La insospechada especia llena de beneficios que puedes añadir al café (no es la canela)

Seguro que has escuchado aquello de que es muy beneficioso echarle canela al café. Y si bien es cierto, hay otra especia que le da un toque muy especial a esta bebida y consigue multiplicar sus beneficios.

Celia Perez León
Celia Pérez León

Redactora especializada en estilo de vida y nutrición

Actualizado a

café

Añadir esta especia al café aumenta la biodisponibilidad de sus nutrientes, lo que hace que mejore su efecto sobre nuestro organismo.

Empezar la mañana con un café es una costumbre a la que pocos están dispuestos a renunciar. La cafeína nos ayuda a mantenernos activos desde por la mañana, mejorando nuestra capacidad de concentrarnos y permitiendo que nuestro cuerpo no se sienta cansado.

Pero ¿sabes que al combinar tu café con ciertas especias mejoras sus cualidades? Por ejemplo, un poco de canela en esta bebida puede ayudarte a prevenir picos de azúcar a lo largo de la mañana. Aunque hay otra especia, que pocos añaden al café, y que potencia mucho más sus beneficios. ¿Quieres saber cuál es?

Una especia llena de beneficios

Aunque muchos tomamos el café solo por ese empujón que nos ofrece cada mañana para empezar el día, lo cierto es que esta bebida que llevamos tantos años consumiendo nos ofrece mucho más que un poco de energía. Entre sus compuestos encontramos antioxidantes muy positivos para la salud, y algunos efectos interesantes, como el termogénico.

El problema es que, en realidad, la biodisponibilidad de estos nutrientes suele ser baja, y eso hace que no nos beneficiemos tanto como podríamos del café. Y es aquí, precisamente, donde entra la especia de la que te vamos a hablar hoy.

Es conocida, precisamente, por mejorar la biodisponibilidad de distintos alimentos y nutrientes. Es decir, que potencia la absorción de los mismos en nuestro organismo, haciendo que aprovechemos mejor sus beneficios. Y todo se lo debe a un compuesto llamado piperina. Si estás pensando en la pimienta, has acertado. Esta es la especia perfecta para añadir al café.

¿Por qué es bueno echarle pimienta al café?

Para empezar, añadir una pizca de pimienta al café puede mejorar mucho el sabor de esta bebida, creando una experiencia sensorial completamente nueva. Esta especia añade una complejidad muy interesante al perfil de sabor del café. El picante y la calidez se combinan con el amargor y la acidez del café, para generar un sabor único.

Pero eso no es, ni de cerca, lo más importante. Lo que realmente hace que sea beneficioso poner al café y a la pimienta a trabajar juntos es lo siguiente:

Mejora la absorción de nutrientes

Como ya hemos mencionado, la pimienta contiene piperina, un compuesto activo que mejora la biodisponibilidad de varios nutrientes, aumentado su absorción. Entre ellos se encuentran las vitaminas y los antioxidantes que nos ofrece el café, como los polifenoles.

Estos antioxidantes, combinados con los que también ofrece de forma individual la pimienta negra, pueden combatir el estrés oxidativo en el cuerpo, protegiendo las células del deterioro que experimentan a causa de este. De esa forma, pueden reducir el riesgo de sufrir diversas enfermedades, en especial aquellas relacionadas con el corazón.  

Potencia el efecto termogénico y facilita la pérdida de peso

Tanto el café como la pimienta provocan en el organismo lo que se conoce como “efecto termogénico”. Esto quiere decir que aumentan la temperatura del cuerpo utilizando, para ello, las reservas calóricas. De esta forma, ambos productos consiguen aumentar ligeramente la tasa metabólica del cuerpo por separado.

Cuando los combinamos, este efecto se ve potenciado, algo que puede ser especialmente interesante para quienes intentan bajar de peso.

Aporta propiedades antiinflamatorias

Además de reforzar las propiedades antioxidantes del café, la pimienta aporta a esta bebida su propia “magia”. Y es que esta especia tiene propiedades antiinflamatorias, que pueden ayudar a reducir la inflamación crónica del cuerpo.

Esta ha sido relacionada por estudios de diversas ramas de la medicina, con enfermedades cardiovasculares, patologías crónicas e incluso con ciertos tipos de cáncer.

Este efecto antiinflamatorio también puede contribuir a reducir los síntomas de enfermedades inflamatorias, como la artritis o la psoriasis.

Mejora el estado de ánimo y la función cerebral

El café es conocido, como veníamos diciendo, por su capacidad para mejorar el estado de alerta de nuestro cerebro, además de poder contribuir a mantener un mejor estado de ánimo gracias a la cafeína.

Pero lo que quizá no sabías es que este efecto puede verse potenciado gracias a la pimienta negra, que tiene propiedades neuroprotectoras y puede mejorar la función cognitiva.

Protege la digestión

Puede que no sea tu caso, pero hay quienes al tomar café se enfrentan problemas digestivos leves, como malestar o acidez estomacal. Si es tu caso, sabes de sobra lo que se siente, y la pimienta negra puede ser la solución que no sabías que estabas buscando. 

Resulta que la piperina que contienen la pimienta negra estimula la producción de ácido clorhídrico en el estómago, mejorando la digestión y acabando de forma eficaz con estos problemas estomacales.