Los alimentos más ricos en silicio: el mineral que activa el colágeno en la piel

Una buena dieta está compuesta de una gran variedad de nutrientes, entre los que se encuentra este mineral del que hablamos muy poco en España y que es fundamental para mantener la piel joven.

Celia Perez León
Celia Pérez León

Redactora especializada en estilo de vida y nutrición

Actualizado a

silicio

Algunos alimentos ricos en silicio son las verduras de hoja verde, el apio, el plátano, la avena o la cebada, entre otras opciones. 

iStock

Para conseguir una alimentación equilibrada y saludable no vale tan solo con limitar el consumo calórico, evitar los ultraprocesados y moderar la ingesta de grasas y azúcares. Es mucho más complicado. Porque son muchos los nutrientes que necesita nuestro cuerpo, y se encuentran en diferentes tipos de alimentos que sí o sí deben formar parte de nuestra alimentación regular.

Algunos nutrientes ocupan siempre las conversaciones: el hierro, la vitamina C, el calcio, la vitamina B12, etc. Otros, como el mineral que hoy nos ocupa, parecen ser más ignorados, y no por ello son más importantes. De hecho, el protagonista de este artículo es esencial para mantener la piel tersa, evitar la aparición de arrugas y mantener el funcionamiento del organismo en otros muchos aspectos. ¿Quieres saber qué mineral es y en que alimentos puedes encontrarlo?

Un nutriente esencial para la piel

No, no vamos a hablarte de la vitamina C, del retinol (vitamina A), ni siquiera del colágeno, aunque tiene algo de relación con el tema. El mineral que nos ocupa hoy es mucho más ignorado, más desconocido, pero esencial para el funcionamiento del organismo.

Este mineral se absorbe por el intestino delgado tras su ingesta por medio de la dieta o suplementos, y una vez absorbido se transporta en la sangre a diversas partes del cuerpo, incluyendo la piel.

Una vez en el tejido dérmico, nuestro mineral secreto actúa como cofactor esencial para las enzimas que participan en la síntesis del colágeno. Específicamente, mejora la actividad de unas enzimas llamadas prolil hidroxilasa y lisil hidroxilasa, que son cruciales para la formación de esta famosa proteína.

Gracias a la función de estas enzimas, se incrementa la resistencia y la elasticidad del colágeno en la piel. De esa forma, nuestro mineral misterioso contribuye a mantener la integridad y la función de la matriz extracelular de la epidermis, lo que se traduce en una piel más firme, elástica y resistente.

Y el mineral que consigue todo esto no es otro que el silicio, olvidado pero fundamental para el organismo.

Otras funciones del silicio en el organismo

Además de cuidar de la piel, el silicio participa en otros muchos procesos y funciones básicas del organismo, como las siguientes:

  • Mineralización ósea. El silicio es crucial para la salud ósea, puesto que facilita la deposición de minerales en los huesos y promueve la formación de tejido óseo.
  • Fortalecimiento del tejido conectivo. Este mineral también contribuye a la salud de cartílagos, tendones y ligamentos, manteniendo su fuerza y su flexibilidad.
  • Salud del sistema cardiovascular. Un estudio publicado en el Journal of Nutritional Health & Aging en 2007, apuntó que el silicio podría jugar un papel clave en la prevención de la aterosclerosis, dado que puede ayudar a mantener la elasticidad de los vasos sanguíneos.
  • Crecimiento de cabello y uñas. El silicio también mejora la calidad y la resistencia del caballo y de las uñas, facilitando su crecimiento.

¿Qué alimentos son ricos en silicio?

Si quieres conseguir una dieta rica y equilibrada, en la que el silicio deje de brillar por su ausencia, tienes que incluir en tu alimentación habitual estos alimentos, que son las mejores fuentes disponibles de este mineral.

Recuerda que, en muchos casos, durante el procesamiento de los alimentos estos pierden parte de su disponibilidad de nutrientes, por lo que siempre que sea posible, es preferible ingerirlos crudos o en un nivel bajo de procesamiento, en especial cuando hablamos de frutas, verduras, semillas o frutos secos.

Granos

De entre los granos y cereales que tenemos a nuestra disposición, la avena es una de las mejores fuentes de silicio. El arroz integral contiene también cantidades significativas de este mineral, en especial en la cáscara. Y la cebada puede aportarnos también cantidades interesantes de silicio.

Vegetales

De todos los vegetales disponibles, la mejor fuente de silicio es el plátano. Aunque muy de cerca algunas verduras verdes, como los espárragos, el apio, o vegetales de hoja verde, como la espinaca o el berro.

Frutos secos

Aunque puede ser más difícil de conseguir las cantidades adecuadas por este medio, hay algunos frutos secos que pueden considerarse una fuente interesante de silicio. En especial, destacan las semillas de girasol, las almendras y las nueces.

Legumbres

En cuanto a las legumbres, las que mayor contenido de silicio presentan son las judías verdes y las lentejas, que no deben faltar en tu alimentación diaria si quieres llevar una dieta equilibrada.

Productos de origen animal

De entre todos los productos de origen animal, los que mayor silicio pueden aportarnos se encuentra el pescado. Aunque su aporte es significativamente inferior al que ofrecen las fuentes vegetales citadas anteriormente, algunas especies, como el salmón, la caballa, las sardinas, la trucha o el atún, pueden aportar cantidades moderadas de silicio a tu dieta.

Infusiones y bebidas

Las infusiones son otra forma de conseguir aumentar la cantidad de silicio que consumes diariamente de manera fácil. En particular, la cola de caballo es muy rica en silicio, por lo que suele usarse para fabricar suplementos dietéticos centrados en este mineral. En infusión también puede ayudarte a mejorar las cantidades de silicio que ingieres por medio de la dieta.

Otra infusión rica en silicio es la de ortiga. También puedes conseguir este mineral en ciertas marcas de agua mineralizadas, que contienen cantidades significativas de silicio. Y, aunque su consumo no es recomendable consumirla en exceso por su alto contenido calórico y de alcohol, la cerveza hecha de cebada y lúpulo también es rica en silicio.