Cambiar el guión: el primer paso que recomiendan los psicólogos para empezar a ser feliz

Nos contamos películas a nosotros mismos, muchas veces sin ser conscientes. Es uno de los grandes descubrimientos de la psicología. Lo significativo es que esas historias, que marcan nuestra vida, no son guiones intocables. Podemos modificarlos para tomar las riendas y ser más felices.

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Actualizado a

mujer al aire libre sensación de libertad
ISTOCK

¿Has pensado que alguien puede haber escrito el guion de tu vida sin tú ser consciente? Alguien que te quiere, empezando por tus padres. La mayoría diremos que no es cierto. Hacemos lo que creemos correcto o adecuado. Nadie dirige nuestra vida. Sin embargo, la psicología tiene una buena base para que, como mínimo, no seamos tan tajantes en nuestras afirmaciones.

El que hizo tambalear estas seguridades fue el doctor Eric Berne. Fruto de su larga experiencia, este psiquiatra canadiense desarrolló a mediados del siglo XX su idea de los guiones, como parte de una teoría de la personalidad mucho más amplia en psicología que es el Análisis Transaccional. El doctor Berne hizo que la gente se hiciera preguntas y que, para su asombro, se dieran cuenta que estaban respondiendo lo que les había escrito otro.

mujer feliz

Trabajar la bondad

Las buenas personas hacen felices a los demás y a sí mismas: cuáles son los rasgos que comparten según los psicólogos

En qué consiste la teoría del guión de vida

Las personas nacen príncipes y princesas hasta que el proceso de civilizarlos los convierte en sapos. Es nuestra responsabilidad quitarnos esa piel de sapo y seguir siendo príncipes y princesas”. Es seguramente la frase más famosa del doctor Berne y que resume lo que es la teoría del guion.

Este médico asegura que mucha gente tiene un “guion de vida” que le han inculcado y del que no son plenamente conscientes. Lo tienen tan imbuido que no se dan cuenta de que es un argumento preestablecido, como una obra de teatro o una película. No lo cuestionan porque creen que es suyo. Lo que dicen lo piensan realmente. Lo que hay que plantearse es por qué lo piensan.

La clave de todo está en los primeros años de vida. Otras personas nos han marcado. La película ya está en marcha cuando llegamos al mundo. Nuestros padres, profesores y demás educadores van a dar título a nuestra obra y van a decirnos si es un drama o una comedia.

Dicho guion se va reforzando por las diferentes experiencias y acontecimientos que el niño va viviendo a medida que crece, que parecen confirmar el guion”, escribe el psicólogo Jordi Gil, codirector de Gestalt Salut.

pareja joven feliz

Inteligencia emocional

Las claves de Daniel Goleman para poder decir "hoy ha ido bien" y ser feliz con los pequeños logros diarios

Los cinco guiones más habituales

Si recuerdas la película ‘Matrix’, al protagonista le dan la opción de elegir dos pastillas, una para seguir en su sueño y otra para despertar. Te hacemos la misma propuesta. Si sigues leyendo puedes empezar a ver que sí estás interpretando un papel que te dieron otros, o al menos empezar a dudar de tus certezas.

Estas son los cinco tipos de guiones más habituales. Por supuesto, no lo resumen todo. Hay otras muchas opciones, pero te darán una idea general.

  • Guion perfeccionista: detrás de las personas que siguen una historia donde no toleran los fallos pueden estar unos padres exigentes que inculcaron que lo importante es la excelencia y ser el mejor.
  • Guion infantil: es el papel de aquellas personas que son unos niños grandes. Suelen escribirlo padres muy protectores que han creado una historia donde temes asumir responsabilidades.
  • Guion del responsable: en el caso contrario, los tutores que han dado excesiva responsabilidad demasiado pronto pueden haber escrito la vida de una persona que carga con una vida demasiado seria en la que no pudo ser niño.
  • Guion del fuerte: si te han escrito el papel de que no hay que mostrar debilidad, puedes ir por la vida reprimiendo tus emociones.
  • Guion del raro: es el papel que leen las personas a las que les marcaron diciendo que eran diferentes. No aprendieron a crear vínculos y asumieron que eran raros.
felicidad

Palabra de experto

Enrique Rojas, psiquiatra: "Una persona feliz es la que ha sabido crear un proyecto de vida, coherente y realista"

Cómo podemos cambiar el guion

Lo que sostiene Berne y los psicólogos que siguen sus postulados es que el guion que nos han dado no nos determina como si fuéramos robots sin consciencia. Son decisiones que tomamos cuando aún somos muy pequeños porque las consideramos la forma de adaptarnos a nuestro entorno. Actuamos así porque vemos que haremos felices a nuestros mayores.

Las investigaciones posteriores han confirmado que, una vez somos conscientes del guion, podemos modificarlo y adaptarlo a nuestros verdaderos deseos y necesidades. Para asumir esa consciencia, lo primero es cuestionarse a uno mismo. Hazte preguntas como:

  • ¿Qué tipo de persona me enseñaron que debía ser?
  • ¿Qué papel tengo en mi familia? ¿Me siento cómodo en ese guion?
  • ¿Qué parte de mí actúa con amigos y eventos sociales? ¿Puedo o quiero actuar de otra manera?
  • ¿Cómo veo que seguirá mi historia en un futuro? ¿Me gusta?

Preguntarnos no quiere decir que debamos cambiar las cosas. A lo mejor la respuesta es positiva y nos gusta el papel que nos ha tocado. Pero si sientes que te estás dando demasiado a los demás, que se aprovechan de ti, o ves en diez añosun futuro que no te gusta, está en tu mano dar un giro a la historia.

mujer joven seria de perfil preocupación

Gestionar los miedos

Mario Alonso Puig sobre los miedos: "Hay factores que ayudan a no verlo (casi) todo como una amenaza"

El camino para ser más feliz

El camino puede no ser fácil. Piensa que muchas de las creencias las tenemos tan arraigadas desde la infancia que a veces no sabes muy bien dónde está la personalidad si en cómo te han educado o cómo te sientes.

A veces es algo tan sutil que no estamos seguros si somos realmente felices tal y como nos sentimos o podemos serlo más. Pregúntate si realmente te llena lo que haces y el círculo de relaciones que tienes con amigos y compañeros.

Siempre se está a tiempo de descubrir algo mejor. Si no estás seguro de que lo que tienes es lo suficientemente bueno, lo más probable es que no lo sea.

Por tanto, da el paso y anímate a escribir unas nuevas líneas en tu historia. Unas líneas que no tienen nada que ver con lo que has hecho hasta ahora. ¿Una locura? Puede. Pero ahora eres una persona convencida de que realmente estás siendo tú la que explica su historia.