Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Las vacunas son más efectivas que eficaces: ¿por qué es una gran noticia?
iStock by Getty Images

Cada vez que ha aparecido una nueva vacuna, una de las primeras informaciones que se ha dado es su grado de eficacia. Hasta ahora con unos resultados buenos o muy buenos respecto a lo que esperaban los expertos.

Ahora se empiezan a conocer los niveles de efectividad de la vacuna de Pfizer-Biontech. Pese a que pueda parecer lo mismo, los expertos distinguen claramente los dos conceptos.

  • La eficacia de una vacuna la dan los ensayos clínicos. Se prueba en un grupo de voluntarios y se compara con un grupo igual de personas a los que se les inyecta un placebo. La diferencia nos marca el grado de eficacia.
  • La efectividad es cómo funciona la vacuna en el mundo real. Cuando se empieza a poner entre la población en general, sin diferenciación ni los controles estrictos que se mantienen durante los ensayos, los resultados suelen ser diferentes.

¿POR QUÉ LA Efectividad ES DIFERENTE?

Hasta la fecha, las vacunas están demostrando unos resultados más esperanzadores incluso entre los más optimistas por lo que se refiere a eficacia y efectividad.

Por regla general, la efectividad suele ser menor que la eficacia. Cuando se sale al mundo real, las vacunas no funcionan tan bien con todos los colectivos como en el ensayo.

En la vida real las vacunas suelen tener menor eficacia que en los ensayos

En la población general hay personas con enfermedades crónicas o problemas de inmunodeficiencia que hace que las vacunas no funcionen tan bien. Son personas que no se presentarán voluntarias a un ensayo clínico.

  • Por eso, estaba dentro de lo previsible una menor efectividad. En el caso de Pfizer, no era un problema serio, pues la eficacia era altísima. Estaba en un 95%.

Hay que recordar que los virólogos y epidemiólogos daban por bueno que las vacunas tuvieran una eficacia de entre el 60 al 70%. Incluso la Organización Mundial de la Salud aceptaba aprobar vacunas que simplemente superen el 50%.

EFECTIVIDAD MUY SUPERIOR A LO ESPERADO

Ahora Israel ha dado los primeros resultados del grado de efectividad de la vacuna de Pfizer. Casi medio millón de vacunados con las dos dosis y solo 63 personas habían tenido la Covid. Eso significa un 0,01%.

  • Eso quiere decir una efectividad muy superior a la eficacia.

Israel se ha convertido en una especie de campo de pruebas de la vacuna. El Gobierno israelí aceptó un acuerdo con Pfizer: ofrecer todos sus datos a cambio de obtener antes la vacuna.

Estos son datos esperanzadores de cara también a la vacuna de Moderna, que sigue usa la misma técnica y tenía una efectividad del 94,5%. Es esperable ver resultados similares.

¿CUÁL ES EL IMPACTO DE LA VACUNA?

Además, las vacunas también protegen a las personas no vacunadas, pues consigue reducir los contagios. Si un contagiado no se encuentra personas a las que contagiar, se rompe una cadena de transmisión. Menos cadenas de contagios significa menos riesgo.

  • Los epidemiólogos llaman a esta efectividad más amplia, que incluye a los no vacunados, el impacto de la vacuna.

Este impacto es una hoja de doble filo. Por un lado es bueno que proteja a los aún no vacunados. Pero si hay pocos vacunados, por muy efectiva que sea la vacuna, va a dar unos resultados pobres.

  • De ahí que las autoridades sanitarias insistan e insistan en que nos vacunemos todos.

El impacto depende del número de personas vacunadas

A nivel mundial, ese va a ser uno de los grandes retos. Aunque en los países ricos logremos una vacunación rápida, mientras haya muchos países sin vacunar, el coronavirus seguirá circulando mucho. El impacto mundial de la vacuna es y será este año aún muy bajo.

LAS VACUNAS FRENAN LAS VARIANTES

El siguiente peligro para los países que hayamos conseguido vacunarnos es que mientras siga circulando el virus va a seguir mutando con el riesgo de que una de esas mutaciones haga ineficaces las vacunas.

De momento, no se ha dado. De hecho, las últimas noticias son positivas. Rusia ha confirmado que su vacuna es eficaz contra la variante británica, igual que las otras vacunas aprobadas.

Pero es un aviso. Si sigue una transmisión tan grande, más pronto que tarde puede echarse por tierra todo el trabajo. Podríamos tener que empezar de cero. Por eso los expertos insisten en que hay que vacunar rápido y vacunar a todos. No basta que Occidente esté protegido.

Por fortuna, y para acabar con optimismo, lo cierto es que los virólogos creen que las mutaciones del coronavirus no suelen ser tan grandes como para que la vacuna no pueda, con una modificación, hacerle frente.