Qué es la chaconina, la sustancia dañina que contienen las patatas verdes

La próxima vez que vayas a comprar o pelar patatas, fíjate bien si han adquirido cierto color verdoso, podría ser un indicativo de que no es una buena elección.

Marina Vázquez
Marina Vázquez

Periodista especializada en bienestar y nutrición

Actualizado a

patatas
iStock

¿Cuántas veces habremos llenado las bolsas de la compra con la cantidad de frutas, verduras u hortalizas que necesitamos sin fijarnos demasiado en el estado en el que se encuentran? Un análisis que va más allá de detectar de forma rápida si tienen o no algún golpe. Y es que, seguro que no es la primera vez que has comprado patatas con un tono algo más verdoso pensando que estaban en perfecto estado. Pues bien, esas patatas que probablemente pienses que están en perfecto estado para hacer innumerables recetas poseen chaconina. Una sustancia que, lejos de ser beneficiosa, puede resultar tóxica.

felicidad

Palabra de experto

Enrique Rojas, psiquiatra: "Una persona feliz es la que ha sabido crear un proyecto de vida, coherente y realista"

Chaconina: qué es y cómo saber identificarla  

truco guardar patatas

Estos trucos ayudarán a conservar mejor nuestras patatas y evitará que germinen brotes.

iStock

A diferencia de lo que sucede con otras frutas o verduras, donde el olor o el color que lucen sirven para detectar si se encuentran o no en mal estado, las patatas no suelen responder a estos signos. Y es que este tubérculo rara vez suele ser desechado. No obstante, la farmacéutica Elena a través de su cuenta de TikTok, InFARMarte, ha señalado que cuando las patatas comienzan a tener o desarrollar brotes o cierto tono verdoso suele ser un indicativo de que contienen chaconina.

Conocida también bajo el nombre de solanina, la chaconina es “una sustancia dañina para los humanos” que contribuye a que estas generen ciertos brotes o adquieran cierto tono verdoso. “Si consumieses gran cantidad de patatas con chaconina podrías experimentar ciertos síntomas de intoxicación como, por ejemplo, dolor abdominal, vómitos, náuseas, alucinaciones o visión borrosa”, señalaba la experta. Ahora bien, esto no significa que todas las patatas que tengan un brote puntual tengan que ser desechadas por completo.

Como enfatizaba la experta, antes de cocinarlas, puedes retirar el brote, cortándolo y desechándolo. Pero, si este signo de chaconina ha provocado que la patata haya adquirido una cierta tonalidad verdosa al pelarlas “es mejor no consumirlas”, señalaba la experta en su publicación. Una recomendación que, asimismo, corrobora la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) que insiste en la importancia de no consumir patatas que contienen estas marcas porque resultan bastante tóxicas.

Ahora bien, ¿qué es lo que ha provocado que adquiera estos brotes o que su carne haya tomado esa tonalidad? Pues, sencillamente, una mala conservación. Como recalcaba la ya citada experta, las patatas son tubérculos que crecen y se desarrollan debajo de la tierra. Si estas no se conservan de la manera adecuada, es decir, que están en contacto directo con el sol o permanecen en ciertos ambientes húmedos, aumenta el riesgo de que desarrollen este tóxico natural llamado chaconina.

truco guardar patatas

Toma nota

El truco que arrasa en España para que no le salgan brotes a las patatas y duren más tiempo

Cómo se forma la chaconina y cómo se recomiendan conservaR las patatas

patata

iStock

Si bien es cierto que las probabilidades de que ese brote puntual resulte tóxico para el organismo disminuyen de forma considerable al pelar o cocer las patatas, para evitar el desarrollo de la chaconina, tanto la AESAN como la propia farmacéutica recalcan la importancia de mantener las patatas a cubierto; así se mantendrán protegidas de los rayos del sol y de la propia interacción con el ambiente. Ahora bien, que estén protegidas del sol no significa que no se guarden en un lugar bien aireado. Más bien, todo lo contrario; los expertos recomiendan que se conserven en lugares secos y frescos. De ahí a que se recomiende no guardarlas en la nevera o en cualquier espacio que se caracterice por tener bajas temperaturas.

Estos factores no son los únicos que influyen en la aparición de este tóxico natural. La variedad de la patata y el punto de madurez también influyen. Cuantas más semanas pasen desde su recolección, más propensas a desarrollarlo serán.

Asimismo, señalar que, en cuanto aparece el primer brote, es aconsejable consumirlas enseguida siempre y cuando este sea puntual, retirándolo y cocinándolas.