arteriosclerosis

Actualizado a

arteriosclerosis

La enfermedad de las arterias coronarias se considera ya un problema de salud pública mundial, por la enorme cantidad de gente que la padece en todo el planeta.

  • Que las arterias se ensucien y se dañen es algo progresivo que puede ocurrir en varios años, incluso décadas. Y en fases iniciales no existe una evidencia contundente ni síntomas claros de qué está ocurriendo.
  • La sospecha nos puede venir dada por acumular muchos factores de riesgo (alguien que esté obeso, fume, sea sedentario y tenga casi todos los parámetros de salud alterados), más que por lo que notemos o dejemos de notar en el cuerpo.

Se denomina la enfermedad silenciosa ya que se detecta cuando causa problemas

Sin embargo, en los últimos años las investigaciones al respecto han identificado una serie de "señales" que pueden advertirnos de lo que está ocurriendo en el interior de nuestro sistema arterial… incluso cuando la enfermedad coronaria es silenciosa.

algunos síntomas que dan pistas

En ocasiones, se puede sospechar de arteriosclerosis cuando los hombres presentan problemas en sus relaciones íntimas.

  • Tener dificultades de erección puede ser la primera señal en varones de que las arterias están haciendo un esfuerzo extremo por conducir la sangre hasta el corazón.
  • Ese aviso puede darse de manera precoz (entre 3 y 5 años antes de que el corazón comience a quejarse en serio). Así que vale la pena ponerlo en conocimiento del médico.

Relacionado con este artículo

Otras veces, un problema de calvicie, tanto en hombres como en mujeres, puede ser una primera señal que nos indique la existencia de un trastorno arterial.

  • No se conoce el origen último de la relación entre pérdida de cabello y enfermedad de las arterias.
  • Sin embargo, importantes estudios realizados tanto en hombres como en mujeres han comprobado que cuando la caída es importante en ellos y moderada en ellas (y, además, se produce antes de los 50 años) conviene realizar un estudio cardiovascular.

la señal del pliegue en la oreja

  • Todos los expertos reconocen que es uno de los marcadores más extraños.
  • Se trata de un pliegue en el lóbulo de las orejas, en ambas. Una especie de línea diagonal que cruza la parte inferior del lóbulo (el área donde normalmente nos ponemos los pendientes).

Relacionado con este artículo

  • Al parecer, y aunque como decimos faltan más estudios que comprueben por qué aparece, que la piel se repliegue en ese punto puede estar avisando de mala circulación que afecte a todo el organismo, también a las arterias del corazón.

Mandíbula dolorida

  • Dicen los especialistas que es más propio de mujeres, aunque el hecho de apretar los dientes ocurre indistintamente en ambos sexos.

El dolor en la cara y en el cuello puede ser un síntoma relacionado con una cardiopatía

  • De acuerdo con la Facultad de Medicina de Harvard, los dolores en la mandíbula y el cuello son síntomas comunes de la angina, que es la incomodidad que se produce como resultado del flujo sanguíneo deficiente a una parte del corazón.
  • En este dolor influye el nervio vago –el nervio principal que transmite las señales de dolor del corazón–, que está en contacto constante con el cuello, la mandíbula, la cabeza y el brazo izquierdo.

Ojo con el dolor de espalda

  • Aunque no ocurre en todos los casos, muchas veces las arterias que riegan la parte inferior de la espalda son las primeras en acumular placa de ateroma y, por lo tanto, las primeras también en estrecharse.
  • El dolor es el resultado de que el flujo de sangre se interrumpe parcialmente y eso va debilitando las vértebras y deteriorando el disco situado entre ellas, que debe amortiguar el impacto del movimiento.

para prevenir cambia tu estilo de vida

Los expertos coinciden cada vez más en que siempre conviene modificar el estilo de vida (introducir hábitos cardiosaludables y huir de todo lo que propicia el daño arterial), incluso cuando ya se ha determinado que las arterias no están suficientemente "limpias".

Cambiar ciertos hábitos permite reducir en gran medida el riesgo de enfermedad arterial

Se sabe que si se cumplieran a rajatabla las cuatro recomendaciones que ofrecemos a continuación, se reduciría en gran medida la cantidad de individuos con enfermedad arterial.

No es de extrañar, puesto que la mayoría actúan como factores externos "limpiadores". Otros, como el tabaco, son culpables directos del buen o mal estado en que se encuentren las arterias:

1. Una dieta a medida de cada uno

  • Por ejemplo, una mujer sedentaria no debería consumir 2.000 calorías diarias porque no las quemará.
  • Las sobrantes se transformarán en grasa corporal, favoreciendo su obesidad, y con el tiempo alterará el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular.

2. No fumar ni exponerse al humo

  • Son las sustancias químicas presentes en el tabaco (y también en el humo que desprende) las que afectan a las células sanguíneas, favoreciendo que se alteren y acumulen desechos que luego estrecharán las arterias.
  • Además, el tabaco provoca inflamación interna.

3. Controlar el estrés

  • El exceso de hormonas que se generan cuando se sufre estrés de forma continuada actúa como "envejecedor" de los tejidos internos.
  • Además, está demostrado que las personas que lo sufren se cuidan menos y tienen peores hábitos de vida (porque acaba controlando nuestras vidas, y no nos "deja tiempo", ni ganas, para poner en práctica costumbres sanas).

4. Hacer ejercicio físico

  • Es fundamental realizar actividad física de manera regular, de forma moderada y acorde a las posibilidades reales de cada uno.
  • Si cumple esos requisitos (y no provoca estrés), el ejercicio es uno de los mejores "limpiadores" arteriales que se conocen hasta ahora.

Tags relacionados