15 tipos de hummus deliciosos y originales que te sorprenderán

El hummus tradicional se elabora con garbanzos cocidos, pero puedes versionarlo de infinidad de maneras: de pesto, de calabaza, de lentejas... Las posibilidades son infinitas y aquí encontrarás 15 deliciosas propuestas para inspirarte.

Diana Llorens
Diana Llorens

Redactora especializada en salud, nutrición y bienestar

Actualizado a

tipos de hummus

El hummus es una receta que admite multitud de versiones diferentes. 

iStock

El hummus es una receta originaria de Oriente Medio que tiene como ingrediente principal el garbanzo. De hecho, la palabra hummus en árabe significa precisamente “garbanzo” y este plato se conoce como hummus bi tahina, “garbanzo con pasta de sésamo”.

Aunque el clásico es el que se elabora con garbanzos, el hummus no deja de ser una pasta o paté vegetal y, como tal, se puede versionar de mil formas distintas, ya sea el cambiando el tipo de legumbre de base o añadiendo verduras, especias o hasta frutas. Dos ejemplos típicos son el de remolacha o el de lentejas. Te damos 15 ideas de hummus distintas y creativas que están para chuparse los dedos y que puedes adaptar a tu gusto. 

Versiones del hummus clásico

El hummus se prepara triturando garbanzos cocidos, pasta tahini (una pasa a base de semillas de sésamo tostadas), ajo, zumo de limón, comino molido y una pizca de sal, y añadiendo un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.

Esta receta tan sencilla admite multitud de cambios, como los que veremos a continuación:

1. Hummus de lentejas

hummus de lentejas

El hummus de lentejas es una variante del hummus tradicional igual de deliciosa.

iStock

Si cambiamos los garbanzos cocidos por lentejas cocidas tenemos un hummus de color algo más oscuro (si usas lentejas marrones), textura más ligera y con un sabor más terroso, pero igual de delicioso. Las lentejas son una buena fuente de ácido fólico y hierro y aportan algo más de proteína que los garbanzos.

ejercicio brazos

¡Muy efectivo!

El ejercicio que combate los brazos flácidos y las alas de murciélago si lo practicas 5 minutos al día (no necesitas pesas)

2. Hummus de alubias blancas

Otra forma de variar de proteína vegetal es sustituir los garbanzos por alubias blancas cocidas. Estas legumbres tienen una textura más suave con lo que el hummus será más cremoso y tendrá también un sabor diferente: más ligero y dulce. Además, las alubias blancas aportan un extra de calcio y hierro.

3. Hummus de alubias negras

De color marrón oscuro, este tipo de hummus en el que se sustituyen los garbanzos por alubias negras suele tener una textura más espesa y menos suave (puesto que su piel es más gruesa). También su sabor es más intenso y algo más dulzón, que queda muy bien si le añades especias picantes.

4. Hummus de remolacha

humus de remolacha

El hummus de remolacha tiene un espectacular color fucsia y añade los beneficios de esta verdura a la receta clásica.

iStock

Para elaborar el hummus de remolacha, solo tienes que añadir remolacha cocida a la receta clásica. Además de dar un espectacular color fucsia al humus, la remolacha le otorga también un sabor algo más dulce.

iStock

Dieta sana

Los nutricionistas coinciden: estos son los 12 desayunos que ayudan a bajar el colesterol (y están deliciosos)

5. Hummus de berenjena

También conocido como mutabbel o baba ghanoush, es una deliciosa variante de hummus que se elabora con berenjena en lugar de garbanzos. Con un sabor algo ahumado que le proporcionan las berenjenas asadas, es más ligero y menos calórico que el humus tradicional.

6. Hummus de zanahoria

Añade zanahoria cocida al humus clásico de garbanzos y obtendrás un paté vegetal suave de color naranja, con un toque dulce y un gran aporte de betacaroteno (que el cuerpo convierte en vitamina A), vitamina C y fibra. Combina muy bien con especias como el jengibre, el comino o el cilantro.

7. Hummus de calabaza

Esta otra variante de hummus de color anaranjado tiene un toque dulzón, una textura cremosa y aporta vitaminas A y C (importantes para las defensas y la salud de la piel), además de un extra de fibra. Especias como la canela, la nuez moscada o el comino realzan su sabor y le dan aportan una aroma más cálido y reconfortante.

8. Hummus de aguacate

hummus aguacate

Istock

Si al humus le añades un puré de aguacates maduros, además de un bonito tono verde obtendrás una textura más cremosa y el delicioso sabor de esta fruta. Si le añades tomate, chile molido y lima, será una estupenda fusión entre el guacamole y el hummus.

champinones

comer bien

9 cenas muy ligeras, saludables y sabrosas para preparar rápido

9. Hummus de pesto

El pesto es una salsa que generalmente se elabora con albahaca, piñones, ajo, queso parmesano y aceite de oliva. Si la añades al humus clásico tendrás un sorprendente humus verde con una textura más granulosa (en función de lo triturados que estén los piñones) y sabor intenso y herbáceo.

10. Hummus de pimiento rojo

En este caso, debes asar un pimiento rojo antes de añadirlo al humus de garbanzo y batirlo todo junto. Le da un color rojizo muy bonito, además de un sorprendente sabor y un contenido extra de vitaminas y antioxidantes

11. Hummus de aceitunas Kalamata

Triturar unas cuantas aceitunas de Kalamata deshuesadas junto con los ingredientes tradicionales del hummus proporciona un sabor intenso con un punto salado, muy mediterráneo. La textura es algo más aceitosa, con lo que puedes reducir un poco la cantidad de aceite de oliva.

12. Hummus de alcachofa

Si te gustan las alcachofas, este es tu hummus. Para hacerlo solo tienes que añadir corazones de alcachofa hervidos a la receta clásica. El resultado es un delicioso paté verde con un interesante aporte de vitamina C, vitamina K, ácido fólico, magnesio y antioxidantes beneficiosos para la salud del hígado y para la digestión.

13. Hummus picante

Si quieres dar un toque picante a tu hummus de garbanzos, de alubias o de lentejas solo tienes que añadirle chile, jalapeños, pimienta de cayena o un poquito de salsa picante.

14. Hummus de cúrcuma

Otra versión especiada del hummus es con cúrcuma. Puedes añadir la cantidad al gusto y obtendrás un hummus dorado (la cúrcuma actúa como un tinte) con poderosas propiedades antiinflamatorias.

15. Hummus de chocolate

Por último, una sorprendente versión de hummus dulce para postre. Para elaborarlo solo tienes que triturar cacao en polvo sin azúcar junto con garbanzos cocidos, pasta tahini, un poco de miel, crema de cacao y nata líquida. ¡Está para chuparse los dedos!