taquicardia

Actualizado a

taquicardia

La mayoría de las veces, las causas que provocan que el corazón se acelere no revisten mayor importancia:

  • Una taquicardia puede estar provocada por situaciones normales como nervios, el efecto del consumo de bebidas estimulantes o la fiebre (los latidos se aceleran para garantizar que tu cuerpo está preparado para combatir la infección).

cuándo es una anomalía del corazón

Con menor frecuencia, las taquicardias responden a alguna anomalía en este órgano. En concreto:

  • Se trata de un mal funcionamiento en el “sistema de cables” del corazón que conduce los impulsos eléctricos.
  • Al activarse, provoca pequeños cortocircuitos que pueden hacer que el corazón lata rápidamente, como desbocado.

Relacionado con este artículo

  • Este tipo de taquicardias puede durar desde pocos minutos hasta horas, y suelen empezar y acabar de forma súbita.

Cómo reconocer si es algo grave

Algunas señales pueden ayudarte a diferenciar una taquicardia producida por ansiedad o por el exceso de café, de otra causada por una anomalía eléctrica del corazón.

  • Si es por nervios... Tiene un menor número de latidos por minuto (menos de 120) y acaba paulatinamente.
  • Pero si hay una anomalía... El número de pulsaciones es mayor y finaliza de repente.

Las taquicardias deben consultarse siempre con el médico

De todas maneras, si sufres taquicardias consúltalo con tu médico. Y si finalmente te diagnostican una anomalía eléctrica del corazón no te alarmes, en la mayoría de los casos tiene solución.

Algunos fármacos aceleran el ritmo

Hay medicamentos que pueden provocar alteraciones en el compás de los latidos, sobre todo en personas con corazones más sensibles o que tengan predisposición a padecer arritmias.

  • Anti-catarrales de uso común. Los que contienen sustancias como la efedrina o algunos de sus derivados aceleran las pulsaciones. Asimismo, estos preparados pueden contener cafeína, que también activa el corazón.

Relacionado con este artículo

  • Inhaladores habituales para el asma. Algunos acaban acelerando las pulsaciones del corazón. Se trata del conocido como salbutamol y sus derivados. Si estás siguiendo un tratamiento para un catarro fuerte o una bronquitis, procura no tomar estos medicamentos al mismo tiempo (deja pasar unas horas entre uno y otro). También se aconseja no ingerirlos junto con bebidas estimulantes como el café o el té.
  • Ciertos antibióticos, así como determinados preparados que se recetan para la ansiedad o la depresión. Si notas que las pulsaciones de tu corazón se han alterado desde que has empezado un tratamiento de este tipo, consulta con tu médico.

Tu estado anímico también afecta

El corazón permanece siempre alerta a lo que ocurre en tu organismo y es sensible a cualquier cambio. Por eso, una de las causas más frecuentes de taquicardias es:

El corazón late más rápido para responder a una supuesta amenaza

  • El estrés y la ansiedad. En este caso, la inquietud hace que todo tu cuerpo esté en alerta continua y, por este motivo, el corazón late más rápido, como si estuviera preparado para responder de inmediato a la supuesta amenaza.

otras causas que alteran el corazón

Hay enfermedades que, aunque no son propias del corazón, acaban aumentando sus pulsaciones.

  • Enfermedades respiratorias como la bronquitis crónica o el enfisema. El corazón necesita bombear más sangre para compensar la falta de oxígeno provocada por el fallo pulmonar.
  • Anemia. Al tener menos glóbulos rojos para transportar el oxígeno a todo el organismo, aumenta el riego sanguíneo.

Relacionado con este artículo

  • Hipertiroidismo. Si la glándula tiroides produce más hormonas de las necesarias, todo el organismo, incluido el corazón, se acelera.
  • La menopausia también puede provocar en algunas ocasiones alteraciones en el ritmo del corazón, dando lugar a leves palpitaciones y taquicardias.

claves para mantener las taquicardias a raya

  • Limita las bebidas estimulantes como el café, el té o el cacao. Evita sobre todo las energéticas, pueden llevar mucha cafeína.
  • El tabaco y el alcohol pueden acelerar el ritmo cardiaco y favorecer los latidos irregulares.
  • Controla tu ansiedad y procura evitar situaciones de estrés. El yoga puede ayudarte.
  • Practica ejercicio moderado. La actividad física modula el ritmo del corazón.

Un truco para frenar las pulsaciones

Si tu corazón late muy rápido, hay un pequeño truco que puede ayudarte:

  • Coge aire profundamente y aguanta la respiración haciendo fuerza con el abdomen; con un poco de suerte, esto puede finalizar la taquicardia.
  • De todas maneras, si te ocurre más de una vez consúltalo con tu médico para descartar que no se trate de una anomalía eléctrica del corazón.

Tags relacionados

Dra. Teresa Romanillos, cardióloga