Meraki: el método para no ver el trabajo como una carga y disfrutar con lo que haces

La sabiduría de la antigua Grecia en su capacidad de trabajo y de éxito se resume en una palabra: meraki. Es uno de sus grandes logros que podemos recuperar para hacer que el trabajo sea más llevadero y eficiente, incluso en aquellas tareas que menos te gustan.

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Actualizado a

iStock

Cuando hablamos de bienestar y de cómo mejorar nuestras rutinas casi todos las propuestas miran hacia el este, a los consejos de las filosofías asiáticas, como el budismo y la tradición japonesa. Nos olvidamos de que nuestra cultura tiene su base en Grecia, en la filosofía que aquellos grandes pensadores de las ciudades mediterráneas.

Allí también se forjaron algunas de las propuestas más inspiradoras en busca de una actitud positiva ante la vida. En concreto, nos proponen la clave para sentir pasión por lo que hacemos. Era su manera de ser creativos, de poner amor incluso en labores que en principio nos cuesta llevar a cabo. Esa clave es el meraki.

mujer mirandose al espejo concepto dieta

Divertido y eficaz

El método eficaz creado por la entrenadora Ale Llosa para ver cambios en tu cuerpo en un mes

En qué consiste el meraki

Esta palabra griega no tiene una traducción exacta en español. Lo cual refleja hasta qué punto hemos olvidado uno de los aspectos más motivacionales que tenía la filosofía clásica. Meraki podría expresarse como la capacidad de hacer algo con poniendo pasión e inspiración. Poner creatividad y amor en tu trabajo para conseguir lo mejor de ti y que el resultado sea satisfactorio.

Esta actitud se puede aplicar a cualquier aspecto de la vida, si bien su uso se centraba en las tareas que cada griego tenía encomendadas. Eso podía ser en el ámbito laboral, del hogar o de las aficiones.

Con el meraki no se hacen distinciones en este sentido. Has de mostrar esta actitud en todas las facetas. Cuando hacemos algo con meraki, nos entregamos por completo. Aplicar esta filosofía en tus labores te va a permitir incluso ver los trabajos más pesados e ingratos con otros ojos.

Si tuviéramos que buscar un significado español que nos ayudara a entenderlo, seguramente sería “compromiso”. Aunque no refleja por completo todas las implicaciones el meraki original.

Los hábitos de los compañeros de trabajo se contagian

Menos estrés

La regla fácil de los 2 minutos para que no se te acumule el trabajo y evitar el estrés

Cuándo se recomienda

Los griegos, que no callaban ni dormidos, estaban continuamente comentando y opinando sobre todo lo que ocurría en las polis (las antiguas ciudades-estado). Todo era motivo de debate. Por eso creció una cultura política de participación tan fuerte, la democrática. Esa forma de ser también se extendía a cómo trabajaba la gente.

En la antigua Grecia, cuando una persona destacaba por poner pasión en el trabajo, se le felicitaba y enaltecía. Sabían por experiencia que si ponías ilusión y ganas, el trabajo siempre saldría mejor. Eso no quiere decir que sea el mejor trabajo, sino que es lo mejor que puedes conseguir con tus capacidades y tus posibilidades.

Por tanto, el meraki era útil siempre. Valía la pena aplicarlo a todo porque todo se te podía reconocer. ¿Sigue siendo así hoy en día? La realidad es que no en todo.

A veces nos esforzamos en hacer bien las cosas esperando ser recompensados sin que se haya visto reconocido ese esfuerzo. El que más se pavonea y se vende mejor es el que más éxitos consigue. El mundo laboral actual vive más del marketing.

Hay incluso un síndrome asociado con este problema. Se llama el síndrome de la tiara: creer que te pondrán una tiara y te ascenderán porque siempre hay alguien viendo tus méritos. Digamos que no es fácil ser un tímido y tener éxito. Pero tampoco es imposible.

Por qué es útil aplicarlo al trabajo

Aplicar el meraki te va a dar satisfacciones siempre, aunque solo sea para ti mismo. “El trabajo bien hecho no tiene fronteras”, reza un dicho clásico. Si otros no lo ven, al menos te sentirás bien.

Si un trabajo puede estar bien hecho o mal hecho, por qué te vas a poner a hacerlo mal y de mala gana. Incluso si no te gusta, si preferías hacer otra cosa, pero debes hacerlo, al menos hazlo bien.

¿Qué consigues haciéndolo a desgana? Simplemente que no lo aprecies ni te sientas orgulloso tú y entonces seguro que tampoco lo verán los otros. Habrá sido una pérdida de tiempo y con mal resultados.

Cuando hacemos las cosas con cariño, con la dedicación que aconseja el método meraki, intentando que quede lo mejor posible, el resultado te satisface. Te hace sentirte feliz, porque la felicidad es un sentimiento que está dentro de ti. No has de buscarlo fuera. Eres tú quien se convence de que esta tarea te da felicidad.

pareja joven feliz

Inteligencia emocional

Las claves de Daniel Goleman para poder decir "hoy ha ido bien" y ser feliz con los pequeños logros diarios

Cómo poner en práctica el meraki

Algunas de los consejos que te pueden servir para aplicar el meraki en tu vida laboral cotidiana son:

  • Busca un propósito. Hagas lo que hagas, reflexiona cómo puedes conseguir que te apasione. Márcatelo como reto. Vas a hacer que eso que no te apetecía, sea tu gran logro.
  • Establece objetivos. Te puedes retar a conseguir metas a corto plazo. Decide que vas a poder llegar a unos objetivos. Es una técnica que sí han seguido los expertos en marketing.
  • Concéntrate. Una vez te pones a trabajar, no le des vueltas pensando que no te gusta ni busques excusas para dilatar el tiempo haciendo otras cosas. Céntrate en la tarea. La acabarás antes y como pondrás los cinco sentidos, estará mejor.
  • Experimenta. No tengas miedo a probar cosas nuevas. Se aprende equivocándose. De los aciertos se sacan pocas lecciones. Quizá das con una forma de que esa tarea concreta se haga mejor y la disfrutes más.
  • Apunta tus reflexiones. Puedes crear un diario para poner en orden tu mente. Explicarte a ti mismo por qué te gusta o no una tarea y qué puedes hacer para cambiar esa actitud.