Estas son las tres cosas que priorizan las personas más felices según el experto en felicidad Arthur Brooks

La felicidad no es algo que nos venga dado, es un estado al que se puede llegar con más o menos facilidad. Ahora bien, si nos lo proponemos, todos podemos alcanzarlo.

Captura de pantalla 2024 03 02 a las 17 25 51
Eva Carnero

Periodista especializada en bienestar y nutrición

Actualizado a

Amigos felices

Las personas más felices siempre tienen propósito en la vida. 

iStock

Arthur Brooks es uno de los intelectuales más influyentes del momento en lo que a felicidad se refiere. El científico social y profesor del Harvard Business School lleva décadas dedicando todo su tiempo y esfuerzo al estudio y análisis de las claves de la felicidad, que el experto encuentra en cuatro pilares básicos: la fe, la familia, la amistad y el trabajo.

A partir de estos cuatro conceptos, Brooks trata de enseñar a la gente a ser feliz, o a ser más feliz, ya que tal y como él mismo afirma: "No todo el mundo puede ser absolutamente feliz, pero sí más feliz". 

Partiendo de esta idea, el profesor, que lleva años estudiando la mente y el comportamiento humano con el objetivo de hallar el sentido de la vida, ha llegado a algunas conclusiones. Entre ellas, ha logrado identificar los tres factores que las personas felices priorizan en sus vidas: el disfrute, la satisfacción y la tenencia de un objetivo.

Saborear cada momento

Antes de entrar a desgranar cada una de las tres claves que conducen a la felicidad, merece la pena detenerse en la idea que Brooks y Oprah Winfrey desarrollan en su libro conjunto, Build the Life You Want. La pareja explica que el sentido de la vida no debería ser alcanzar la felicidad, sino esforzarse constantemente en lograrla. De hecho, el científico insiste en la idea de que la felicidad no es un destino, sino una dirección. 

El origen del bienestar de muchas de las personas más felices, según Brooks, está en su capacidad de disfrutar de lo que tenemos. Saborear cada día, incluso cada momento que nos ofrece la vida es fundamental para ser felices. Ahora bien, no debemos quedarnos en el simple placer, esa sería una visión excesivamente hedonista de la vida, que Brooks no tiene. 

Según el científico, podemos disfrutar de experiencias en solitario, como leer un libro, meditar o escuchar música, y así, podemos ser felices. Ahora bien, si compartimos una afición con más gente, salimos a tomar algo con amigos o asistimos a una obra de teatro, por ejemplo, nuestra felicidad podría ser mayor.

El esfuerzo tiene premio

La segunda fuente de felicidad que Brooks detectó en las personas felices se encuentra en la idea de la satisfacción. ¿Qué entiende el docente por satisfacción? Es la alegría, la recompensa que se obtiene después de luchar por algo.

Y es que, gran parte del pensamiento de Brooks gira en torno a la idea de que las personas como seres humanos que somos, debemos esforzarnos, sacrificarnos, incluso, cree que necesitamos algo de dolor en nuestras vidas, porque esa es la única manera que tenemos de ganar algo. Y cuando sientes que te has ganado algo fruto de tu esfuerzo, ese algo es mucho más valioso para ti, además de ser fuente de bienestar y placer. 

mujer joven felicidad satisfaccion

La felicidad, según Arthur Brooks, está en el esfuerzo por conseguir nuestros objetivos.

ISTOCK

Para ilustrar este concepto de la satisfacción, Brooks utiliza un ejemplo muy esclarecedor que resume con esta frase: "La razón por la que las personas no son tan felices como deberían es porque no disfrutan de su cena, ya que cenan sin hambre”.

Con la intención de dejar aún más clara la idea de la satisfacción como fuente de felicidad, Brooks utiliza otro ejemplo con sus alumnos de Harvard como protagonistas. Según su profesor, solo los estudiantes que han trabajado duro para aprobar un examen obtienen como recompensa una felicidad proporcional a ese esfuerzo. 

Además, cuando ese trabajo previo se prolonga en el tiempo, como es el caso de una carrera universitaria o la preparación de unas oposiciones, por ejemplo, esa satisfacción es todavía mayor. Cuando por fin constatamos que hemos superado con éxito la prueba para la que nos hemos estado preparando con esfuerzo y sacrificio, nos invade una sensación difícil de describir pero que, sin duda, no costaría identificar con la felicidad.

Un motivo para levantarse cada día

Al disfrute y a la satisfacción, hay que sumarle un tercer pilar, el propósito. Tener un objetivo en la vida, una razón por la que levantarse cada mañana es clave para ser más felices. Este aliciente es lo que los japoneses llaman ikigai y es el motor que nos impulsa cada día para disfrutar de la vida, nos aporta la energía suficiente para esforzarnos por alcanzar un objetivo, y así obtener la satisfacción al final del camino.

Puede que tengas muy claro cuál es tu objetivo en la vida, que nunca hayas pensado en ello, o que aunque le hayas dedicado tiempo a reflexionar sobre este asunto, no hayas llegado a ninguna conclusión. En cualquier caso, lo que Brooks recalca es que lo verdaderamente importante es que trabajes en ello todo el tiempo que sea necesario para identificar la razón que te pone en marcha cada día. Y es que, encontrar la dirección del camino a seguir es el primer paso para ser feliz.