3 frases que dicen los daneses a diario para ser el pueblo más feliz del mundo

¿Cómo puede ser que un país donde llueve todo el año sea tan feliz? Nos lo explica uno de los daneses que más sabe del tema. Meik Wiking lo ejemplifica en tres frases que en Dinamarca se dicen mucho y que resumen su técnica para vivir felices.

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Actualizado a

Mujeres felices en Dinamarca

Los daneses tienen una forma de ver la vida que les hace especialmente felices.

iStock

En las encuestas que se hacen anualmente a nivel global sobre los países con unos índices más altos de felicidad, los países nórdicos siempre salen en las primeras posiciones. Se puede argumentar que el nivel de vida es alto. Pero los expertos en la materia coinciden en que lo que nos da una verdadera felicidad a las personas no son las cosas materiales. Así que la razón debe ser otra.

Seguramente no será el tiempo. “Aquí llueve los 365 días del año o al menos esa es la sensación que da”, bromea el danés Meik Wiking, director del Instituto de Investigación de la Felicidad, en Copenhague. Dinamarca se toma muy en serio el tema de la felicidad, dado que son un referente e intenta dar claves al resto del mundo de cómo lo han conseguido.

En su capital incluso hay un Museo de la Felicidad donde puedes encontrar algunas de las pistas científicas y ejemplos prácticos de qué caminos hemos de seguir para alcanzarla. Wiking, que ha recorrido el mundo investigando cómo llegan a la felicidad en diferentes culturas, admite que su país ha sabido gestionarlo muy bien y lo resume en tres frases que se dicen mucho.

Chica se señala

Ganar autoestima

Los consejos del Preston Ni, el gurú de la autoestima en Silicon Valley, para ganar confianza en ti mismo

Cómo ser feliz con mal tiempo

El primer consejo que nos da Wiking es que dejemos de compararnos, porque las comparaciones son la primera fuente de infelicidad. Simplemente tenemos que aprender y llevarlo a nuestro terreno. Ellos, por ejemplo, no intentan envidiar el clima soleado de España, porque saben que, de momento (siempre está el cambio climático) eso es imposible.

Lo que hacemos es decirnos una frase muy popular -explica Wiking-: ‘No existe el mal tiempo, lo que hay es ropa equivocada’”. Si tuvieran que esperar a salir a los días de sol y calor, no saldrían casi nunca. “Creemos de verdad que se pueden disfrutar todas las condiciones climáticas si estás preparado para la ocasión”, asegura.

Si me lees desde Galicia seguramente te pasará o conocerás a gente a la que le gustan más los días de lluvia. Eso suena absurdo en la zona mediterránea, porque no están tan acostumbrados y preparados a esos días y los viven peor. Se hizo un estudio en los países tropicales, donde no existen las estaciones, porque viven en un verano permanente y resulta que envidiaban la variedad de clima que tenemos nosotros.

Un estudio del London School of Economics reveló tras entrevistar a más de 30.000 personas que la gente es más feliz cuando están al aire libre, en contacto con la naturaleza. No importaba la época del año que fuera.

Otro dicho popular danés es: ‘el mal tiempo siempre tiene peor aspecto a través de la ventana’”, añade Wiking.

madre con hijo felices

No es el dinero

El secreto de la felicidad según el psiquiatra de Harvard Robert Waldinger

El famoso hygge de la cultura danesa

Este experto en felicidad es un gran divulgador y defensor del hygge. Esta palabra danesa es, en su opinión, otra de las claves de su bienestar. Su traducción, que podría ser “confortable”, no refleja todo lo que implica en esta cultura. Lo usan tanto de verbo como de adjetivo.

Hygge es más su estilo de vida. “Sobre todo en invierno, en verano puedes practicar el hygge, pero no es tan habitual; es más una estrategia para sobrevivir al invierno”, dice Wiking. Una habitación puede ser hygge porque tiene una chimenea, porque hay mantas. A veces es algo tan sencillo como tener una vela encendida.

También implica compartir con los amigos y familiares esos momentos. Ellos dicen que es hygge ver a alguien o salir con alguien el viernes por la noche. Sobre este término han discutido mucho los daneses. Les encanta analizar.

Los más veteranos insisten en que si no se comparte no hay hygge. Es, de hecho, una de las quejas que hacen a las nuevas generaciones de daneses. Son demasiado individualistas y se está perdiendo el hygge a base de mirar el móvil todo el día.

pareja madura feliz

Madurez feliz

Los 60 son los nuevos 50: los consejos del gurú de la felicidad Arthur Brooks para enfocar esta etapa de la vida

“No te preocupes, sé feliz”

Si eres aficionado a la música o tienes cierta edad seguro que el “Don’t worry, be happy” te trae buenos recuerdos. Es una canción de Bobby McFerrin que subió a las listas de medio mundo en los años ochenta. Pues esta filosofía está también en el mantra de los daneses.

Pyt med det” es una expresión muy común y que significa “no importa” o “no te preocupes”. Según Wiking, encarna una profunda aceptación y liberación de los problemas.

Es un buen recordatorio para no preocuparte de las cosas pequeñas, como cuando me dejé el ordenador en el avión”, explica. Antes de hacer estallar tu enfado sobre ti mismo y sobre el mundo en general pregúntate si de aquí a seis meses eso va a tener alguna importancia.

¿Te va a cambiar la vida? Es un contratiempo y la respuesta en la gran mayoría de casos es que no. En esos momentos es cuando puedes decir “pyt med det” y seguir adelante.

Por cierto, que Wiking apunta que los empleados de la compañía aérea encontraron el portátil y se lo devolvieron. “Esta frase nos anima a encogernos de hombros ante la negatividad y seguir adelante con gracia y resiliencia”, concluye.