Matriz de Eisenhower: el método fácil y rápido para organizar las tareas pendientes y liberarte del estrés

Que su nombre no te engañe. La matriz de Eisenhower es una forma muy sencilla de organizar todas las tareas pendientes de casa y el trabajo. La ideó un presidente muy listo que supo organizar su tiempo y dar fácilmente salida a todo el trabajo para quitarse presión.

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Actualizado a

mujer en la oficina

La lista de tareas pendientes puede ser agobiante si no te organizas bien.

ISTOCK

Las tareas que se nos van acumulando pueden llegar a crearnos un bloqueo. Son tantas cosas que recordar y que hacer que es fácil sentirnos superados. Para ponerles remedio hay un buen número de gestores de tiempo que han aportado ideas en los diferentes ámbitos de la vida profesional para ser más productivos y eficaces.

Si pensamos en personas ocupadas, sin duda el presidente de Estados Unidos debe ser de los que puede tener la agenda más apretada. El presidente Eisenhower, que fue además brillante estratega en la Segunda Guerra Mundial, se organizaba con un método muy útil y sencillo. La matriz Eisenhower es tan eficaz que ha llegado hasta nuestro días, avalado por muchos otros profesionales de todo ámbito.

felicidad

Palabra de experto

Enrique Rojas, psiquiatra: "Una persona feliz es la que ha sabido crear un proyecto de vida, coherente y realista"

A quién le puede ir bien este método

Hablar de matrices te puede hacer pensar en problemas matemáticos y nada más lejos de la realidad. Una de las razones por las que la matriz de Eisenhower triunfa es porque se puede aplicar absolutamente en todos los aspectos de la vida en las que tenemos tareas que realizar.

Ya seas una persona que ha de conciliar la vida laboral y personal, un estudiante con muchas tareas pendientes o simplemente una persona con mucha vida social, este método te va a ser muy útil.

Una matriz no es más que un listado con filas y columnas, como el que puede aparecer en un documento de Excel. En este caso, está tan simplificado que solo necesitamos hacer cuatro cuadrados.

El objetivo va a ser que sepas priorizar y saber cuándo toca hacer cada tarea y en qué orden. De esta manera, lo tienes todo más pautado. El método es muy versátil. Igual puede decidir hacer una matriz para cada bloque de tu vida, el personal (compras, gimnasio, citas), el del trabajo. O agruparlo todo. Eso da igual.

frenar el cortisol

Los tres enemigos que tienes que combatir para frenar el cortisol y aumentar tu bienestar

Cómo se hace la matriz Eisenhower

Lo primero que has de hacer es un listado de todas las tareas. Puede ser un listado mental, y las vas a ir apuntando en el cuadrante conforme te acuerdes.

Para hacer la matriz o cuadrante basta dibujar los cuatro cuadros, dos arriba y dos abajo. Han de ser grandes donde quepan todas las cosas que tienes que hacer. Puedes hacerlos en una pizarra y así vas borrando y añadiendo tareas. Cada cuadrado tiene un nombre:

  • Urgente e importante: aquí van las tareas que se han de hacer primero y que son importantes o porque si no se hacen no se puede avanzar en el trabajo. En suma: hacer ya.
  • Urgente pero no importante: son tareas que puedes delegar a otros o que sería adecuado hacer ya, pero tampoco pasa nada si no las haces, como por ejemplo, contestar a algún correo. En suma: delegar.
  • Importante pero no urgente: tareas que hay que recordar y que se pueden programar para más adelante. Una visita médica, comprar un regalo a alguien, reuniones de trabajo. En suma: agendar.
  • Ni importante ni urgente: las cosas que pueden esperar y que no pasa nada si no se hacen. El ponerlas aquí puede hacerte ver que no pasa nada si las olvidas y te descargas de una preocupación más. O vuelves a ellas cuando ya no haya más ocupaciones que atender. En suma: eliminar.
agotamiento

¿Vale la pena?

La era del agotamiento: cómo evitar que el trabajo consuma nuestra energía

Por qué es tan útil este método

Los beneficios que atribuyen los gestores de tiempo al método de Eisenhower son múltiples.

  • Te permite planificar y organizar el trabajo de una manera visual. No estar volviendo a las tareas constantemente en tu cerebro. Darles vueltas a muchas obligaciones a la vez puede llevarnos a estar constantemente pasando de una tarea a otra sin ser efectivos en ninguna.
  • Mejora la toma de decisiones. El propio presidente estadounidense pudo constatar las bondades del método cuando hablaba de él. Te permite focalizar todas las energías en un tema y decidir mejor.
  • Reduce el estrés y la ansiedad. El mero hecho de haber apuntado y clasificado las cosas te quita la presión de tener que recordarlas. Es como si dejaras tu cerebro ordenado y en buenas manos.
  • Mejora la autodisciplina y responsabilidad. En los jóvenes estudiantes este método les ayuda a aprender a organizarse, gestionar el tiempo antes de los exámenes y a ser más responsables.
  • Aprendes a delegar. Al identificar tareas que no necesitas hacer tú forzosamente, te ayuda a tomar la decisión de delegar, ya sea en un compañero de trabajo, un subordinado o alguien de tu familia.
  • Reduces el tiempo de trabajo. Desde el momento en que te permite dejar apartadas tareas y concentrarte en otras, eres más eficiente, productivo y reduces las horas de trabajo extra.