Por Diana Llorens

Las hospitalizaciones por estenosis aórtica han aumentado un 65%
iStock by Getty Images

La estenosis aórtica es la más frecuente de las enfermedades que afectan a las válvulas del corazón en España.

Está generalmente asociada a la edad y el número de pacientes hospitalizados a causa de esta enfermedad ha aumentado notablemente en los últimos años.

Estenosis aórtica en España

Se estima que la estenosis aórtica afecta a alrededor de un 7% de los mayores de 75 años. Sin embargo, no se tienen muchos datos sobre la incidencia de esta enfermedad en España.

Un estudio presentado en el último Congreso de la Sociedad Española de Cardiología indica que las hospitalizaciones por estenosis aórtica han aumentado un 65% entre 2003 y 2015.

Diversas razones pueden explicar este aumento, entre ellas la mayor esperanza de vida de la población y las mejoras en el diagnóstico de la enfermedad. También es cierto que en los últimos años hay un mejor registro de estas enfermedades en los hospitales.

Esta enfermedad antes no se diagnosticaba tanto porque tampoco había alternativas terapéuticas a partir de cierta edad”, explica el Dr. Nicolás Rosillo, residente de medicina preventiva y autor principal del estudio.

La mortalidad de las personas que ingresan en el hospital debido a una estenosis aórtica ha disminuido pasando del 4,81% al 3,91%. “Tenemos la hipótesis que esto puede ser debido al hecho de que han mejorado los tratamientos, explica.

¿Qué es la estenosis aórtica?

La estenosis aórtica se da cuando la válvula aórtica del corazón se estrecha y reduce o impide el flujo de sangre a la arteria principal del cuerpo (la aorta) y, en consecuencia, al resto del organismo.

  • Cuando el flujo de sangre que pasa por la válvula aórtica se obstruye, el corazón debe trabajar más para bombear sangre al cuerpo.

Causas de la estenosis aórtica

La estenosis de la válvula aórtica puede ocurrir por varias causas, aunque lo más habitual es que esté relacionada con el envejecimiento.

  • Calcificación de la válvula. La válvula aórtica, como hemos visto, permite el paso de sangre a la arteria aorta. Con el paso reiterado de sangre por la válvula, se puede producir una acumulación de depósitos de calcio (un mineral presente en la sangre) que acabe ocasionando su estrechamiento. Esta calcificación se da más frecuentemente en la vejez.
  • Defecto cardiaco congénito. La válvula aórtica está compuesta por tres hojas o solapas de tejido que se abren y cierran para dejar pasar el flujo sanguíneo. “Haber nacido con una válvula con dos hojas en lugar de tres hace que la estenosis aórtica pueda originarse antes”, explica el Dr. Rosillo. Este defecto congénito se conoce como válvula bicúspide. También existen casos, poco frecuentes, en los que solo hay una solapa (unicúspide) o hay cuatro (cuadricúspide).
  • Fiebre reumática. Es una es una complicación inflamatoria de la infección faríngea por estreptococos del grupo A. Puede provocar la aparición de tejido cicatricial en la válvula aórtica o de una superficie áspera donde se acumule calcio, lo que hace que se estreche y origine la estenosis.

¿Cuáles son los síntomas?

Normalmente es una enfermedad que no causa síntomas”, explica el Dr. Rosillo. Cuando los causa, la estenosis suele ser grave y el pronóstico vital del paciente se ve comprometido.

Los principales síntomas son:

  • Síncopes, mareos y caídas.
  • Sensación de fatiga después de realizar alguna actividad.
  • Dolor en el tórax.
  • Palpitaciones.
  • Dificultad para respirar, especialmente después de realizar ejercicio físico.
  • En niños, dificultad para aumentar de peso.

El diagnóstico se realiza principalmente mediante una ecocardiografía.

Tratamiento de la estenosis aórtica

Si se detecta pronto, en pacientes jóvenes que inician síntomas, se puede tratar con cirugía”, indica.

  • Esta intervención consiste en practicar una incisión en el corazón y cambiar la válvula aórtica por una mecánica o biológica. “Es una cirugía importante que requiere circulación extracorpórea, y tiene sus complicaciones”, comenta el doctor.

Desde hace unos años se ha empezado a implantar una válvula de forma percutánea que se introduce por un vaso y se lleva hasta el corazón donde se autoexpande sobre la válvula antigua enferma”, explica. Este tratamiento, denominado TAVI (implante percutáneo de válvula aórtica), es mucho menos invasivo y ha permitido tratar a pacientes mayores que no podrían soportar una cirugía más complicada.

Se está llegando a poner incluso a pacientes de más de 80 años con una buena situación funcional”, indica el doctor.

Tags relacionados