La paradoja de la edad: cosas que mejoran con los años y que son básicas para ser feliz

Cumplir años no es necesariamente sinónimo solo de deterioro. Hay aspectos que mejoran en este periodo de la vida. Los expertos en gerontología lo denominan la “paradoja de la vejez” y explican cuáles son.

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Actualizado a

pareja madura

La madurez no es solo sinónimo de deterioro. Algunas cosas incluso mejoran.

Una investigación llevada a cabo en los años 90 por el equipo del prestigioso economista Andrew Oswald ya dejó a los psicólogos asombrados. El motivo es que tras hacer una macroencuesta sobre felicidad a población de todas las etapas de la vida, Oswald confirmó que la edad sí era un factor significativo. Pero no como esperaban.

El gráfico que salía de la encuesta tenía forma de U. Los que iban siendo cada vez más felices eran los niños. A partir de los veinte años descendía el grado de felicidad y, oh sorpresa, desde los 50 años, el grado de felicidad volvía a ir en aumento. Resulta que a los ochenta años la gente es muy feliz. Era una de las pruebas de que hay aspectos que mejoran con la edad.

ensalada mango

¡Riquísima!

La ensalada ideal para una cena ligera no lleva ni tomate ni lechuga

Qué ventajas tiene cumplir años

Los expertos en gerontología han podido constatar y explicar que, efectivamente, a medida que cumplimos años hay aspectos de nuestra vida que mejoran. Son principalmente aspectos relacionados con la salud mental y el bienestar.

Hay un vídeo que se ha hecho viral donde un joven presentador pregunta por la calle a una señora madura si cree que hay algo bueno en envejecer. “Por supuesto -le replica la mujer-. Ves venir de lejos a los idiotas”.

Sin duda con la edad se gana la sabiduría que da la experiencia. Por mucho que lleguen nuevas generaciones con tecnología innovadora, la perspectiva que da la vida y el saber relativizar las cosas solo la tienen los que han vivido.

Pero en la edad madura también se tienen más enfermedades, se ve la muerte más cerca, se pierden personas cercanas. ¿Cómo es posible que pese a ello se viva feliz? Los expertos dan varias explicaciones. Es lo que definen como la “paradoja de la vejez. Esta paradoja se puede resumir en que se tienen más estrategias para ver el lado positivo de la vida.

paisaje globos

Gana bienestar

Qué son los pilares de Jung, la base sobre la que asientan su vida las personas más felices

Qué hace más feliz a los mayores

Como te puedes imaginar, estamos hablando de datos estadísticos. No todos las personas mayores son más felices que la gente joven adulta. Cada persona es un mundo. Lo que dicen los expertos es que el porcentaje no miente y es consistente: es más fácil que te encuentres mejor a los setenta que a los cuarenta.

Entre las estrategias que los psicólogos han enumerado para que se den estos resultados están las siguientes:

  • La satisfacción por el presente es mayor: a los veinte años estás tienes que estudiar pensando en que algún día te servirá para conseguir un trabajo y para empezar a ganar dinero y luego mejorar tu situación. Todo es a futuro. La persona mayor que decide estudiar a su edad disfruta de ese conocimiento nuevo, del placer de aprender.
  • Tiene perspectivas realistas. Cuando sufres una enfermedad de joven te planteas por qué te pasa a ti. Lo encuentras injusto y cualquier problema lo vives mal. Los mayores saben que es normal sufrir achaques y los asumen mejor, con más naturalidad y menos quejas.
  • Lo ven todo más positivo. “Ya sea porque hay menos tiempo o porque quizás las situaciones pueden llegar a ser más complejas, lo cierto es que la gente mayor intenta ponderar más positivamente lo que le sucede”, decía el doctor Ricardo Iacub, catedrático en Psicología de la Tercera Edad.
  • Se divierten mejor. De niño te puedes divertir con cualquier cosa. A medida que creces necesitas más estímulos. A veces alcohol y otras sustancias. Es fácil que se aburran rápidamente y busquen nuevas emociones. Los mayores saben encontrar entretenimiento y diversión en cosas nimias. Se divierten con menos. “Hay que aprovechar mucho la vida que estamos atados a un hilito”, relataban los mayores encuestados, al respecto.
Sonrisa forzada

Positivismo tóxico

David del Rosario, neuropsicológo: "Somos adictos a la felicidad"... y eso no ayuda

Manejas mejor las emociones

Uno de los aspectos más interesantes que han descubierto los científicos: en la madurez se maneja mejor las emociones. “Para algunos, el hecho de tener más cerca el final de la vida (no inmediato, sino un final cercano), genera el deseo de evitar situaciones displacenteras”, explicaba el doctor Iacub, en el diario Clarín.

Los más mayores intentan no meterse en historias que sean negativas. Procuran no involucrarse en problemas. ¿Para qué? Lo veo en mi propia casa. Mi madre, que está a punto de ser centenaria, ya no se enfada con nadie. “Ahora solo veo comedias o películas de misterio, que la vida ya ha sido muy dramática”, me explica.

No es solo una experiencia personal. Hay varios estudios científicos que confirman esta actitud. Una investigación demostró que ante una imagen negativa (por ejemplo unas manifestación por un derecho con carga policial) y una positiva (unos niños en el campo), la gente mayor escoge mayoritariamente la positiva. La gente joven, quizá por espíritu reivindicativo, opta más por la negativa.

Otro estudio analizó los recuerdos. La gente joven recuerda más aspectos negativos que la gente mayor. La gente mayor recordaba los aspectos positivos, quizá porque se olvidan más fácilmente los negativos o porque la edad te invita a ponderar mejor y sacar lo positivos de todas las experiencias.

Ocurre igual en todo el mundo

Otro elementos significativo de los estudios que es han hecho sobre los más mayores es que reflejan que su actitud es igual en todo el mundo, ya se hagan en Asia, América o Europa. En los países desarrollados las estadísticas son consistentes y repiten resultados.

Estamos hablando de una vejez en el que la persona tiene unos ingresos suficientes como para tener cierta tranquilidad. No decimos riqueza. Al contrario, el dinero pierde importancia. Pero sí se ha de tener una jubilación mínima para vivir con dignidad.

El factor económico, el hecho de que no tengan que preocuparse de ganar el sueldo, es otro elemento que ayuda a dar tranquilidad y una perspectivas más positiva de la vida.