Por Pablo Cubí, periodista

vacuna moderna coronavirus

La carrera por la vacuna de la Covid-19 se está librando en el mundo occidental entre tres propuestas con buenas opciones: la estadounidense Moderna, la británica de Oxford y la germano-americana de Pfizer.

  • Las tres han dado resultados muy positivos en los primeros ensayos clínicos.

La de la empresa Moderna fue la primera que se probó en humanos. Ahora también ha lanzado de forma masiva su fase tres: la de probar la vacuna a gran escala, entre unos 30.000 voluntarios.

PUEDE ESTAR LISTA EN NOVIEMBRE

Según la Organización Mundial de la Salud, la vacuna más avanzada hasta ahora es la de Oxford. Fue la primera en publicar sus estudios clínicos de los ensayos con un primer millar de voluntarios.

Sin embargo, el Reino Unidos ha visto por fortuna reducido el número de contagios en su territorio, así que ha tenido que recurrir a Sudáfrica o Brasil y también Estados Unidos en busca de zonas con transmisión comunitaria grande.

Estados Unidos encabeza las estadísticas de contagios. Así que la farmacéutica lo ha tenido fácil para encontrar los 30.000 voluntarios que desde este lunes están probando la vacuna de Moderna.

  • El ensayo inyecta la vacuna a una parte y a otra le ponen un placebo sin efecto para comparar los dos grupos de población.

También esta vacuna, como la de Oxford, ha producido anticuerpos protectores y, lo más importante, células específicas que conservan la memoria inmunológica y permitirían que la vacuna tenga un tiempo razonable de efectividad.

La vacuna de Moderna se ha empezado a probar en 30.000 voluntarios

Los expertos estadounidenses confían que si todo sale bien, los resultados puedan estar antes de tres meses y se permita la comercialización.

¿QUÉ FALTA PARA QUE SE APRUEBE?

Las tres vacunas están igual de bien situadas a nivel médico. Ninguna ha dado problemas de efectos secundarios importantes.

A día de hoy, hay datos para poder decir que dispondremos de una vacuna eficaz y segura”, ha anunciado en el Parlamento español María Jesús Lamas, directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Las vacunas se han probado con gente joven y sana. Y una vacuna no ha de ser segura, sino segurísima, porque se pone como prevención no como cura.

De ahí la importancia de este ensayo en fase tres, el último a decenas de miles, porque ya habrá población adulta, con mayor riesgo, y se verá si también ellos crean defensas y si son suficientes.

La Casa Blanca confía en tener la vacuna para las presidenciales de noviembre

Por otro lado, Estados Unidos tiene una situación muy especial que le ha hecho apretar el acelerador. Un presidente a punto de entrar en elecciones y que está muy necesitado de una buena noticia antes de ir a las urnas.

Eso explicaría este paso por adelantar a la vacuna de Oxford. Lo cierto es que están casi a la par.

ESPAÑA TIENE ACUERDO CON MODERNA

España también puede estar especialmente interesada en que la vacuna de Moderna tenga buenos y prontos resultados.

Nuestro país ha llegado a acuerdos con la farmacéutica estadounidense para participar en su elaboración.

Se va a encargar del envasado de los viales y las jeringuillas con la vacuna destinados a la exportación fuera de Estados Unidos.

Será el último eslabón de la distribución. Es un sector en el que las empresas farmacéuticas españolas tienen prestigio.

  • Ese acuerdo con Moderna permite a España un acceso privilegiado también a la compra de la vacuna.

No es el único trato en marcha. “España mantiene un contacto continuo con las compañías que fabrican vacunas para conocer el estado de sus avances”, ha explicado la farmacéutica Lamas.

Aunque es innegable que el figurar como socio del candidato mejor posicionado da cierta ventaja.

LA VACUNA AÚN TARDARÁ MESES

Lamas destacó ante el Congreso que se ha hecho un esfuerzo único en la historia.

  • Elaborar una vacuna puede tardar cerca de diez años. Y esta va a estar en menos de dos.

Pero menos de dos no quiere decir mañana. Queda trabajo por hacer y España no espera que pueda contar con una distribución de manera inmediata.

Esta primera vacuna seguramente no será la definitiva

Los expertos tampoco esperan que esta sea la vacuna definitiva. “Seguramente no lo será -ha explicado el coordinador de alertas sanitarias, el doctor Fernando Simón-. La definitiva será una combinación de varias.

Por eso las expectativas es que se pueda suministrar una vacuna definitiva en el 2022. El año que viene habrá una primera versión con dosis para los casos de mayor riesgo.

Se verá. No olvidemos que aún tenemos que ver los resultados de esta fase 3 que ahora comienza.

Y no desesperemos, si falla esta, si fallan las otras, aún hay proyectos en China y Rusia y Estados Unidos muy avanzados. Y otros 120 estudios de vacuna en marcha. Todo el mundo trabaja buscando lo mismo.

Tags relacionados