de investigación. Según la farmacéutica Lamas, algunas de las áreas más prometedoras son:

  • Enfermedades endocrinas, que causan un desajuste del metabolismo y provocan desajustes hormonales.
  • Enfermedades autoinmunes, en las que nuestras defensas atacan sin razón aparente el propio organismo.
  • Enfermedades raras.

Lógicamente, "se abre un abanico inmenso por todas las investigaciones que hay en marcha", añada la investigadora Zúñiga. Pero de momento tampoco se puede concretar más.

"Se abre un abanico inmenso de posibilidades", dice una investigadora

No es tampoco una técnica nueva. Ya se conocía hace veinte años. Pero no había dado resultados.

Pero si, como todo parece, esta técnica se consolida con la vacuna del coronavirus, la investigación es muy prometedora.

LOS PROBLEMAS DEL ARN

Uno de los problemas que está planteando la técnica es el logístico. El ARN se degrada muy rápido, así que ha de mantenerse congelado.

  • Por eso la nueva vacuna se necesita transportar a muy baja temperatura, casi menos 80 grados.

Hay que tener en cuenta que la tecnología para trasportarlo existe, la farmacéutica Pfizer se compromete en los contratos a traerla con garantías”, recuerda la directora de la Agencia del Medicamento.

Ya hay maletas preparadas para que no se estropeen las vacunas. Los hospitales tienen frigoríficos para conservarla.

Y Moderna ha ideado otro sistema que no requiere tan bajas temperaturas.

Por tanto, cualquier otro tratamiento que pueda surgir basado en esta plataforma, y que además no será de distribución tan masiva, es probable que encuentre vía de transporte.

Tags relacionados