Qué es el gaman, el secreto japonés para saber actuar en el momento oportuno

¿Te impacientas en una cola? ¿No sabes aprovechar las oportunidades? Te será muy útil el gaman, un sencillo concepto japonés con un gran sentido práctico. Permite prepararse y actuar en el momento oportuno para triunfar.

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Actualizado a

mujer feliz serena

La paciencia y la perserverancia ayudan a conseguir objetivos.

ISTOCK

En Occidente vivimos a un ritmo vital tan acelerado que muchas veces nos perdemos alegrías y oportunidades. Te voy a poner dos ejemplos que me han ocurrido en que perdí alegría y oportunidades de mejorar.

Antes, al coger el metro, no podía evitar una rabia inmensa cuando se me cerraban las puertas en las narices. Eso a pesar de que en cinco o siete minutos vendría otro tren. Era superior a mí. Me pasaba la vida enfadado en el andén del metro.

Mi otra historia ocurrió hace poco más de una década, al estallar la crisis. Un prestigioso economista, Carles Torrecilla, me recomendó que invirtiera en vivienda. Justo se acababa de desplomar el mercado y se paralizaba la construcción. Él me dijo que eso daba igual. Acabarían subiendo porque la gente siempre necesita un sitio donde vivir. No le hice caso. No tuve paciencia y mis ahorros se esfumaron en malas inversiones cortoplacistas. La vivienda hoy vuelve a estar por las nubes.

Nada de esto hubiera ocurrido si hubiera aprendido antes la filosofía japonesa del gaman, que me ha enseñado una buena lección.

ensalada mango

¡Riquísima!

La ensalada ideal para una cena ligera no lleva ni tomate ni lechuga

En qué consiste el gaman

El gaman es justo lo contrario del aquí y ahora a que estamos acostumbrados en Occidente y que la globalización, el creer tenerlo todo al alcance, lo está maximizando. Es una forma de pensamiento japonés, entroncada con el budismo, que significa saber esperar y soportar con paciencia y determinación.

Literalmente se compone de yo (ga) y perseverancia (man). Pero no creas que es la versión japonesa del estoicismo. No se trata simplemente de esperar que pasen los malos tiempos y confiar en el futuro. Es una forma de pensamiento más activa. Lo que plantea es que sepamos esperar a que llegue ese momento más oportuno y nos preparemos para él.

El impacto es notable en el bienestar. Los japoneses que practican el gaman, que son la inmensa mayoría, tienen una mejor calidad de vida, gestionan mejor el estrés y obtienen una actitud mucho más positiva ante la vida.

El gaman ha permitido que en momentos de crisis grave, como el desastre de la central nuclear de Fukujima, mostraron capacidad de trabajo en equipo, entereza y resolución.

Tampoco hay que irse a extremos. En alto tan habitual como una cola, frente a los nervios y quejas habituales de occidente, ellos actúan con mucha más inteligencia: esperan y aceptan que hay gente antes. Así, cuando les toca, no están tensos y de mal humor, lo que les arruinaría el momento (por ejemplo si es una atracción de un parque).

paisaje globos

Gana bienestar

Qué son los pilares de Jung, la base sobre la que asientan su vida las personas más felices

Cómo podemos practicar el gaman

Según explica el coach Gabriel García de Oro, para cultivar el gaman “necesitamos cuatro elementos: paciencia, perseverancia, hacer lo correcto y tener esperanza”. Es hacer lo que es necesario en cada momento, acorde a las circunstancias. Eso te llevará a prepararte para el momento oportuno. Y no hacerlo te alejará de esos buenos momentos.

Algunos ejemplos prácticos para practicar el gaman adaptados a España podrían ser:

  • Lidiar con el estrés y la presión laboral. Aprende de los fracasos y no te centres en ellos. Avanza para que surjan otras oportunidades.
  • Afrontar un trabajo no deseado. Dale la vuelta al pensamiento. Busca qué puedes sacar de provecho de esta situación. Es una forma de adquirir experiencia.
  • Soportar el transporte público. Si te pone de mal humor los trenes llenos o las esperas en andenes, analiza qué puedes hacer en esos momentos de positivo. Respiraciones autoconscientes para relajarte, aprovechar para repasar mentalmente tareas y focalizarte en lo más importante del día…
  • Mantener la dignidad en situaciones difíciles. El gaman es enfrentar los obstáculos con una actitud proactiva. No te dejes avergonzar por las circunstancias.
Mujer feliz en el campo

Dura 5 segundos

El hábito diario que te acerca a la felicidad y mejora tu autoestima, según los psicólogos

Qué beneficios nos aporta

El gaman ha pasado en la tradición japonesa de generación en generación como uno de sus bienes culturales más apreciados. Sin el gaman no se explica que una sociedad que sufrió dos bombas atómicas y que acabó derrotada sin paliativos en la Segunda Guerra Mundial, emergiera en pocos años de nuevo como una de las grandes potencias económicas.

El gaman es trabajo de perseverancia, es esperar, insistiendo y esperanzado”, explica el coach García de Oro. En el entorno de trabajo fomenta la mentalidad de equipo. Cree en la superación conjunta de desafíos. Muestra que si todos vamos en el mismo barco, saldremos mejor remando en la misma dirección.

Por supuesto, a todos nos iría mejor si esa filosofía enraizara en nuestra cultura. Pero a nivel personal e individual, el gaman también aporta beneficios. Te hará ser más resiliente. Sabrás gestionar mejor el estrés. También te ayudará a ver mejor las oportunidades de negocio y a triunfar más en la vida.