Vacunarse de la Covid después de la ovulación podría evitar que la vacuna altere la regla

La vacuna de la covid puede provocar un aumento en el sangrado y la duración de la regla. Ahora un estudio ha demostrado que vacunarse después de la ovulación reduce en gran medida ese efecto, mientras que hacerlo antes de ovular lo aumenta.

Actualizado a
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Tras la vacuna de la Covid hay mujeres que tuvieron alteración de la regla
iStock by Getty Images

La vacuna contra la Covid puede causar un sangrado abundante en las mujeres que tienen la regla o un sangrado inesperado en aquellas en las que ya se ha retirado.

A día de hoy ya no hay duda de que las alteraciones del ciclo menstrual son uno de los efectos indeseados de la vacuna de la Covid, aunque en un principio no figuraban dentro del listado de efectos adversos. Las redes sociales se hicieron eco del asunto y se realizaron estudios que demostraron que la vacuna podía generar alteraciones en la duración o la cantidad de sangrado del ciclo menstrual.

Ahora, un estudio del CSIC ha demostrado que vacunarse en la fase lútea, es decir, después de la ovulación, podría evitar que la regla durase más y el sangrado fuera mayor.

Cuándo vacunarse para que no afecte a la regla

Para averiguar cual es el momento óptimo para que vacunarse de la Covid no afecte a la regla, los investigadores analizaron más de 1.800 ciclos de 371 usuarias recogidos por una aplicación móvil.

Desde el CSIC explican que la idea de realizar este estudio partió de los múltiples comentarios de usuarias en redes sociales que explicaban que habían sufrido alteraciones en el ciclo menstrual tras vacunarse contra la covid-19. Ante la falta de datos, App Lunar, una aplicación de móvil para la monitorización del ciclo menstrual, incorporó una nueva funcionalidad para registrar, de manera voluntaria, la dosis, la marca y el país en el que se había recibido la vacuna.

Entre sus usuarias, se escogieron 371 perfiles anónimos que registraron al menos cinco ciclos menstruales consecutivos y que en el momento de la vacunación se encontraban en el tercer ciclo. En total, se registraron 1855 ciclos entre septiembre de 2020 y febrero de 2022.

Al analizar los datos, "se observó que las mujeres que se habían vacunado durante la fase folicular, es decir, antes de la ovulación, presentaban un incremento medio de la duración del ciclo de un día, mientras que las personas que se habían vacunado durante la fase lútea no presentaban incremento alguno", señala Borja Velasco, coordinador del proyecto e investigador del Instituto de Investigación de Inteligencia Artificial (IIIA-CSIC).

"Entre las usuarias vacunadas en la fase folicular, el 11% experimentó un incremento de la duración del ciclo menstrual de más de 8 días, un valor clínicamente significativo", añade.

La vacuna de la covid puede aumentar el sangrado

Un estudio publicado en la revista Science Advances concluyó que la vacuna contra la Covid puede causar un sangrado abundante en las mujeres que tienen la regla o un sangrado inesperado en aquellas en las que ya se ha retirado o, por alguna razón, no la tienen habitualmente.

Los investigadores encuestaron a 39,129 persona entre 18 y 80 años con la pauta completa de vacunación y que no habían pasado la Covid: 35.572 (el 90,9%) se identificaban como mujeres y 3557 (el 9,1%) de género diverso

El análisis de los datos indica que:

  • El 42% de las mujeres con ciclos menstruales regulares dijeron que habían sangrado más de lo habitual tras recibir la vacuna contra la Covid.
  • El 44% no notó cambios en su menstruación después tras la vacunación.

Los resultados de la investigación apuntan a que algunos factores aumentan la probabilidad de tener un sangrado más abundante, como no ser de raza blanca, ser hispana o latina, tener mayor edad, tenían una enfermedad reproductiva diagnosticada (como endometriosis, menorragia, fibromas o síndrome del ovario poliquístico), usar anticonceptivos hormonales, haber estado embarazada previamente o haber experimentado fiebre o fatiga después de la vacunación.

Entre las encuestadas que normalmente no menstrúan, el 71% de las que toman anticonceptivos de acción prolongada, el 39% de las que toman hormonas de reasignación de género y el 66% de las posmenopáusicas afirmaron haber tenido sangrado.

El estudio incluyó personas inoculadas con las diferentes vacunas: 21.620 recibieron la vacuna de Pfizer, 13.001 la de Moderna, 751 la de AstraZeneca, 3469 la de Johnson & Johnson, 61 la de Novavax, 204 otras vacunas y 23 no informaron sobre cuál recibieron.

En general, los cambios en el sangrado menstrual no son infrecuentes ni peligrosos, pero es necesario prestar atención a estas experiencias para generar confianza en la medicina”, afirman los autores.

El hecho de que el estudio se base en una encuesta no permite establecer una relación de causalidad entre la vacuna y las alteraciones de la menstruación, pero sí que apunta a una tendencia y respalda la necesidad de que se realicen más estudios sobre los cambios hemostáticos e inflamatorios en el endometrio tras la vacunación.

Por qué la alteración de la regla no figuraban como un efecto de la vacuna

La razón por la que este efecto se ha pasado por alto hasta ahora tiene que ver con el sesgo de género en los protocolos de los estudios.

Los protocolos de los ensayos de vacunas generalmente no controlan los eventos adversos importantes durante más de 7 días, y los estudios de seguimiento adicionales no preguntan sobre los ciclos menstruales o el sangrado”, explican los autores.

Es por ello que las farmacéuticas fabricantes de las vacunas no tenían forma de informar a la población sobre estas alteraciones como un efecto esperable de las vacunas. Esto dio alas a la desinformación y a bulos sobre supuestos efectos sobre la fertilidad de las vacunas que llevaron a muchas personas a rechazarlas.

Existen múltiples mecanismos biológicos plausibles para explicar la relación entre una acción inmunitaria aguda, como una vacuna, sus efectos sistémicos correspondientes y bien conocidos sobre la hemostasia y la inflamación y los mecanismos de regeneración menstrual del útero”, explican. Estos cambios no afectan a la fertilidad, sino al ciclo menstrual de forma puntual.

De hecho, no es la primera vez que se detectan alteraciones puntuales en la menstruación tras la administración de una vacuna. Ocurrió también con la vacuna de la hepatitis B o la del papilomavirus.