Por Pablo Cubí, periodista

Vacunarnos más de una vez
iStock by Getty Images

España empieza a tener los primeros grupos de personas inmunizadas contra la Covid-19 después de haber recibido las dos dosis de vacuna.

¿Ya está el problema solucionado? No. No lo estará hasta que haya al menos un 70% de población vacunada y se genere una cierta inmunidad de grupo.

¿Y después? Tampoco, porque no sabemos cuánto dura la inmunidad exactamente. Llevamos solo un año conviviendo con el coronavirus, y los casos de reinfección han sido anecdóticos. No obstante, los inmunólogos y virólogos creen que en unos meses necesitaremos otra dosis de refuerzo.

¿CUÁNTO DURA LA INMUNIDAD?

Para aclarar por qué se ha de reforzar la vacuna, primero aclaremos en qué consiste la inmunidad del coronavirus.

La inmunidad no es como un interruptor que se enciende y se apaga. Se parecería más a una bombilla que a veces da más luz y otras menos”, explica la doctora Denise Naniche, directora científica del Instituto de Salud Global de Barcelona, ISGlobal.

La inmunidad no es un sí o un no: hay varios niveles de protección

No sabemos qué nivel de inmunidad es necesario para mantener el coronavirus a raya.

  • "Hay varios niveles de protección parcial", dice la doctora.

Esta protección puede depender no solo de tus defensas, también de la carga viral que recibas.

Los análisis hechos a las personas que han superado la Covid-19 apuntan que la inmunidad se mantiene bastantes meses. “Puede ser de doce meses o incluso más”.

¿OTRA DOSIS PARA EL AÑO QUE VIENE?

Lo cierto es que se va apreciando una progresiva reducción de anticuerpos. Los estudios serológicos, de anticuerpos, hechos en España así lo confirman.

Eso tampoco significa que no se conserve una inmunidad protectora. La inmunidad es compleja. Además de los anticuerpos hay que tener en cuenta los linfocitos T, que destruyen las células infectadas.

Toda esa inmunidad es más robusta con la vacuna que la de muchas personas que se han infectado del coronavirus, porque no todos los que han pasado la Covid-19 han tenido la misma respuesta inmunológica.

  • A medida que pase más tiempo, sabremos cuánto dura la inmunidad, que puede ser más larga de lo previsto.

Con todo, “seguramente haya que dar otra dosis de recuerdo”, apunta la doctora Naniche. Puede ser en unos meses, a principios de 2022. Aún es pronto para dar fechas.

NO HABRÁ QUE VACUNARSE SIEMPRE

Esta dosis de recuerdo ya se ha visto en otras vacunas. La deltétanos, por ejemplo, se ha de repetir cada diez años.

Eso no significa que estemos obligados a partir de ahora a vacunarnos cada año, como ocurre con la gripe.

El coronavirus podría convertirse en enfermedad leve

La evolución de la pandemia de coronavirus puede convertirla en una enfermedad leve. O que al menos no genere alarma social, como ya pasa con la gripe.

¿Cómo va a ser esa evolución? Se puede deducir. “Podemos aprender mucho de otras enfermedades como la polio o el sarampión”, apunta la doctora Naniche.

Son enfermedades que se han conseguidoprácticamente erradicargracias a una buena labor de vacunación en todo el planeta.

Podrán desaparecer las versiones más letales y quedar de manera residual.

LA TRES ESTAPAS QUE VAN A VENIR

La doctora Naniche señala tres grandes episodios que vamos a vivir con la Covid-19.

  • La etapa pandémica: no hay ninguna pandemia que dure cien años. La vacunación poco a poco va a reducir la transmisión del virus.

La extensión de la vacuna a todas las partes del mundo es fundamental para conseguir frenarla. Y eso no pasará hasta finales del 2022 como pronto. Así que hasta entonces el riesgo de pandemia seguirá presente.

  • La etapa pospandémica: “Podrán aparecer brotes puntuales”, apunta la doctora. Variantes del coronavirus en los que la vacuna no tiene la misma eficacia.
  • La tercera etapa sería aquella en la que este coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la Covid-19, se considerara enfermedad leve.

Tras la vacunación, habrá que vigilar posibles brotes

Llegar a esta etapa final dependerá de tres factores:

  1. El número de vacunados en el mundo. Si pese a las campañas, la población es reacia a la vacuna, fallará toda la estrategia.
  2. La evolución del virus. Sigue siendo una incógnita. De momento, las farmacéuticas fabricantes de vacunas ya conocen el coronavirus y calculan que en unas semanas pueden tener una versión adaptada a las nuevas variantes. Pero si se sigue dejando que se multiplique y mute, habrá más incertezas.
  3. La vigilancia de los brotes. Hemos de estar vigilantes para atajar la reaparición de brotes. Ya se hizo con otros coronavirus, como el MERS y el SARS y hoy no son una amenaza.